50 años de la visita de los astronautas del Apolo 11 a España

7 octubre 2019

Comienzo de la gira mundial de los astronautas del Apolo 11 – 29 septiembre 1969. Foto NASA.

Desde el 29 de septiembre hasta el 5 de noviembre de 1969 los astronautas del Apolo 11, junto con sus respectivas esposas; Janet Armstrong, Patricia Collins y Joan Aldrin, se embarcaron en una gira mundial de buena voluntad denominada como “Project Giantstep” o “Giantstep Apollo 11“.

Cena de honor del Presidente Nixon a los astronautas del Apolo 11 y sus esposas. Autor y fecha desconocidos.

El impulsor de este tour fue el presidente Nixon. Su intención era enviar a la tripulación del Apolo 11 a visitar otras naciones para compartir información obtenida del histórico vuelo y los planes sobre la futura exploración espacial. El Departamento de Estado norteamericano se encargó de organizar las visitas contactando con las embajadas de los países a visitar.

Astronautas del Apolo 11 en Ciudad de Mexico – NASA 70-H-1553.

La gira comenzó en la Ciudad de México y terminó en Elmendorf, Alaska. Durante ese tiempo visitaron 24 países y se estima que, al menos, 100 millones de personas vieron a los astronautas y unas 25.000 les dieron la mano. Entre los regalos que la mítica tripulación ofrecía a los Jefes de Estado y a otros dignatarios que conocían, se encontraba una réplica de la placa dejada en la pata del Módulo lunar Águila, una réplica del disco dejado también en la Luna con distintos mensajes de buena voluntad escritos por personalidades de todo el Mundo y fotografías a color de la misión firmadas por los astronautas.

Air Force One (Boeing C-137 Stratoliner – VC-137B con número de cola 86970). Foto Wikipedia.

Para poder recorrer el globo, Nixon autorizó el uso del famoso Air Force One. El 4 de octubre de 1969, el avión presidencial norteamericano aterrizaba en Las Palmas de Gran Canaria procedente de Brasil. Los astronautas y sus esposas estuvieron descansando en Maspalomas dos días. El 6 por la tarde partieron hacia Madrid en donde permanecieron dos días más. El 8 de octubre salieron de la capital de España con destino Paris.

Llegada de Armstrong, Collins y sus esposas al Hotel Maspalomas Oasis el 4 de octubre de 1969. Revista Costa Canaria, num 15, 30/12/69.

Como anécdota, aquel sábado día 4, los tres astronautas no llegaron juntos al aeropuerto de Las Palmas. Buzz Aldrin llegó por su cuenta en un vuelo de Iberia procedente de Nueva York – vía Madrid – por la mañana.  Cuenta Don Antonio-Román Rodríguez en su libro “Maspalomas, un lugar histórico en la exploración del espacio exterior, memorias” que los funcionarios norteamericanos estaban obligados a viajar con la compañía aérea TWA, pero como cortesía se dejó que Aldrin viajara con Iberia para que ésta obtuviera un poco de publicidad. Sin embargo, una crónica de El Eco de Canarias detalló que Aldrin viajó con TWA de Nueva York a Madrid y en Madrid cogió el vuelo de Iberia hacia Las Palmas. Por la tarde, antes de que llegaran sus otros dos compañeros de misión, Buzz Aldrin se fue a la playa, estuvo navegando e incluso buceando entre la costa de Mogán y San Nicolás de Tolentino. A las nueve de la noche el Air Force One aterrizaba en Gran Canaria con los otros dos astronautas. Durante su estancia en el sur de la isla, los tres protagonistas y sus esposas se instalaron en el Hotel Maspalomas Oasis. En concreto en las habitaciones 113, 123 y 133.

El Eco de Canarias – 7 octubre 1969 – pag 13. Aldrin describiendo lo que acaba de ver. ¿Un pez?

El día siguiente se planificó como un domingo de descanso para los ilustres visitantes de las Islas. Todos, salvo Collins que se quedó en el hotel durmiendo y descansando, se fueron a pasar el día a navegar y tomar el sol. De ese día son las fotografías que realizó Eduardo López Merino, delegado de Información y Turismo en las islas, que iba en la falúa junto con Alberto Isasi (director del hotel) y Virgilio Suárez (dueño del barco). Se publicaron el martes 7 de octubre en El Eco de Canarias, con autoría de Félix Urquijo y, recientemente, se han recuperado en un artículo publicado en la revista QUO por Fernando López Mirones, hijo de Eduardo López. La más famosa de todas ellas, quizás, sea la de Aldrin con los brazos abiertos mientras se daba un baño. Los promotores turísticos de la zona, muy hábilmente, vendieron que Buzz Aldrin estaba indicando cómo era el pez que acaba de ver mientras buceaba. La realidad parece que fue otra. Por la noche, los astronautas cenaron en el hotel y se les entregó los “guanches de oro” como homenaje de la isla. La jornada terminó tarde después de cantar y bailar, como también se puede ver en las fotografías de la revista QUO.

Visita de los tres astronautas a la CYI de Maspalomas – 6 octubre 1969. Web: Bendix. Andrew Wells.

El lunes 6 por la mañana los astronautas estuvieron en el hotel y sus esposas aprovecharon para salir de compras e, incluso, ir a la peluquería. Sobre las tres y media de la tarde, los tres hombres salieron en un coche a visitar la estación de NASA en Montaña Blanca; la estación de la red MSFN (red de vuelos espaciales tripulados en sus siglas en inglés) que había ayudado en el seguimiento de la histórica misión del Apolo 11. Parece ser que no llegaron a entrar en el edificio principal y solo estuvieron 15 minutos charlando en la antesala con los técnicos antes de partir hacia el aeropuerto. A pesar de esta rápida visita, se oyó decir a Armstrong: “Tenía deseos de oír más cerca las voces familiares que oíamos allá arriba y que procedían de Maspalomas. Solo que ahora las escuchamos más tranquilos y más cerca y más claras”. Poco después de las cinco de la tarde, el Air Force One despegó del aeropuerto de Las Palmas con destino a Madrid a donde llegaría dos horas y media después. Allí fueron recibidos por el alcalde de Madrid, el director del INTA, el embajador de los Estados Unidos y Don Manuel Bautista, director español de las estaciones espaciales, entre otras personalidades. Comenzaba aquí una trepidante agenda cargada de actos oficiales. En la misma sala de recepciones del aeropuerto de Barajas se ofreció una pequeña rueda de prensa. Ahí es donde Armstrong dijo la famosa frase de: “Sin las vitales comunicaciones mantenidas entre el Apolo 11 y la estación Apolo, en Madrid, podemos afirmar que nuestro aterrizaje en la Luna no hubiera sido posible”. Pero también allí fue donde Michael Collins afirmó: “No me siento extranjero a causa de la amistad que me brindáis. Fresnedillas realizó una labor importantísima. Gracias por habernos ayudado a dar este paso gigantesco”. Posteriormente, y para concluir con la agenda de ese día, el ministro Manuel Fraga Iribarne les ofreció una cena en su honor en un hotel céntrico. Parece ser que en el menú hubo “Langostinos Mar de la tranquilidad” y “Helado Apolo 11” según cuenta la crónica del ABC. El Ayuntamiento le entregó a cada uno una estatuilla del “Oso y del Madroño” como símbolo de Madrid.

Franco recibiendo a los astronautas del Apolo 11. 7 de octubre de 1969.

A la mañana siguiente, a las 11 h, fueron recibidos en audiencia por Franco que les impuso la Cruz del Mérito Aeronáutico. Media hora después, los tres astronautas partieron hacia el Palacio de la Zarzuela en donde se entrevistaron con los Príncipes Don Juan Carlos y Doña Sofía. De allí salieron hacia Puerta de Hierro donde se formó una caravana, ellos iban en un coche azul descapotable, que recorrió las principales calles de Madrid; empezaron en Moncloa, bajaron por la calle Princesa, llegaron a la Plaza de España, subieron por Gran Vía, llegaron hasta la calle Alcalá, bajaron a Cibeles y allí tomaron dirección norte hacia el Paseo de Recoletos terminando en la Plaza de Colón. Allí los tres hombres colocaron una corona de laurel a los pies de la estatua de Colón en homenaje al descubridor de América. Una vez acabado el acto multitudinario en el que miles de personas saludaron a los tres míticos astronautas, Armstrong, Aldrin y Collins regresaron a su hotel. Allí les esperaban los toreros Antonio Bienvenida, Santiago Martín “El Viti” y Paco Camino con el fin de obsequiarles, a cada uno, con un traje de luces de su propiedad.

Portada de la revista QP de Telefónica, nº 32. Los astronautas del Apolo 11 pasando por el edificio de Telefónica. Cortesía Fundación Telefónica.

A las cinco de la tarde los astronautas se dirigieron a la sede del Ministerio de Información y Turismo (actual sede del Ministerio de Defensa) en el Paseo de la Castellana en donde dieron una conferencia y una rueda de prensa. Después de una breve introducción por parte de Armstrong, se proyectó una película de NASA explicando las etapas de la conquista espacial y las diversas fases de la misión del Apolo 11. Una vez terminada la película, y antes de la rueda de prensa, Neil Armstrong leyó la frase escrita en la placa que se dejó en la pata del Módulo lunar. Aquello provocó una cerrada ovación. Cuentan las crónicas que, en la rueda de prensa posterior, los astronautas se centraron en explicar el sentimiento de unidad y paz que su vuelo a la Luna provocó en todo el Mundo. Después de aquel acto, el embajador norteamericano ofreció, en su residencia, una recepción en honor a los tres famosos astronautas. Siendo éste el último de los actos oficiales celebrados en España.

El reportaje original del NODO del 13 de octubre de 1969 (NOT N 1397 B) se enlaza aquí.

Al día siguiente, miércoles 8 de octubre, los famosos hombres y sus esposas partieron a las nueve de la mañana hacia Paris. Terminaba aquí el homenaje y agradecimiento que los tres astronautas brindaban a España por su colaboración. Sin embargo, el cronista de ABC, Antonio Alférez, destacaba en su artículo del día 8 que notó como los tres astronautas ya acusaban llevar una “vida verdaderamente agitada” debido a todo lo que estaban viajando. Incluso reseña que vio como Armstrong y Aldrin se tomaban unos vasos de güisqui. Hay que recordar que Aldrin siempre achacó a esta gira el haberle causado graves problemas con el alcohol entre otras cosas. En cualquier caso, se trató de una histórica visita de reconocimiento y agradecimiento mutuo.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Anuncios

Apollo 11 (Documental)

30 mayo 2019

Esos colores.

Esa definición.

Esa ingeniera de Bendix, rodeada de ingenieros.

Ese momento, mientras se visten los astronautas.

Esa abrumadora cantidad de técnicos, en el Centro de control de lanzamiento de Cabo Cañaveral.

Ese polo rojo de Deke Slayton.

Esa cantidad ingente de gente, esperando el lanzamiento.

Ese ajuste de última hora, por parte de tres técnicos, de una válvula del Saturno V.

Esas camisas blancas de los técnicos.

Esa subida en ascensor a lo alto de la torre de lanzamiento.

Esos 60 segundos previos al despegue del cohete.

Ese paso por encima de Canarias, confirmando los datos de la inserción en órbita.

Ese grafismo tan simple y elegante.

Esa ignición de la tercera etapa, con destino a la Luna, mientras se produce el amanecer terrestre.

Esos planos, con dos o tres cámaras, de lo mismo al mismo tiempo.

Ese caricaturista, Paul Calle, dibujando en el Control de misión de Houston.

La sonrisa tranquila de Deke Slayton.

Esos cráteres lunares, vistos desde la órbita lunar.

Ese descenso a la superficie lunar.

Esa música de fondo.

Esas alarmas 1202 y 1201.

ESE DESCENSO A LA SUPERFICIE LUNAR.

Esa vista, desde la ventana del Módulo lunar, del “That’s one small step for a man, one giant leap for mankind”.

Ese “adiós amigo”, en español, de Buzz Aldrin justo antes de ingresar a la nave desde la superficie lunar.

Ese encuentro en órbita lunar entre el Módulo lunar y el Módulo de mando que parece una danza de seducción.

Ese John Stewart cantando “Mother country”.

Ese Océano Pacífico, antes de la reentrada.

Esa reentrada. Ese apagón de las comunicaciones. Esa apertura de los paracaídas.

Ese júbilo en Control de Misión de Houston. Ese júbilo del Mundo entero.

Ese helicóptero de recuperación número 66.

Esas palabras de Kennedy en la Universidad de Rice: “y hacer todo esto y hacerlo bien, y hacerlo primero antes de que acabe esta década, entonces deberemos ser audaces”.

Gracias Todd Douglas Miller, por dirigir este pedazo de documental.

ESTA OBRA MAESTRA.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Un par de exposiciones fotográficas sobre el Programa Apolo que no debes perderte

10 abril 2019

Exposición fotográfica en Fresnedillas (Casa de la Cultura)

Este mes de abril de 2019 se inauguran un par de exposiciones fotográficas sobre la Carrera espacial y el Programa Apolo. Ambas en la Comunidad de Madrid.

Exposición en la Facultad de Ciencias Fisicas (Madrid). Foto: Twitter de la Facultad.

La primera de ellas se puede ver, desde el día 4, en la planta baja de la Facultad de Ciencias Físicas de la Universidad Complutense de Madrid. Estará allí hasta el sábado 27. Son pocos días así que hay que aprovechar. Una pena no habernos enterado antes porque la exposición se abrió con una conferencia de Carlos González.

Cartel a la entrada de Fresnedillas de la Oliva (Madrid) – 2019. Foto: MrGorsky.

La otra la organiza el Ayuntamiento de Fresnedillas de la Oliva dentro de los actos sobre el cincuenta aniversario de la llegada a la Luna, por primera vez, con el Apolo 11. En la Casa de la Cultura se puede ver una colección de imágenes en blanco y negro de la estación de Fresnedillas durante la época de los vuelos del Programa Apolo. Tuve el placer de asistir a la inauguración el pasado sábado día 6 y he de decir que, junto con la conferencia que impartió Ernesto García Pérez sobre el Saturno V, mereció mucho la pena.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Reedición del número de la revista LIFE dedicado a Neil Armstrong

26 marzo 2019

Revista LIFE – reedición Neil Armstrong

El pasado mes de octubre de 2018, la famosa revista norteamericana LIFE reeditó el número especial dedicado a Neil Armstrong con motivo del estreno de la película Primer hombre (First man).

La publicación está llena de fotografías de la vida del famoso astronauta que acompañan a los nueve artículos que conforman el número especial.

Se me pasó comentarlo en el blog en su momento, pero no quería dejarlo pasar dado que quiero agradecer públicamente a Luis F. Rojo que me hiciera llegar un número de esta maravilla.

Gracias otra vez Luis y descuida que no se me ha olvidado que te debo dos botellas de buen vino español. 🙂

ANOTACIONES RELACIONADAS:

50 años del Apolo 8: los primeros humanos se acercan a la Luna

22 diciembre 2018

El 21 de diciembre de 1968 la NASA envió a tres astronautas a la órbita lunar. Sería la primera vez que unos seres humanos dejaban la órbita terrestre para introducirse en el espacio profundo con el fin de llegar a la Luna. Algo que nadie jamás había hecho antes.

El motivo por el que los norteamericanos decidieron dar ese gran salto fue porque había rumores de que los Soviéticos pretendían enviar cosmonautas a orbitar la Luna en diciembre y la NASA, en aquellos momentos ya, estaba en disposición de no permitir que los Soviéticos se les adelantaran de nuevo.

Cara oculta de la Luna (Apolo 8)

Sin embargo, la empresa no era nada fácil. De hecho, un alto directivo de NASA llegó a calificar aquello como la decisión más audaz que tomó la Agencia espacial norteamericana. Y es que, realmente, el Apolo 8 iba a ser la segunda misión tripulada del Programa Apolo. Y no solo eso sino que también iba a ser la primera vez que unos seres humanos viajasen al espacio a bordo del cohete Saturno V (el Apolo 7 había sido puesto en órbita por una versión mucho más sencilla y ligera del Saturno).

Además, el Comandante Frank Borman, el piloto del módulo de mando James Lovell y el piloto del módulo lunar William Anders iban a ser los primeros seres humanos que vieran la cara oculta de la Luna y el amanecer de la Tierra sobre el horizonte lunar con sus propios ojos durante diez veces, pues fueron diez las órbitas en las que el Apolo 8 estuvo rodeando a la Luna. Por cierto, imagen esa, la de la Tierra azul en la negrura absoluta del Universo, que ha quedado como un icono mundial y, por supuesto, un símbolo de la propia misión.

La Tierra desde la Luna (Apolo 8)

Aquella misión estuvo plagada de anécdotas. Unas de las más famosas, quizás, fueran la de la lectura del inicio del libro del Génesis durante la Nochebuena, la de que se nombraron a ocho cráteres lunares con los nombres de ocho astronautas fallecidos, la de que los astronautas saludaban y se despedían en muchas ocasiones con expresiones en español o cómo describieron a la Luna cada uno de los tres astronautas a su regreso (Borman como de “Tremenda e impresionante desolación”, Anders como “una playa sucia” y Lovell como “totalmente gris, parecía hecha de yeso”).

Otras anécdotas que hemos contado en el blog de aquella misión fueron:

Los primeros seres humanos en viajar hacia la Luna (Lovell, Anders y Borman)

Al igual que pasó con el Apolo 7, y con el resto de misiones tripuladas del Programa Apolo, a la Tierra solo regresó el módulo de mando de la nave Apolo. El del Apolo 8 se encuentra en el Museo de la Ciencia y de la Industria de Chicago (EE.UU.).

Respecto a los astronautas, a día de hoy, todos siguen vivos. Por cierto, el Comandante Borman vino a Madrid en febrero de 1969, unos meses después del Apolo 8, y visitó la estación de Fresnedillas, fue condecorado por Franco con la Cruz al Mérito Aeronáutico e impartió una conferencia en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) entre otras actividades. ¡Ojalá se pudiera rescatar aquella conferencia de alguna manera!

Kit de prensa del Apolo 8 (pág. 71)

Fresnedillas y el resto de la red de seguimiento, funcionaron perfectamente bien. Tanto la antena principal (la de Fresnedillas – prime) como la de Robledo de Chavela (Apollo Wing) siguieron al Módulo de mando y de servicio durante toda la misión. Cabe destacar que en Fresnedillas, durante aquella misión, se inauguró la sala de prensa para recibir a todos los periodistas acreditados. Lo malo, por decir algo, es que todos los técnicos tuvieron que trabajar durante las fechas navideñas, pero visto el resultado de aquella histórica misión, seguramente mereciera la pena.

Leyendo la hemeroteca del diario ABC de esos días, podemos comprobar cómo también la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE) y Radio Televisión Española (RTVE) participaron en aquella aventura, dado que muchas de las imágenes que se recibieron en Fresnedillas luego se trasmitían a Prado del Rey para reenviarlas a todo el Mundo gracias a Eurovision.

Módulo lunar (Apolo 9)

El Apolo 8 demostró que se podía llegar a la órbita lunar y salir de ella, pero aún quedaba comprobar si se había diseñado y construido una nave apropiada (el Módulo lunar) para descender desde la órbita lunar hasta la superficie lunar. Le llegaba el turno al Apolo 9.

Godspeed Apollo 8, you are GO for TLI!


La mía es la más bonita

23 enero 2018

Buzz Aldrin saludando a la bandera de EE.UU. con el Apolo 11

Y para que conste en acta, siempre he pensado que la bandera [de los EE.UU.] que Neil [Armstrong] y yo colocamos, parecía la mejor de las seis banderas que fueron plantadas por los astronautas en la Luna entre julio de 1969 y diciembre de 1972, cuando se completó la misión Apolo.

Buzz Aldrin en su libro “No dream is too high“.


Lunar, un corto hecho con las fotografías del Programa Apolo

30 mayo 2017

Seguimos creyendo que el Programa Apolo que consiguió llevar a 12 hombres a pisar la superficie de la Luna, sigue fascinando a muchas personas. La prueba es que, a casi 50 años de la llegada del Apolo 11 a nuestro satélite, se sigue generando material y contenido sobre aquella gran aventura del Ser humano.

Lo último que hemos podido ver, y admirar, en ese sentido, es un corto de poco más de 7 minutos titulado “Lunar” el cuál se ha realizado, única y exclusivamente, con las fotografías que tomaron los astronautas en todas las misiones Apolo. Si a eso le añades una banda sonora y, sobre todo, aplicas una serie de técnicas a las fotografías para dar sensación de movimiento el resultado es realmente maravilloso.

Captura del corto “Lunar”.

Hay que dar las gracias a los hermanos Christian y Wolfgang Stangl que han trabajado durante 18 meses para dar forma a este corto tan espectacular y les animamos, desde aquí, a que continúen con este tipo de iniciativas.

(Vía mi madre, ¡gracias mamá!).

ANOTACIONES RELACIONADAS: