“La carrera espacial”, próxima conferencia de Alberto Martos en el CEV del MDSCC

8 mayo 2017

El sábado 13 de mayo de 2017, a las 12 horas, tendrá lugar la conferencia titulada “La carrera espacial” en el Centro de Entrenamiento y Visitantes (CEV) del Madrid Deep Space Communications Complex (MDSCC) en Robledo de Chavela (Madrid). El ponente será el maestro Alberto Martos. Los que leen este blog saben que sentimos una gran admiración por Alberto, no sólo porque tiene unos infinitos conocimientos sobre la materia sino también porque se trata de una excelente persona. Para los que no lo sepan, Alberto fue un antiguo ingeniero de la Estación de seguimiento de misiones tripuladas de NASA-INTA en Fresnedillas de la Oliva (Madrid), durante las misiones Apolo, Skylab y Apolo-Soyuz, entre otras. Además ha escrito un libro imprescindible sobre aquellos acontecimientos.

Breve historia de la carrera espacial. Por Alberto Martos.

La conferencia que va a impartir Alberto responderá a la cuestión principal de si la carrera espacial, entre norteamericanos y soviéticos por conseguir llegar a la Luna antes que nadie, fue un duelo entre caballeros (o no). También se hablará, entre otras cosas, sobre si la ciencia fue el principal objetivo del Proyecto Apolo. Para responder a esta y otras cuestiones relacionadas, Alberto Martos ha aprovechado su experiencia y la reciente desclasificación de documentos secretos en los EE.UU. y de la política de transparencia (Glasnost) en la antigua URSS.

Alberto Martos

Como el salón de actos del CEV tiene un aforo limitado es necesario reservar previamente antes de ir. Para ello hay que llamar al teléfono 918.677.321.

El CEV está en la carretera de Colmenar del Arroyo a Robledo de Chavela, km. 7. M-531.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

45 años del Apolo 16 y las “cosas” que encontraron en la Luna

5 mayo 2017

Tripulación Apolo 16. De izq. a dcha: Mattingly, Young y Duke.

La semana pasada se cumplieron 45 años del fin de la penúltima misión Apolo a la Luna. Misión que llevó a los astronautas John Young (Comandante) y a Charlie Duke a pisar la Luna mientras que un tercer astronauta, Thomas Mattingly, permanecía en órbita dentro del Módulo de Mando llamado “Casper”. La misión del Apolo 16 fue una de seis grandes misiones que lograron llegar a la superficie de la Luna. En ella se realizaron tres salidas de la nave para explorar la zona al sur del ecuador lunar donde habían aterrizado. El tiempo total de estas tres actividades extra vehiculares (EVAs en inglés) fue de más de 20 horas repartidas en los casi tres días que permanecieron allí. Además, en todo ese tiempo, pudieron recolectar casi 100 kilos de rocas lunares para ser analizadas posteriormente en laboratorios y universidades de la Tierra sin olvidar la instalación del paquete de instrumentos científicos ALSEP por toda la superficie. Entre los experimentos e instrumentación que se dejó allí había un medidor del flujo térmico, un micro sismómetro pasivo, un detector de campo magnético (Magnetómetro), un sismómetro activo, un detector de la composición del viento solar,  un detector de rayos cósmicos o un retro reflector láser. No hay que olvidar tampoco que se lograron recorrer 20 kilómetros con el Rover lunar ni que se puso en órbita lunar un sub-satélite para estudiar el plasma y el campo magnético de la Luna así como realizar un mapa del campo gravitatorio de la misma.

Gran Prix con el LRV Apolo 16

Pero esta misión dejó multitud de anécdotas como por ejemplo aquella en la que John Young condujo el Rover lunar a la increíble velocidad de 18 km/h logrando el record de velocidad en la Luna y que aún sigue vigente (a pesar de que Eugene Cernan, Comandante de la siguiente y última misión a la Luna, la del Apolo 17, intentó batirlo pero sin lograrlo). Otra simpática anécdota la protagonizó Charlie Duke, cuando dejó sobre la superficie lunar una fotografía de él y de toda su familia, como recuerdo. Fotografía que seguramente hoy en día ya se haya borrado por efecto de la luz y las variaciones de temperatura que hay allí.

Sin embargo, durante aquellos días del mes de abril de 1972,  ocurrió otra anécdota, poco conocida, pero muy cercana a nosotros puesto que la misma sucedió en la Estación de NASA en Fresnedillas de la Oliva (Madrid) que seguía a la nave Apolo cada 8 horas al día. La anécdota me la contó hace muchos años el Director del personal español de la estación, Don Luis Ruiz de Gopegui, siendo confirmada también por Don José Manuel Grandela en su libro sobre Fresnedillas que ya reseñamos en este mismo blog.

Ya en la Luna John Young, en un momento dado al principio de la misión, pidió por radio hablar de forma privada con el Director de Control de Misión en Houston (MOCR) algo, a priori, no muy normal. Sin embargo, Houston ordenó a la red de seguimiento que reservaran una línea para que se produjera esa comunicación directa además de prohibir a todos los técnicos escuchar aquella conversación.

Estación de seguimiento de Fresnedillas (Madrid) en 1967.

En el mismo momento, el subdirector de NASA en Fresnedillas, Steve Stompf, fue a la sala donde estaban los periodistas acreditados y en donde había un altavoz que permitía a los profesionales de la información seguir las andanzas de los astronautas el tiempo que durase la misión. Stompf, una vez allí, apagó el altavoz justo después de que el Comandante de la misión dijera las siguientes palabras:

Young: “Hey, here they are! They are back again!”. (¡Eh! ¡Ya están aquí! ¡Ya han vuelto otra vez!).

Pues bien, parece ser que entre los periodistas allí presentes se encontraba José Antonio Silva do Porto, un ex piloto de Aviaco, que, sin esperar ni un segundo, se subió a su motocicleta y partió raudo hasta las instalaciones de Televisión Española en Madrid. A las pocas horas, un informativo de TVE anunció que el señor Silva, acreditado para la cadena en Fresnedillas, había oído que los astronautas habían exclamado asustados desde la Luna que estaban viendo alguna evidencia de lo que podrían ser ovnis o extraterrestres y que un americano había cortado esa comunicación delante de ellos con lo que se demostraba que algo excepcional pasaba en la Luna. Algo que, evidentemente, no era verdad pero la falta de paciencia del señor Silva le jugó una mala pasada porque lo que realmente pasaba era que John Young tenía gases.

Flatulencias debidas a que los astronautas bebían zumo de naranja en vez de agua con el fin de contrarrestar la pérdida de potasio que había causado problemas a los astronautas de las anteriores misiones. Cuando Young pidió hablar por la línea privada en realidad lo que hizo fue hablar con el médico de la misión para comentarle que tenía retortijones de tripa y no que habían visto supuestos extraterrestres en la Luna.

Al finalizar la primera actividad extra vehicular en la superficie de la Luna, y ya dentro del módulo lunar, los dos astronautas siguieron comentando lo que había pasado con la mala suerte de que la línea estaba abierta, con lo que esa conversación pudo ser escuchada por toda la red de seguimiento, ya en abierto.

128:50:37. Young: “I have the farts, again. I got them again, Charlie. I don’t know what the hell gives them to me. Certainly not…I think it’s acid stomach. I really do.”. (Tengo gases otra vez. Los tengo otra vez Charlie. No sé qué demonios me los causa. Creo que es ácido en el estómago. Estoy seguro.).

128:50:44. Duke: “It probably is.”. (Seguramente lo sea.).

128:50:45. Young: “(Laughing) I mean, I haven’t eaten this much citrus fruit in 20 years! And I’ll tell you one thing, in another 12 fucking days, I ain’t never eating any more. And if they offer to sup(plement) me potassium with my breakfast, I’m going to throw up! (Pause) I like an occasional orange. Really do. (Laughs) But I’ll be durned if I’m going to be buried in oranges.”. (Riendo) (¡Lo que quiero decir es que no he comido tanta fruta cítrica en veinte años! Y te voy a decir una cosa, en otros doce jodidos días, nunca voy a comer más naranjas. Y si me quieren servir potasio en el desayuno, lo voy a vomitar (Pausa). Me gusta la naranja de vez en cuando, de verdad (risas). Pero maldito sea si me van a enterrar en naranjas).

Mística y misterio de los ovnis

Fin de la historia. Sin embargo, quince años después de aquello, José Antonio Silva publicó un libro titulado “Mística y misterio de los OVNIs” en donde contaba su versión de los hechos afirmando, en la página 93 del mismo, que habían encontrado “cosas” en la Luna y que las comunicaciones entre la Tierra y los astronautas habían sido “rigurosamente censuradas” por NASA.

(Artículo publicado originalmente en el blog de la Asociación Española de Comunicación Científica).

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Otra conferencia de Carlos González sobre la carrera espacial, el Apolo 11 y la contribución española

14 abril 2017

El pasado 28 de marzo de 2017 tuvo lugar, en la Universidad Popular Carmen de Michelena de Tres Cantos (Madrid), la conferencia titulada “La Carrera Espacial, El Apollo XI y la contribución española” impartida por Carlos González Pintado, Jefe de Operaciones de la Estación de Fresnedillas en aquella época y del que ya hemos hablado en este blog muchas veces.


En la charla se trataron los siguientes temas:

  • Historia de la Carrera Espacial. ¿Cómo empezó? ¿Por qué?
  • La supremacía soviética.
  • Los programas de EE.UU. para contrarrestar dicha supremacía.
  • La elección de los futuros astronautas.
  • Papel de España.
  • El Saturno V.
  • El Proyecto Apollo.
  • El Apollo XI. ¿Cómo se vivió en España?

Esperamos que la disfrutéis y damos las gracias, una vez más, al canal “Madrid – Apollo Tracking Station” de YouTube por el aviso.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Anecdotario de la Conquista de la Luna, conferencia de José Manuel Grandela

29 marzo 2017

El pasado 26 de marzo de 2017 nuestro admirado José Manuel Grandela impartió una conferencia en la sede de la Sociedad Filatélica de Madrid (SOFIMA) titulada “Anecdotario de la Conquista de la Luna”.

En ella, José Manuel nos cuenta la misión del Apolo 11 y cómo la vivió en primera persona cuando estaba en la estación de Fresnedillas. Además, en las diapostivas, va presentando referencias filatélicas dado que Grandela es Académico de la Real Academia Hispánica de Filatelia e Historia Postal.

(Vía Toni Rigo).

ANOTACIONES RELACIONADAS:

¿Se dice Proyecto Apolo o Programa Apolo?

15 marzo 2017

Portada de un documento oficial de NASA en el que se aprecia la denominación “Project Mercury”

Cuando nos referimos al conjunto de misiones espaciales de algún país utilizamos, muchas veces y de forma indistinta, tanto la palabra “proyecto” como la palabra “programa“. Es muy habitual referirnos, por ejemplo, al Programa Apolo, al Proyecto Mercury, al Programa Vostok pero también al Proyecto Apolo, al Programa Mercury o al Proyecto Vostok, pero ¿se pueden utilizar las dos formas o hay alguna diferencia entre ambas designaciones?

La pista, que comparto con todos los lectores del blog, me la dio, hace unos meses, el gran José Manuel Grandela, ex ingeniero de la NASA y divulgador:

La diferencia es fácil de entender: “proyecto” es el sueño aún no realizado, y “programa” es el sueño hecho realidad o en pleno desarrollo. Así cuando yo llegué a la NASA, se hablaba del Programa Apollo y del Proyecto Apollo Application (asentamiento permanente de una base en la Luna tras el vuelo del Apollo XX).

De forma parecida, los satélites en proceso de desarrollo tenían su nombre seguido por una letra del vocabulario empezando por la “A”, siguiendo un riguroso orden cronológico, por ejemplo: el Pioneer-F pasó a llamarse Pioneer-10 en cuanto despegó hacia Júpiter. Y así con todos los demás.”.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Lo que ha divulgado el cine sobre la Luna

1 marzo 2017

01-le-voyage-dans-la-lune-560x162pxDesde los inicios del cine, éste no ha sido ajeno a contar y divulgar historias sobre la Luna. Historias de todo tipo; reales o inventadas, dramas o comedias. Y es que la Luna siempre ha estado ahí, encima de nosotros, durante generaciones y generaciones de seres humanos que imaginaron cómo sería viajar y estar sobre nuestro satélite. El cine, como el resto de las artes, nos ha ayudado a sentir y a evocar lo que sólo 12 hombres pudieron hacer entre 1969 y 1972.

Si echamos la vista atrás, entre los años 1902 y 1929 se produjeron tres películas mudas que, sin duda, han pasado a la historia del cine. La primera de ellas es “El viaje a la Luna” (Le Voyage dans la lune) de Georges Méliès. Seguramente sea la primera película de ciencia ficción que se hizo. En 1919 se adaptó una novela de H.G. Wells para realizar la película “El primer hombre sobre la Luna” (The first men in the moon) y en 1929 el director Fritz Lang envió a la primera mujer allí en “Una mujer en la Luna” (Frau im Mond) después de realizar una de las primeras cuentas atrás de la historia de los lanzamientos espaciales.

02-con_destino_a_la_luna-560pxLa mitad del siglo pasado fue una época bastante prolífica en cuanto a viajes cinéfilos a nuestra satélite. En 1950 se estrenó “Con destino a la Luna” (Destination Moon), una película en Tecnicolor, bastante realista, por cierto, y Óscar a los mejores efectos especiales que ha quedado ya como un clásico del género. Dos años más tarde, Commando Cody tuvo que enfrentarse al rey Retik de la Luna el cual quería apoderarse de la Tierra en “Radar men from the moon”.  En 1953, “Proyecto Base lunar” (Project Moon Base) ya se imaginaba que en los años 70 estaríamos pisando la Luna en medio de la Guerra Fría. Ese mismo año se estrenaba otra maravilla que hará las delicias de muchas mujeres (y hombres) de hoy en día, “Las mujeres gato de la Luna” (Cat-Women of the Moon) en donde unas mujeres vestidas de gato, obvio, quieren liberar a las mujeres terrestres del poder de los hombres, ¿les suena? El año 1958 fue bastante intenso en historias lunares contadas en el cine. Incluso en Italia se atrevieron a enviar a Totó a nuestro satélite en “Totó en la Luna” (Totò nella Luna). “Invasión a la Luna” (Missile to the moon) fue otra cinta que dejó clara la presencia femenina en la Luna. Tampoco podemos olvidar la adaptación de la novela de Julio Verne “De la Tierra a la Luna” (From the Earth to the Moon) que se hizo ese año en Estados Unidos. Finalmente, la década terminaba con una invasión de extraterrestres que procedían de la Luna y que tenían la rara habilidad de adueñarse de los cadáveres de nuestros muertos en “Invasores invisibles” (Invisible invaders).

03-cuenta_atras-560pxLa década de los 60, tan importante para la Historia de la carrera espacial, comenzó con “12 to the moon” con más extraterrestres peligrosos, con una comedia para buscar al astronauta ideal en “Man in the moon” y con una película erótica en donde veíamos como la Luna estaba habitada por mujeres desnudas en “Nude on the moon”. En 1963 se estrenaba “Un ratón en la Luna” (The mouse on the moon) otra comedia absurda a más no poder sobre la carrera espacial librada por los norteamericanos y los soviéticos. Un año después se volvía a adaptar la novela de H. G. Wells “First men in the moon” con el título de “La gran sorpresa”. Posteriormente llegaría “Motín en el espacio exterior” (Mutiny in Outer Space) que tiene a un hongo asesino de protagonista, nada menos. En 1967 se estrenaban las comedias “Chiflados del espacio” (Rocket to the Moon) y “El astronauta reacio” (The Reluctant Astronaut) con Leslie Nielsen entre sus protagonistas. En el año 1968, cuando el Programa Apolo empezaba a enviar las primeras misiones tripuladas con el Apolo 7 y el Apolo 8, se estrenó otra película italiana titulada “Órbita mortal” (…4 …3 …2 …1 …morte) en donde, esta vez, somos los humanos los que ayudamos a los extraterrestres. También en ese año se estrenó “Cuenta atrás” (Countdown) en donde se envía a James Caan a la Luna en una misión suicida pero con un trasfondo muy realista sobre el Programa Apolo. Como inciso, también diremos que en 1968 se estrenó “2001, una odisea en el espacio”, en donde hay un extraño monolito sobre una (la) Luna. Un año más tarde, en 1969, cuando el Hombre llegó a la Luna, pudimos ver en los cines “Luna cero dos” (Moon zero two) donde se trata el asunto de los viajes espaciales para turistas y “Atrapados en el espacio” (Marooned) que, aunque no está ambientada específicamente en la Luna, tiene a Gregory Peck, Richard Crenna y Gene Hackman como protagonistas y merece la pena ser visionada.

03-el_astronauta-560pxLos españoles no podíamos desaprovechar los momentos históricos que se estaban desarrollando a principio de los años 70 en relación a nuestro satélite natural, así que José Luis López Vázquez, José Sazatornil, Antonio Ozores y José Luis Coll se pusieron manos a la obra para enviar a Tony Leblanc  a pisar la Luna y arrebatar a los norteamericanos ese honor en “El astronauta”. Por cierto, hay que decir que algunas secuencias de esta película se grabaron en la estación de seguimiento de Fresnedillas (Madrid). Pocas películas sobre el tema se han localizado en instalaciones reales e históricas. Cinco años después de aquello, Italia volvió a sorprendernos con “Huellas de pisadas en la Luna” (Le orme) en donde se contaban las extrañas visiones de la protagonista acerca de un astronauta con cara de Klaus Kinski. Ese mismo año se estrenó “Polizón a la Luna” (Stowaway to the Moon) con un niño de 11 años que desea ver las estrellas y lo consigue casi sin querer. En 1976 se adaptaba para televisión la vida de Buzz Aldrin, segundo hombre en pisar la Luna con el Apolo 11, en “Regreso a la Tierra” (Return to Earth). Casi a punto de finalizar la década de los 70 se volvió a adaptar una novela de H. G. Wells en “El mundo que viene” (The Shape of Things to Come) relatándonos cómo puede ser la vida en colonias en la Luna.

La década de los años 80 no fue muy prolífica en cuanto a cine sobre la Luna, a lo mejor por el influjo que empezaba a tener Marte como anhelo próximo. Sin embargo, en 1987, se estrenaba “Amazonas en la Luna” (Amazon Women on the Moon) el típico despropósito de aquellos años. Dos años más tarde podíamos ver “Trampa en la Luna” (Moontrap), con más robots que quieren invadirnos desde nuestro satélite.

apolo-13Los 90 tampoco fueron años de mucha producción sobre la Luna. Se empezaba con una película de terror en el espacio llamada “La cara oculta de la Luna” (The Dark Side of the Moon) que seguro que hace las delicias de Iker Jiménez. Sin embargo, en 1995 se estrenó “Apolo 13” (Apollo XIII). Una obra maestra y la mejor película que se ha hecho sobre el Programa Apolo. El nivel de detalle y exactitud sobre la, posiblemente, mejor actuación de toda la historia de NASA, a pesar de ser una misión fallida, es abrumador. No es de extrañar que Tom Hanks cogiera el testigo tres años después  y decidiera producir una serie para televisión de 12 capítulos contando todo el Programa Apolo, con ese mismo equipo técnico, que es casi mejor aún que la propia película. Estamos hablando de “De la Tierra a la Luna” (From the Earth to the Moon).

05-moon-560pxEl nuevo milenio comenzó con Clint Eastwood narrando, como solo él sabe hacer, una historia del espacio llamada “Space Cowboys”. La Luna no es protagonista de la misma pero sí que tiene una secuencia final con Frank Sinatra cantando “Fly me to the Moon” de las que no se olvidan. Tuvimos que esperar nueve años más para ver otra grandiosa película, rodada con muy pocos medios pero con mucha imaginación, titulada “Luna” (Moon) en donde podemos ver a un enorme Sam Rockwell. En 2010, la BBC emitió por televisión la adaptación, una vez más, de la novela de H. G. Wells con el título de “Los primeros hombres sobre la Luna” (The First Men in the Moon).

A partir de 2011 nos encontramos, solamente, con películas sobre la conspiración lunar. La moda empezó con “Apolo 18” (Apollo 18), una película de terror rodada con metraje encontrado que nos habla de una misión secreta durante el Programa Apolo. Por otro lado tenemos “Caminantes lunares” (Moonwalkers) de 2015 y finalmente “Operación Avalancha” (Operation Avalanche) todas pasaron sin pena ni gloria.

En estos tiempos en los que el ser humano no sabe muy bien qué hacer en el espacio, donde el viaje a Marte parece ser el siguiente paso natural que se debería tomar pero que resulta, no nos engañemos, extremadamente complicado y caro, quizás deberíamos volver a mirar un poco más cerca para darnos cuenta de que, en el fondo, lo que habría que hacer sería volver a la Luna. A lo mejor, recordando las películas anteriormente citadas, podemos volver a recuperar ese espíritu aventurero, propio de nuestra especie, y que hizo que quisiéramos no solamente observar ese gran punto blanco que hay en el cielo sino ir allí en persona.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Buenafuente entrevista a Luis Ruiz de Gopegui en su programa Late Motiv

17 enero 2017

Enlazamos el video de la entrevista que le hizo Buenafuente a Don Luis en su programa de televisión Late Motiv (#Latemotiv170) a principios de este año 2017.

buenafuente-con-luis-ruiz-de-gopegui-late-motiv

ANOTACIONES RELACIONADAS: