La generación de Marte, el documental de Netflix

5 julio 2017

Hace unos meses, escribía en el blog de la Asociación Española de Comunicaciçon Científica un artículo sobre si era posible realizar un vuelo tripulado a Marte en la próxima década. Después de razonar sobre una serie de cuestiones como el tipo de misión, el tamaño de la nave, el número de astronautas, las comunicaciones y la financiación, la conclusión a la que llegaba era que veía muy difícil conseguir llevar a unos seres humanos a la superficie de Marte en ese periodo de tiempo.

Sin embargo, al igual que pasa con la Luna, de vez en cuando se divulgan artículos, se realizan reportajes o, como en el caso que nos ocupa, se producen documentales en los que se plantea, o se quiere plantear, la idea de que si se puede conseguir lo que sería, probablemente, el mayor logro del Hombre hasta la fecha. La experiencia, por el contrario, me dice que al final no es más que otra campaña de humo, que se reactiva un tiempo después, en sucesivos ciclos.

El documental “La generación de Marte”, que se puede ver este año 2017 en Netflix, sigue a un grupo de adolescentes norteamericanos que están en un campamento espacial de NASA y juegan, de una manera más o menos realista, a simular cómo sería un viaje espacial tripulado a Marte. Como un documental solo de esta temática sería, probablemente, bastante aburrido, el director intercala entrevistas con expertos – como Neil deGrasse Tyson o Michio Kaku – e imágenes de la historia de la carrera espacial, situando el inicio de la misma en los cohetes V2 diseñados por Wernher von Braun durante la Segunda Guerra Mundial.

Según el documental, la generación de Marte es la generación de los adolescentes actuales. Ellos son los que deben convertirse en astronautas y explorar el planeta rojo. Alguno afirma, incluso, que se ha de ir porque simplemente es “cool” (palabra inglesa que significa genial, guay…). Y es que, a falta de dinero, no queda más remedio que pensar en otro tipo de motivaciones.

Es cierto que ir a Marte sería algo grandioso. Que el precedente del Programa Apolo nos dejó con ganas de más y que seguramente nadie se arrepiente de haber ido a la Luna hace ya casi cincuenta años. Es cierto también que a todos nos gustó ir a la Luna y que ir a Marte sería mejor aún pero mientras no haya un líder visionario, como Kennedy lo fue en su momento, que apoyado por unas acciones de marketing que vendieran muy bien al, ya famoso, “contribuyente” el tremendo esfuerzo que va a ser necesario realizar, ningún avance real se va a lograr.

Sin duda, el mayor problema tecnológico que existe hoy en día es que ir con un cohete a la órbita baja de la Tierra (a unos 400 kilómetros de altura) resulta muy caro. Sin embargo, poca innovación se ha producido en los últimos cincuenta años para resolver este asunto. La prueba es que el nuevo cohete que está desarrollando NASA, el SLS, utiliza prácticamente los mismos motores que se diseñaron para el transbordador espacial. La solución parece que va a venir de Elon Musk y sus cohetes reutilizables de SpaceX pero no se sabe aún si este proyecto actuará como catalizador que haga reaccionar, de una vez, a las agencias espaciales de los distintos países y a la industria privada.

Está muy bien entrenar a chavales desde pequeños para que puedan ir a Marte en un futuro más o menos cercano, pero si no se va al planeta rojo no es por falta de entrenamiento sino por falta de apoyo público y de “marketing”, básicamente. Mientras esto no se canalice lo único que nos quedará será visionar, de vez en cuando, este tipo de documentales porque, ahora, todos sabemos que en realidad, la generación de Marte va a ser la generación perdida de Marte…

(Artículo publicado originalmente en el blog de la Asociación Española de Comunicación Científica).

ANOTACIONES RELACIONADAS:

La publicidad actual ama al Programa Apolo

31 mayo 2016

Recientemente se está emitiendo un anuncio de la nueva versión del deportivo R8 de Audi. En el mismo se ve a un hijo que va a visitar a su padre mayor a casa. Este hombre ha sido un astronauta que ha viajado a la Luna y actualmente no tiene ningún tipo de motivación ya que añora esa época en donde la tecnología y la velocidad permitieron llegar tan lejos. Obviamente el hijo deja conducir a su padre el coche y éste recupera la sonrisa y las sensaciones pasadas. Pero lo mejor es que lo disfrutéis vosotros mismos.

Por otro lado, hace un año, se emitió en España un anuncio de Vodafone en el que Alan Bean, cuarto hombre en pisar la Luna con el Apolo 12, hablaba de su experiencia en aquella misión y de lo que se había conseguido con una tecnología que hoy en día daría risa. Bean plantea una pregunta muy clara; si él fue capaz de llegar a la Luna con esa tecnología tan básica, qué serás capaz tu de hacer con la tecnología de hoy en día. Obviamente esa tecnología y velocidad te la proporciona ONE de Vodafone. Merece la pena ver el anuncio a continuación.

Últimamente es común ver anuncios en los que se quiere relacionar el Programa Apolo a la Luna con diferentes marcas. Que dos marcas tan poderosas como Audi y Vodafone lo hayan hecho recientemente es quizás el ejemplo más claro de lo que hablamos.

Pero ¿por qué estas dos grandes marcas se quieren asociar a la mayor aventura emprendida por el ser humano?

Como hemos comentado muchas veces en este blog, el Programa Apolo supuso un esfuerzo tecnológico brutal para EE.UU. No se va a la Luna  si no tienes una tecnología puntera, como muy bien aprendieron los soviéticos. Hoy en día estamos acostumbrados a la alta tecnología y a proyectos magníficos en este sentido, como por ejemplo la Estación Espacial Internacional (EEI) o el Gran Colisionador de Hadrones (GCH), pero el salto hacia adelante que supuso el Programa Apolo, en el que en la mayoría de los casos no había ninguna base sobre la que desarrollar tecnología, fue realmente enorme. A este concepto es al que quieren asociarse estas y otras marcas.

Audi y Vodafone son marcas tecnológicas. Pero no solo eso, son marcas que quieren relacionarse con la última tecnología. Si esto no fuera poco, además, quieren unirse a sensaciones en las que la gesta, el esfuerzo y la épica al más alto nivel están presentes, esa es la diferencia entre el Programa Apolo y la EEI o el GCH en donde no existen esos sentimientos.

Vodafone One - Alcanza la LunaEn mi opinión la elección ha sido magnífica. Y el trabajo de los creativos de las agencias de publicidad para captar y condensar todo esto ha sido excelente. Mi enhorabuena a todos ellos.

En resumen, muchas de las grandes marcas se han dado cuenta de que el Programa Apolo aporta unos valores tan excelentes que asociarse con ellos les puede reportar mucho beneficio económico.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Bookmark and Share


La diferencia

28 abril 2010

Sólo hay una salida, y es sumamente sencilla: es preciso hacer algo distinto. Hacer algo que el mundo no haya visto antes. Innovar para, durante un corto espacio, llegar a tiempo, ser único y resultar altamente competitivo.

Funky Business.

Bookmark and Share


70 diseños de CV muy creativos

31 marzo 2010

ejemplo-cv-creativoEn la estupenda web Resources han hecho una espectacular recopilación de 70 CVs extremadamente creativos e imaginativos. Y es que los tiempos han cambiado con esto de la crisis, así que si deseas  destacar y capturar la atención de un posible  empleador necesitas ser creativo en todos los aspectos. Especialmente en el caso de diseñadores…

¿Te arriesgarías a mandar un diseño así?

Bookmark and Share


Cómo usar correctamente pegatinas en una campaña de comunicación

13 marzo 2010

De nuevo en la web de Toxel.com recopilan una serie de imágenes en donde podemos ver cómo utilizar inteligentemente las pegatinas para hacer una buena campaña de comunicación.

Bookmark and Share


¿Por qué España no es un país exportador?

8 marzo 2010

Siguiendo con el post en el que comentábamos que la exportación es la única forma que tiene la economía española para salir adelante en los próximos años, creemos, sin embargo, que España tradicionalmente no ha sido un país exportador de sus productos. A continuación vamos a intentar definir cuales han sido, y son, los motivos de esta falta de exportación en nuestras empresas.

En primer lugar, se encuentra un tema de precios. Para poder exportar interesa que la moneda local esté débil frente a la moneda del país donde se exporta. Ahora mismo el Euro es una moneda fuerte, especialmente frente al Dólar, por lo que se exporta menos a los EE.UU. Lógicamente entre países de la Unión monetaria esto no influye, pero sí que influyen otros factores en el precio.

En segundo lugar se encuentra el tamaño de las empresas españolas. Según un informe del Ministerio de Industria titulado Retrato de las PYME 2009, la mayoría de ellas, un 99 %, son pequeñas y medianas empresas que tienen un mercado local, por lo que, lógicamente, se puede decir que no exportan mucho.

Otro punto importante es el marketing que se realiza en España. Tenemos muy buenos productos pero mala imagen. El “Made in Spain” no vende mucho. Un caso bastante curioso es la percepción que se tiene en el exterior de la marca “Zara”, ya que mucha gente piensa que se trata de una marca italiana de moda. Tener una imagen de marca fuerte como país es un factor de competitividad añadido.

El hecho de que los españoles no hablen muchos idiomas, especialmente el inglés, hace que exportar a otros países tenga un grado más de dificultad. Según un estudio de la Unión Europea (Europeans and their Languages – PDF – 6,9 Mb), se calcula que en España hay un 17 % de personas que hablan otro idioma de forma razonable, exceptuando el español como lengua materna, lo cual es bastante poco, la verdad.

Como quinta causa podríamos citar la Historia. Ya que España empezó a exportar muchos años después de que lo hicieran los países de su entorno. En concreto, en la década de los años 60, aprovechando el boom del turismo que repercutió en el crecimiento económico.

Y para finalizar, podríamos citar dos posibles causas más para intentar explicar porqué España no es un país muy exportador. Una sería la contradicción que existe entre el gran consumo que ha habido en España y la poca exportación que también ha existido. Otra posible causa que se suele comentar es  la, supuesta, informalidad en los plazos de entrega, lo que podría resentir la competitividad de nuestras empresas. De todas formas, desde mi experiencia comercial con otros países del norte de Europa, ésta supuesta informalidad la he vivido también con empresas francesas y luxemburguesas.

Bookmark and Share


¿Por qué la exportación es la única alternativa para que la economía española pueda seguir creciendo en los próximos años?

5 marzo 2010

Vamos a dedicar dos posts a hablar sobre las exportaciones españolas. En este primer artículo veremos cómo las exportaciones de los productos españoles a otros países puede ser la única forma de arreglar la maltrecha economía del páis en los próximos años. En el segundo post veremos cúales son las posibles causas de que España no sea un país tradicionalmente exportador.

En general, sólo hay cuatro formas para que una economía pueda crecer:

–    Por consumo.
–    Por exportaciones.
–    Por inversiones.
–    O aumentando el gasto público.

Si las analizamos una a una para España, veremos que la única alternativa es, efectivamente, el aumento de las exportaciones.

–    Consumo:

Las previsiones para el consumo en España durante los próximos seis años son bastante pesimistas. Además hay que tener en cuenta que la tasa de paro va a seguir subiendo, por lo que el consumo disminuirá. A parte de que los tipos de interés van a subir, seguramente, también. Por lo que es una variable más que limitará el consumo.

Según el Servicio de Estudios Económicos del BBVA, en adelante SEE BBVA, se estima que la tasa de consumo de los hogares españoles va a disminuir alrededor de un 6 % como se puede ver en el siguiente gráfico:

–    Inversiones:

Por inversiones se entiende tanto las inversiones públicas en infraestructuras, educación, etc.., como inversiones privadas, por ejemplo, construir una fábrica.

La inversión privada es difícil que crezca en los próximos años debido a la propia situación de la economía. Es fácil pensar que un empresario no va a invertir en, por ejemplo, instalaciones si la economía no prospera.

Respecto a las inversiones públicas, tradicionalmente España ha podido aumentar el nivel de éstas en el pasado gracias a la recepción de los fondos estructurales y de cohesión de la Unión Europea. Siendo España el primer receptor de fondos durante los últimos años.

Sin embargo, la ampliación de la Unión Europea a los países del Este ha hecho que estos países sean ahora los grandes receptores de los fondos, por tanto, aunque España seguirá recibiendo fondos, la cantidad de éstos van a disminuir considerablemente.

–    Gasto público:

El gasto público se refiere a los gastos realizados por el Gobierno en materia social, por ejemplo, la Sanidad y en materia de Administraciones Públicas, donde se afirma, en un estudio reciente del EAE Business School, que el 20 % del gasto público se destina al pago de las nóminas de los funcionarios.

En España parece bastante difícil poder crecer aumentando el gasto público, ya que, dicho de una manera sencilla, no se puede gastar más.

Además, no parece muy inteligente que en una situación de crisis se aumenten los gastos siendo lo contrario, el recorte de los mismos, el camino más racional a seguir, como así parece que está empezando a hacer el Gobierno para intentar reducir el déficit público.

Por tanto, como estos tres factores están y estarán a la baja claramente en el futuro próximo, la única variable que podría generar crecimiento en España para los próximos años es la exportación.

En general, sólo hay cuatro formas para que una economía pueda crecer:

Por consumo.

Por exportaciones.

Por inversiones.

O aumentando el gasto público.

Si las analizamos una a una para España, veremos que la única alternativa es, efectivamente, el aumento de las exportaciones.

Consumo:

Las previsiones para el consumo en España durante los próximos seis años son bastante pesimistas. Además hay que tener en cuenta que la tasa de paro va a seguir subiendo, por lo que el consumo disminuirá. A parte de que los tipos de interés van a subir, seguramente, también. Por lo que es una variable más que limitará el consumo.

Según el Servicio de Estudios Económicos del BBVA, en adelante SEE BBVA, se estima que la tasa de consumo de los hogares españoles va a disminuir alrededor de un 6 % como se puede ver en el siguiente gráfico:

Bookmark and Share