Mercury 13, documental sobre las primeras mujeres norteamericanas que intentaron ser astronautas

5 junio 2018

Mercury 13 (Documental de Netflix)

Para los Estados Unidos, pioneros en multitud de aspectos relacionados con la exploración espacial y el primer y único país en enviar seres humanos a la superficie de la Luna, no debió resultar gratificante, sin embargo, tener que esperar hasta el año 1983 para enviar al espacio a la primera mujer norteamericana. Sally Ride voló en la misión STS-7 del transbordador espacial justo veinte años después del vuelo de la soviética Valentina Tereshkova ocurrido en 1963. Como es bien sabido, Tereshkova fue la primera mujer en salir al espacio.

Y es que, aunque la URSS fue la gran perdedora en la lucha por llegar antes que nadie a la Luna, pudo conservar esa ventaja durante dos décadas. En parte, aquello fue debido a la falta de visión norteamericana, influenciada claramente por los prejuicios de la época. Pero lo peor de todo para los americanos es que pudieron haber disputado también ese logro a los soviéticos, si hubieran querido, ya que disponían de los recursos humanos y técnicos necesarios para ello.

William Randolph Lovelace II

El 4 de octubre de 1957 la URSS lanzó el Sputnik 1 y en ese momento comenzó la carrera espacial. Poco tiempo después, NASA encargó al Doctor William Randolph Lovelace II que diseñara algunas de las pruebas a las que someter a los primeros candidatos a astronautas de los EE.UU. Los seleccionados fueron mundialmente conocidos como los siete del Programa Mercury. Sin embargo, el Doctor Lovelace también pensaba tener mujeres astronautas.  Por ello, en febrero de 1960, empezó a reclutar a mujeres que pilotaban aviones con el fin de realizar un estudio denominado “La mujer en el espacio”. Este estudio nada tenía que ver con NASA y fue liderado y financiado en parte por el propio Doctor Lovelace. Se escogieron a 25 mujeres que fueron sometidas a casi las mismas pruebas que a las que hubieron de enfrentarse los astronautas, aprobando 13 de ellas.

El 12 de abril de 1961, el soviético Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en llegar al espacio, siendo Alan B. Shepard, veintitrés días después de Gagarin, el primer norteamericano en hacer (casi) lo mismo con su vuelo suborbital. En esta época, las mujeres seleccionadas por el Doctor Lovelace se preparaban para la segunda fase de pruebas.

En septiembre de 1961, cuando iba a comenzar la tercera fase de las pruebas, NASA se enteró de los planes del Doctor Lovelace y presionó para que se cancelara el estudio. A pesar, incluso, de que algunos de los resultados conseguidos por las mujeres eran mejores que los obtenidos por los hombres. Lovelace llegó a afirmar que aquello fue la mayor bofetada que había recibido.

En julio de 1962, pocos meses después del vuelo de John Glenn, las 13 del Mercury, como así se las conocía ya, llevaron su caso al Congreso de los EE.UU. pero ni siquiera aquel gesto logró hacer cambiar a NASA de opinión.

Casi un año después, en junio de 1963, Valentina Tereshkova se convertiría, como dijimos al principio, en la primera mujer en volar al espacio, orbitando 48 veces a la Tierra.

Habría que esperar hasta 1976 para que la Fuerza Aérea Norteamericana  (USAF) empezara a entrenar a mujeres, y hasta 1995 para que una mujer – Eileen Collins – pilotara y comandara una misión del transbordador espacial, la STS-63. Una anécdota curiosa del documental es cuando Collins relata cómo fue reclutada por NASA. Un día vio un cartel en la base aérea donde estaba estacionada en el que se solicitaba a los interesados que llamasen a NASA. Ella aprovechó la oportunidad que tanto tiempo había esperado y telefoneó. Al otro lado le respondió el mismísimo John Young, noveno hombre en pisar la Luna, y lo primero que le preguntó fue: ¿Aún quieres ser una astronauta? Ella contestó que sí y, después de un rato de conversación, Young le dijo: Vas a ser la primera mujer en pilotar el transbordador espacial.

Siete de las 13 del Mercury durante el lanzamiento de la misión STS-63 (Año 1995)

Sin duda pasó mucho tiempo desde que comenzó la carrera espacial hasta que las mujeres norteamericanas empezaron a tener un papel protagonista en la misma. Aquellas 13 mujeres se merecieron haber tenido su oportunidad de volar al espacio exterior, sobre todo, cuando se demostró que sus resultados fueron tan válidos como los de sus compañeros masculinos.

Pero de lo que tampoco hay duda es que sin su esfuerzo, sin su lucha o sin su sacrificio durante aquellos primeros años, no hubieran inspirado a otras mujeres a conseguir lo que ellas no pudieron. Ese quizás sea su mayor legado y aquello por lo que agradecérselo para siempre.

Mercury 13 es un documental de 1 h y 19 minutos de duración que se puede ver en Netflix.

(Artículo publicado originalmente en el blog de la Asociación Española de Comunicación Científica).

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Anuncios

Falleció Alan Bean, el pintor lunar

29 mayo 2018

Alan Bean en el Océano de las Tormentas (Apolo 12) – GPN-2000-001428.

Desgraciadamente el pasado 26 de mayo de 2018 fallecía Alan Bean, piloto del módulo lunar en el Apolo 12 y, por tanto, el cuarto hombre en pisar la Luna.

A parte de la faceta humana, que está siendo ampliamente recordada estos días, quisiera destacar su faceta artística y es que Alan Bean era gran pintor que dedicó su obra a retratar al óleo algunos momentos vividos (o imaginados) por él o por los otros “moonwalkers” en la superficie de la Luna durante aquellas misiones del Programa Apolo. Pintura que, aparte del simbolismo de las mismas, consigue acercar a los que no hemos estado en la Luna esas sensaciones que pudieron vivir aquellos 12 elegidos.

Alan Bean en su estudio de pintura

Soy de la opinión de que al espacio no solo deben viajar físicos, ingenieros o pilotos, también deben viajar poetas, pintores y cualquier otro tipo de artista que ayuden, con su obra, a comprender al resto de las personas lo que es viajar al espacio y a otros mundos. Quiero recordar las palabras que Alan Bean le dijo a Eduardo García Llama en una entrevista que le realizó en noviembre de 2014.

Después de dejar la NASA, se ha dedicado de lleno a la pintura y me gustaría hablar acerca de esta faceta artística. ¿Por qué la pintura? ¿Qué desea transmitir a la gente con su arte?

Dejé la NASA, el mejor trabajo del mundo para mí, para contar historias acerca de la gran aventura que fue Apollo y algunas que se habrían perdido para siempre, y contarlas de una manera que inspire a futuros exploradores que vayan al espacio. Cuando futuros exploradores vayan al espacio y lean mis libros, tal vez digan ‘¿sabes?, podemos hacerlo mejor que lo que esos tipos hicieron en esas historias y en esas pinturas, podemos hacer más que ellos’. Algunas de las pinturas que hago versan sobre cosas que me gustaría haber hecho en la Luna y que no hice. Cuando otros vean esas cosas en las pinturas de Alan Bean, podrán decidir hacerlas y hacer cosas mejores. Por ejemplo, cuando vayan a la Luna podrían llevar una pelota de fútbol [americano] o de soccer y hacer algo con ella allí arriba y retransmitirlo por televisión para que la gente en la Tierra lo disfrutara; además, nosotros también lo habríamos disfrutado (risas). Nosotros nunca pensamos en su día nada de eso. Alan Shepard [Apollo XIV] golpeó una bola de golf en la Luna pero nosotros no pensamos en nada similar, así que cuando la próxima tripulación vaya a la Luna tal vez vean una pintura mía titulada ‘Are you ready for some football’ (‘¿Estás listo para algo de fútbol?’) y les inspire para llevar una pelota y lanzarse algún pase y jugar frente a la televisión en el vacío del espacio, a un sexto de gravedad, vistiendo un traje espacial, únicamente durante unos pocos minutos, claro, pero sólo porque estas son las cosas que hacemos los humanos y son cosas que a otros humanos les encantaría ver. Esta es más o menos la razón por la que pinto lo que pinto, para celebrar y recordar cosas que gustarán a los seres humanos en el futuro.

“Pete y yo” – Pintura de Alan Bean (Apolo 12)

Después del fallecimiento de John Young, en enero de 2018, con el de Alan Bean ya sólo quedan vivos cuatro de los doce astronautas que pisaron la Luna: Buzz Aldrin (Apolo 11), Dave Scott (Apolo 15), Charlie Duke (Apolo 16) y Harrison “Jack” Schmitt (Apolo 17).

ANOTACIONES RELACIONADAS:

De porqué al módulo lunar del Apolo 11 se le llamó Eagle y los otros indicativos para las naves Apolo

15 marzo 2018

CAPCOM Charlie Duke, Jim Lovell y Fred Haise durante el Apolo 11: Houston.

Cuando uno se comunica por radio con otra estación, o con un barco o con los astronautas de una nave espacial, por ejemplo, hay que identificar a cada emisor-receptor con lo que se llama indicativo (call sign en inglés). Esto facilita, como digo, la comunicación y la identificación entre los participantes de la conversación y evita, por tanto, problemas que puedan surgir debido a malinterpretaciones, etc.

A partir del Apolo 9, las naves Apolo constaban de dos naves unidas; el módulo de mando (CM) y el módulo lunar o LEM. El primero era donde viajaban los astronautas hasta la Luna, permaneciendo uno de ellos en el CM mientras el módulo lunar bajaba a la superficie de la Luna con los otros dos, para luego regresar a la órbita lunar, donde se desechaba una vez que los astronautas se introducían de nuevo en el módulo de mando.

El Apolo 7 y el Apolo 8 solo constaban del módulo de mando por lo que su indicativo era Apolo 7 y Apolo 8 directamente. Pero a partir del Apolo 9 había que distinguir entre el módulo de mando y el módulo lunar, como decimos, cuando se separaban entre ellos. Cuando estaban unidas el indicativo era el nombre de la misión Apolo.

Módulo de mando y servicio del Apolo 9: Gumdrop (gominola)

En el Apolo 9, al módulo de mando se le denominó como Gumdrop, gominola en español. Esto fue debido a que cuando el módulo de mando llegó a Cabo Cañaveral desde la fábrica para ser montado encima del cohete Saturno V, iba cubierto con una especie de envoltorio azul que recordaba a las gominolas y de ahí el nombre. Para el módulo lunar se utilizó Spider, araña en español. Esto era debido a las cuatro patas del LEM que destacaban como las patas de las arañas.

En el Apolo 10, la misión de prueba antes del Apolo 11, el módulo de mando se llamó Charlie Brown, el personaje de los comics de Snoopy que fue el nombre elegido para el módulo lunar dado que el LEM “husmearía” (snooping se dice en inglés) la Luna en una órbita baja.

El comandante del Apolo 10, Thomas P. Stafford, le toca la nariz a Snoopy.

Y llegamos al Apolo 11 con su módulo lunar Eagle por el águila representada en el emblema de la misión. En este caso, el módulo de mando se identificó con Columbia, el mismo nombre (Columbiad) con el que Julio Verne nombró a la nave que viajara en su novela “De la Tierra a la Luna” y con el que guarda relación con el descubrimiento de América por parte de Colón.

La segunda misión sobre la Luna, la del Apolo 12, contó con el módulo de mando Yankee Clipper, nombre puesto por los trabajadores del fabricante de esta nave espacial y el módulo lunar Intrepid, nombre escogido, de la misma manera, por los empleados de la empresa fabricante del LEM.

Los astronautas del Apolo 13 se salvaron gracias al módulo lunar Aquarius, el portador de agua, que traía la fertilidad y la vida al Valle del Nilo de la misma forma que los astronautas esperaban traer conocimientos de la Luna. Para el módulo de mando se escogió el nombre de Odyssey, Odisea en español, por la epopeya griega de Homero.

Vuelo de los hermanos Wright en Kitty Hawk (EEUU).

El Apolo 14 escogió el nombre de Kitty Hawk para el módulo de mando en honor al nombre del sitio en donde los hermanos Wright lograron volar por primera vez. Por otro lado, Antares fue el nombre del módulo lunar. Nombre de la estrella que usaría el LEM como referencia para el aterrizaje en la superficie lunar.

La primera misión Apolo en utilizar el Rover lunar sobre la superficie lunar fue la del Apolo 15. En esta ocasión el módulo de mando se llamó Endeavour, Esfuerzo, en honor al barco que utilizó el marino inglés James Cook en sus periplos científicos. En la Luna se posó el LEM llamado Falcon, Halcón, que es la mascota de la Academia militar del Fuerza Aérea Norteamericana (USAF). Los tres astronautas del Apolo 15 eran militares de la USAF.

Módulo de mando y de servicio del Apolo 16: Casper.

La penúltima misión lunar, la del Apolo 16, escogió el nombre de Casper, el fantasma de los dibujos animados, para el módulo de mando. Esto se debió a la similitud del color blanco de los trajes espaciales con el blanco del fantasma. El penúltimo LEM en posarse sobre la Luna se llamaba Orión, por la constelación Orión que utilizarían los astronautas como referencia en su navegación por el espacio hacia la Luna.

Y llegamos al Apolo 17, la última misión tripulada. En este caso se eligieron unos nombres acordes a la ocasión. Para el módulo de mando se escogió como nombre el de América. Un tributo y un agradecimiento a las personas que hicieron posible el Programa Apolo. Challenger, Retador en español, fue el nombre del último módulo lunar. Esto se debió por los retos que habría que acometer en el futuro de la Carrera espacial después del Programa Apolo.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Apollo (libro)

14 febrero 2018

Apollo. Por Zack Scott. Editorial: Headline Group. 2017. Idioma: inglés. 160 páginas. ISBN-13: 978-1472247889. Calificación: 4 estrellas de 5.

Zack Scott es un inglés apasionado por el diseño que ha sido capaz de recopilar los principales datos y cifras del Programa Apolo para crear una serie de gráficos e infografías muy potentes visualmente. Estas imágenes permiten entender magníficamente aquella gran hazaña que posibilitó pisar la Luna por el ser humano.

Para ello, ha consultado diferentes fuentes, desde distintas webs de NASA hasta libros de reconocido prestigio en la materia como Apollo by the numbers de Richard W. Orloff.

Además, a los maravillosos gráficos se añaden una serie de textos en inglés, muy bien redactados, que permiten al lector comprender los aspectos relacionados con los vuelos a la Luna. Hay una primera parte dedicada a toda la maquinaria desarrollada; los cohetes Saturno V,  las naves Apolo, los Rover lunares, etc. Posteriormente se explican las distintas misiones, centrándose en las tripuladas (del Apolo 7 al 17), sin olvidarse del Skylab y de la Apolo-Soyuz de 1975. La tercera parte se centra en el selecto grupo de los doce astronautas que lograron posarse sobre la superficie de nuestro satélite y la última parte, quizás la más curiosa, hace un repaso a cifras, estadísticas y detalles como por ejemplo la edad de los astronautas o el número de empleados de NASA durante la década de los años 60  entre otras cosas.

Misión Apolo 11 (ejemplo gráfico)

Sin duda se trata de un libro que hay que tener bien para realizar alguna consulta rápida o bien para recrearse en las estupendas infografías desarrolladas por Scott.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

 


La mía es la más bonita

23 enero 2018

Buzz Aldrin saludando a la bandera de EE.UU. con el Apolo 11

Y para que conste en acta, siempre he pensado que la bandera [de los EE.UU.] que Neil [Armstrong] y yo colocamos, parecía la mejor de las seis banderas que fueron plantadas por los astronautas en la Luna entre julio de 1969 y diciembre de 1972, cuando se completó la misión Apolo.

Buzz Aldrin en su libro “No dream is too high“.


Falleció John Young, el noveno hombre en pisar la Luna

10 enero 2018

El pasado 5 de enero de 2018 falleció John Young debido a una complicación en la neumonía que padecía. Contaba con 87 años.

Y es que John Young no era un cualquiera. Hoy en día es fácil encontrar información detallada de su biografía y de sus anécdotas, pero para resumir diremos que participó en seis misiones espaciales: Geminis 3, Geminis 10, Apolo 10, Apolo 16, STS-1 y STS-9. Estuvo más de 20 horas dentro de su traje espacial trabajando en actividades extravehiculares (EVAs en inglés) y pasó más de 34 días en el espacio. Se incorporó a NASA en 1962 y se retiró en 2004, nada menos que 42 años.

Como es lógico, Young vivió multitud de anécdotas. Muchas de ellas se recuerdan durante estos tristes días después de su fallecimiento. El sándwich de contrabando que introdujo en su primera misión al espacio o cuando durante el Apolo 10 se convirtió en el primer hombre en orbitar la Luna solo, o cuando condujo el Rover lunar más rápido que nadie durante el Grand Prix del Apolo 16, o cuando tuvo que hablar con el médico porque tenía gases mientras estaba en la superficie lunar (anécdotas sobre el Apolo 16 que ya contamos en este blog). Y es que 42 años de servicio en NASA dan para muchas historias.

Muchas de las anécdotas de Young están maravillosamente narradas en el libro “Fresnedillas y los hombres de la Luna”, de nuestro admirado y querido José Manuel Grandela. Pero vamos a recordar una, que no es tan conocida, y que tiene que ver con España, en concreto con la Estación de seguimiento de Fresnedillas, que era una de las encargadas de dar soporte a todos los vuelos tripulados del Programa Apolo. Y es que John Young debe mucho, quizás su propia vida, a los técnicos y a la antena de Fresnedillas. Por eso, a mediados de junio de 1981, realizó una visita a las instalaciones de la Estación, como agradecimiento a esos “favorcillos” que le hicieron en años pasados mientras él estaba en Luna u orbitando la Tierra con el Transbordador espacial. En el libro “Fresnedillas, Estación Apolo de Madrid” hay cuatro fotos que atestiguan esta visita.

Grandela narra en su libro, como decíamos, que durante el viaje de regreso del Apolo 16 desde la Luna a la Tierra, se perdieron durante unos momentos las comunicaciones entre el Control de Misión de Houston y la estación de Fresnedillas que recibía, en ese instante, los datos y las comunicaciones por voz de la nave Apolo. Aquello hizo, obviamente, que los astronautas dejaran de estar en comunicación con Houston, lo cual empezó a inquietar bastante a los inquilinos del módulo de mando Casper ya que no recibían respuesta a sus mensajes. En Fresnedillas veían lo que estaba pasando (y también los electrocardiogramas de los astronautas) pero no podían intervenir hasta que, al ver que las pulsaciones de Young llegaban a 120, el Jefe de Operaciones de Fresnedillas decidió tomar cartas en el asunto para calmar a los astronautas y explicarles lo que estaba pasando. Aquel gesto no sólo tranquilizó a los tres astronautas sino que hizo que Young exclamara de júbilo aquello de “Oh Madrid! Beautiful Madrid! Wonderful Madrid! Outstanding Madrid!” (¡Oh Madrid! ¡Hermoso Madrid! ¡Maravilloso Madrid! ¡Espectacular Madrid!). Puede parecer exagerada la reacción de Young pero hay que verse en una situación como esa, en mitad del espacio pensando que te has quedado solo. Según me contó Alberto Martos hace poco, él oyó todo aquello en primera persona, y en la voz de Young se notaba perfectamente la congoja cuando hablaba. Normal que después fuera a Fresnedillas a agradecerles su excelente trabajo.

Para terminar, quiero recordar las palabras de John Young cuando dejó NASA y que, aunque todo el mundo que le conoció decía de él que era un tipo frío y de pocas palabras, reflejan y resumen como era y lo que sentía realmente esta leyenda de la exploración humana del espacio: “He tenido mucha suerte, creo”. Y en cuanto a qué momento de los que vivió fue más memorable para él, simplemente respondió: “Me gustaron todos”. D.E.P y Godspeed!

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Efemérides relacionadas con el Programa Apolo para este año 2018

3 enero 2018

Durante este año 2018, que ahora comienza, van a tener lugar las siguientes conmemoraciones relacionadas con el Programa Apolo:

  • 50 años de la primera misión tripulada del Programa Apolo: Apolo 7.

Insignia de la misión Apolo 7.

  • 50 años de la segunda misión tripulada del Programa Apolo y la primera en acercarse a la Luna: Apolo 8.
  • 45 años de las misiones Skylab.
  • 21 de Julio de 1998: 20 años del fallecimiento de Alan B. Shepard, comandante del Apolo 14.
  • 6 de Noviembre de 2018: Primer aniversario del fallecimiento de Richard Gordon, astronauta del Apolo 12.