Mi visita a la exposición “De Maspalomas a la Luna” (1 de 4)

8 diciembre 2019

Ha pasado una semana desde que regresé a la península desde Gran Canaria. Fueron cuatro días muy intensos, productivos y, sobre todo, inolvidables. Tanto por todas las actividades y visitas en las que participé, como por las personas que conocí. Debido a esta intensidad y productividad, voy a escribir varios artículos para compartir las vivencias y aprendizajes que adquirí.

Exposición “De Maspalomas a la Luna” (sala principal). Fotografía: Laura Morales.

El primero de esos artículos es este mismo. En él hablaré sobre la exposición que relata, espléndidamente, la participación canaria en la carrera espacial y los eventos que tuvieron lugar relacionados con su inauguración. En otro artículo tengo previsto comentar mis primeros “pinitos” en arqueología espacial y lo que descubrí cuando visité las tres parcelas en donde se ubicaban las naves y las antenas de la primitiva Estación Mercury (CYI) a principios de los años 60. Un artículo aparte irá dedicado a mi visita a la mítica Estación Apolo de Montaña Blanca, hoy conocida como Centro Espacial de Canarias, y a la conferencia que impartí antes, junto con el gran Valeriano Claros. Finalmente, en el último artículo de esta serie, comentaré mis visitas a las estaciones de Telefónica (Maspalomas y Agüimes) que dieron soporte a la Estación Apolo de NASA durante las misiones Apolo.

LA EXPOSICIÓN

Aterricé en Gran Canaria el jueves 28 de noviembre a primera hora. Prácticamente después de salir con el coche de alquiler en dirección a Maspalomas en donde se presentaba la exposición a los medios locales de comunicación, me llamó Mercy García, de Radio Dunas, para hacerme una pequeña entrevista telefónica que comparto aquí: podcast ivoox.

Entrada a la exposición “De Maspalomas a la Luna”.

Y llegamos a la exposición. El lugar escogido para exhibirla es todo un acierto. Estamos hablando del Faro de Maspalomas. Un lugar realmente emblemático y conocido. Referencia del lugar desde su construcción a finales del siglo XIX. La sala principal se encuentra en el primer piso, pero nada más acceder al edificio desde la calle, se entra en un patio en donde te recibe una fotografía enorme de los tres famosos astronautas del Apolo 11 cuando visitaron Maspalomas hace cincuenta años.

La exposición cuenta con dos salas, la principal, como digo, y una secundaria en donde se puede ver el video de 15 minutos cedido por Fundación Telefónica que se produjo con motivo de la exposición “De Madrid a la Luna”.

Exposición “De Maspalomas a la Luna”. Izq: Teletipo. Dcha: Reloj atómico.

Pero volvamos a la sala principal, en donde se pueden admirar una serie de paneles, con fotografías y textos explicativos (en español e inglés), una serie de videos y unas vitrinas con objetos varios (manuales originales de NASA, libros, diplomas, revistas, medallas e incluso una pequeñísima roca lunar). Entre los objetos que quizás más llamen la atención, se puede ver una maqueta cedida por el INTA de la nave Géminis, un teletipo original de la época de la Estación Apolo y un rack o bastidor, también de esa época, que controlada el reloj atómico (necesario para mantener la estabilidad y continuidad de la escala de tiempo durante las misiones espaciales). Tampoco podían faltar unas cuantas fotografías firmadas y dedicadas por los famosos astronautas del Apolo 11.

Exposición “De Maspalomas a la Luna”. Maqueta cedida por el INTA de la nave Géminis.

Aunque ya lo resalté en el anterior artículo, la comisaria de la exposición la ha planteado desde un punto de vista transversal, es decir, no solo se cuentan los hechos históricos que ocurrieron sino también se revelan las implicaciones indirectas que supuso, para los habitantes y trabajadores de la zona, el establecimiento a principio de los años 60, de una estación de seguimiento espacial norteamericana. Es fácil adivinar el choque cultural que ocurrió.

Panel de la exposición “De Maspalomas a la Luna”. Fotografía: Laura Morales.

Llegados a este punto, y una vez vista la exposición con mis propios ojos, he de decir que la comisaria, Laura Morales, ha realizado una excelente labor, tanto en descifrar y exponer la historia ocurrida de forma rigurosa, como en la documentación de esta. Me imagino, viendo los objetos expuestos, cómo ha debido de ser el trabajo para gestionarlos y adquirirlos. Enhorabuena Laura, y muchas felicidades una vez más.

Exposición “De Maspalomas a la Luna”: Presentación a los medios. De izq. a dcha: Laura Morales (Comisaria), Valeriano Claros, Concepción Narváez (Alcaldesa), Elena Espino (Concejala), Enrique Teruel. http://www.maspalomas.com

Aquella mañana estuvimos presentes, para explicar a los medios de comunicación la importancia de esta exposición, la alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, señora Concepción Narváez, la concejala de cultura, señora Elena Espino, la comisaria de la exposición, Valeriano Claros y yo mismo. Una vez atendidos a los medios, por cierto, muchos y muy interesados en el tema según pude comprobar, se terminó el acto de presentación. Pero el día no terminó ahí. Aún nos quedaba el acto oficial de inauguración que ocurriría por la tarde, durante el atardecer y en la calle, bajo los pies del Faro.

EL ACTO OFICIAL DE INAUGURACIÓN

Mientras corría una agradable brisa marina, la periodista Eva Marrero empezó a presentar el acto desde un sencillo atril y con una pantalla detrás que proyectaba muchas de las imágenes que están expuestas en la exhibición. El primer invitado en tomar la palabra fue el también periodista Don Ángel Tristán Pimienta, un lugareño conocido, que vivió y narró lo sucedido en Maspalomas durante aquella época de los inicios de la conquista espacial. Con humor e improvisación, el señor Tristán nos regaló unas cuantas anécdotas de aquellos tiempos.  Durante su discurso, se hizo referencia al artículo que escribió sobre la estación de NASA en Maspalomas publicado en el número 636 (15 de diciembre de 1968) de la Gaceta Ilustrada.

Intervención de Don Ángel Tristán en la inauguración oficial de la exposición “De Maspalomas a la Luna”.

Cuando terminó el turno de Don Ángel, subió al escenario Valeriano Claros. Valeriano estuvo en la Estación de NASA durante todos los vuelos que tocaron la superficie lunar hasta el cierre de esa estación en 1975. En su intervención pudimos escuchar cómo fue vivir y trabajar en aquel lugar tan destacado de la historia de la humanidad. Y cómo permaneció en la estación, al término de su turno, para poder ver en directo las imágenes de Armstrong y Aldrin en la Luna a través de la antena USB de 9 metros de diámetro y de la red NASCOM. Un auténtico lujo.

Intervención de Valeriano Claros en la inauguración oficial de la exposición “De Maspalomas a la Luna”.

Una vez terminada la alocución de Valeriano, la concejala de cultura Elena Espino, tomó la palabra y agradeció a Ángel Tristán y a Valeriano sus palabras. Entregando, a este último, un presente como reconocimiento y agradecimiento por la labor realizada al frente de la Estación Apolo de NASA en Maspalomas.  Al terminar el discurso de la concejala, la banda de música “Maspalomas Sol y Arena” subió al escenario y amenizó el lugar con unas cuantas melodías.

Homenaje a Valeriano Claros en la inauguración oficial de la exposición “De Maspalomas a la Luna”.

Posteriormente, y ya para finalizar los actos de ese día, se procedió a dar por inaugurada oficialmente la exposición, invitándose a todos los presentes que así lo quisieran a acceder al edificio del Faro para contemplarla y admirarla. Allí pude saludar, entre otras personas, a Don Ángel Tristán.

EL HOTEL RIU PALACE OASIS

Después de visitar de nuevo la exposición brevemente, Valeriano, su esposa Carmen y yo, nos retiramos al Hotel Riu Palace Oasis, el famoso Hotel Maspalomas Oasis en donde se hospedaron los astronautas del Apolo 11 y 12, a disfrutar de una exquisita cena. Aprovecho ahora el momento para resaltar la maravillosa reforma que ha sufrido recientemente el hotel y su excelente trato hacia nosotros. Sin duda, recomiendo a todo el mundo que vaya y disfrute unos días de esas magníficas instalaciones con unos excelentes profesionales. Yo desde luego volveré. Tampoco me puedo olvidar de mencionar, y agradecer, a Ángeles y Nieves, de la empresa IMACO 89, por su magnífico trabajo organizando todos los actos y haciéndonoslo muy fácil a los invitados.

Hotel Maspalomas Oasis. Visita de los astronautas del Apolo 12 (Febrero 1970).

Se terminaba aquí la jornada por todo lo alto. Sin embargo, en el artículo no he narrado todo lo que viví aquel día. Me faltó contaros lo que pasó entre la presentación de la exposición a la prensa y la inauguración oficial. Pero eso lo dejaré para el siguiente artículo. No os lo perdáis porque seguro que os gustará.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

De Maspalomas a la Luna (exposición)

27 noviembre 2019

De Maspalomas a la Luna (1969-2019)

Se puede afirmar, sin ningún género de duda, que gracias al acuerdo que firmaron los Gobiernos español y norteamericano el 18 de marzo de 1960 para que se pudiera instalar una estación de seguimiento de las naves tripuladas del Programa Mercury, se sentaron los cimientos de la participación española en el Programa Apolo a la Luna.

Si los norteamericanos no se hubieran fijado en nuestras queridas Islas Canarias para establecer allí una base fundamental para controlar el lanzamiento y las demás fases de los vuelos orbitales del Programa Mercury, la historia hubiera sido muy distinta a como la conocemos hoy y, lo más seguro, es que no existiera siquiera el Complejo de Comunicaciones con el Espacio Profundo de Madrid (en inglés: Madrid Deep Space Communications Complex o MDSCC). Una de las tres estaciones de la red DSN de NASA operada, íntegramente, por personal español. Por tanto, no miento cuando afirmo que todo empezó en Canarias, en la isla de Gran Canaria, en concreto al sur, en Maspalomas, muy cerca de sus dunas y de su esbelto faro.

Faro de Maspalomas desde el interior de la sala de exposiciones. Fotografía cortesía de Laura García Morales.

Pues bien, desde el próximo jueves 28 de noviembre hasta el jueves 30 de enero de 2020, se va a poder disfrutar, en el Faro de Maspalomas, de la exposición titulada “De Maspalomas a la Luna” en horario de lunes a viernes desde las 10:30h a las 17:30h. La comisaria de la muestra, Laura García Morales, ha planteado la exposición desde un punto de vista transversal, en donde no solo se explica la participación histórica de Maspalomas y sus gentes en el programa espacial norteamericano desde el inicio del mismo y que llevaría a que doce hombres pisaran la Luna entre 1969 y 1972, sino también cómo esas instalaciones, y los técnicos norteamericanos que trabajaron en ellas, influyeron, en distintos aspectos, a los canarios en general y a los tirajaneros en particular.

La exposición también recoge la visita de los astronautas del Apolo 11 a Maspalomas, dentro de la gira mundial de buena voluntad, y de la que también se acaba de cumplir 50 años como recogimos en este blog, y de los astronautas del Apolo 12 en febrero de 1970.

Pieza de la Estación regalada al Hotel Oasis Maspalomas. Fotografía cortesía de Laura García Morales.

Entre los objetos que se pueden ver están catálogos y manuales originales de NASA utilizados por los técnicos en las estaciones, fotografías (algunas dedicadas), sellos, insignias y medallas, vídeos con testimonios de trabajadores canarios y una pieza de un repetidor de comunicaciones de la Canary Station de la época de las misiones Apolo que los astronautas dejaron en el Hotel Maspalomas Oasis cuando se hospedaron allí.

El Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial (INTA), a través del Centro Espacial de Canarias, colabora cediendo parte de la maquinaria original de la sala de control de la estación y que, según parece, había estado almacenada en un contenedor durante más de 40 años, además de una maqueta de la cápsula espacial Géminis.

Géminis VI. 15 diciembre 1965.

La Fundación Telefónica participa también con esta muestra, cediendo los videos que se han producido para la exposición “De Madrid a la Luna”, de la cual soy comisario, como bien saben los lectores habituales del blog (😊). Por ese motivo, el Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana han tenido la amabilidad y la generosidad de invitarme a la inauguración de esta exposición.

Los actos comenzarán el jueves 28 a las 11h de la mañana con una presentación a los medios de comunicación. A las 18:30h, en el exterior del Faro de Maspalomas, se producirá el acto principal. En él está previsto que hablen el periodista Ángel Tristán Pimienta – que recordará cómo vivieron los periodistas y la población en general la visita de los astronautas durante los días que permanecieron en Maspalomas – y el mítico Valeriano Claros Guerra, – exdirector de Operaciones del Centro Espacial de la NASA en Maspalomas (1969-1975) -, que explicará la importancia que tuvo el centro espacial de la NASA en Maspalomas en la misión del Apolo 11 así como en el resto de las misiones Apolo. Posteriormente tomarán la palabra los representantes del Cabildo de Gran Canaria y del Gobierno de Canarias, así como también la Alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, Concepción Narváez. Finalmente, y antes de proceder a la visita de la exposición, está previsto que actúe durante unos minutos la banda de música “Maspalomas Sol y Arena”. Además, en el exterior del Faro, se instalará megafonía y una pantalla de 4 x 2 metros en la que se proyectarán, desde las 18h, imágenes de las portadas y páginas del interior de los periódicos y revistas del año 1969, con el seguimiento de la noticia de la visita de los astronautas y fotografías de su estancia.

Interior de la sala de exposiciones (edificio del Faro de Maspalomas). Fotografía cortesía de Laura García Morales.

Al día siguiente, viernes 29, tendré el honor de impartir una charla sobre los inicios de la Canary Station. Esta breve conferencia es un complemento a la charla principal que impartirá después mi admirado Valeriano Claros sobre el crucial papel de la estación INTA-NASA en Gran Canaria durante las misiones Apolo a la Luna. Estas conferencias empezarán a las 9:30h en el Centro Socio Cultural de Mayores de San Fernando de Maspalomas.

El lunes 2 de diciembre se estrenará, a las 19 horas en el Centro Cultural de Maspalomas, el documental “Moon on the Man” del director grancanario Gerardo Carrera. Se trata de un trabajo audiovisual que recoge los testimonios de antiguos trabajadores y otras figuras que vivieron estos acontecimientos. Este documental se exhibirá en una sala del Faro de Maspalomas, mientras dure la exposición.

Documental canario “Moon on the man”.

No quiero olvidarme tampoco de mencionar que, el jueves 19 de diciembre, la canaria Nadjejda Vicente hablará de su experiencia, como periodista especializada en el espacio y de su labor como relaciones públicas y divulgadora científica. Nadjejda ha publicado el magnífico libro “La cuenta atrás. De la carrera espacial al turismo cósmico”. Se trata de un apasionante relato que tengo pendiente de reseñar en el blog pero que os invito a leerlo ya porque está muy bien. Además, Nadjejda, es autora de la tesis doctoral: “Ayer, hoy y mañana de la información espacial: metamorfosis del periodismo especializado en la era espacial”.

Como se puede comprobar, los actos vienen cargados. Si esto no fuera suficiente voy a poder visitar el Centro Espacial de Canarias, la antigua estación que se abrió en Montaña Blanca, para dar servicio a las misiones Apolo con la antena en Banda S Unificada (USB) de 9 metros (¡gracias Juan!). Además, prometo hacer muchas fotografías y recorrer los otros lugares míticos, como las ubicaciones originales de la estación Mercury (aunque algunos ya no existen), la estación de Telefónica de Agüimes e intentaré localizar los terrenos en donde se instaló la primera estación de Telefónica en Maspalomas, la que tenía las dos antenas blancas de 12,6 metros de diámetro. A mi vuelta, intentaré publicar todo en otro artículo.

Estación Intelsat de Telefónica en Maspalomas para el Programa Apolo. Ya no existe. Fotografía cortesía Fundación Telefónica.

¡Vamos!

PAO: This is Apollo Control. The Canary Island station has acquisition of Apollo 11 now. We’ll continue to stand by live for any air-to-ground communication. We’re showing an orbital weight of the combined vehicles of 297,914 pounds.

000:17:38 Comm Tech: Uh, you… Houston Comm Tech. Canary Comm Tech.

000:18:18 McCandless: Apollo 11, this is Houston through Canary. Over.

000:18:23 Armstrong: Roger. Reading you loud and clear. Our insertion checklist is complete, and we have no abnormalities.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El regalo del Apolo, por Carl Sagan

9 noviembre 2019

Hoy, 9 de noviembre de 2019, Carl Sagan hubiera cumplido 85 años y por ese motivo queremos recordar el texto (El regalo del Apolo) que escribió sobre la importancia y significación que tuvo el Programa Apolo para la humanidad.

El artículo se publicó originariamente en la revista Parade pero luego, en 1994, se añadió como un capítulo del libro de Sagan “Un punto azul pálido: Una visión del futuro humano en el espacio”. El texto combina el optimismo de Carl Sagan por la tecnología (como se evidenció en las misiones Apolo) con la amenaza para el futuro de la humanidad por un mal uso de esta.

En la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos se puede ver el documento original, corregido a mano por el propio Sagan.

Sea cual fuera la razón que puso en marcha el Programa Apolo y con independencia de lo comprometido que se hallara con el nacionalismo de la Guerra Fría y con los instrumentos de la muerte, el ineludible reconocimiento de la unidad y fragilidad de la Tierra constituye su claro y luminoso dividendo, el inesperado regalo final del Apolo.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

La exposición “De Madrid a la Luna” en Espacio Fundación Telefónica se prorroga hasta febrero de 2020

5 noviembre 2019

Ya es oficial. La exposición “De Madrid a la Luna” sobre la participación española y, en concreto, de Telefónica en el Programa Apolo que llevó a que doce hombres pisaran la Luna se prorroga hasta el próximo domingo 2 de febrero de 2020.

En principio, esta pequeña exposición iba a durar hasta el domingo 17 de este mes de noviembre, pero la Fundación Telefónica ha decidido alargarla casi tres meses más.

Como comisario de la exposición nada más que puedo agradecer a los responsables de la Fundación el haber decidido ampliarla. Tampoco puedo olvidarme de todas las personas que ya la han visitado a las que también les agradezco que se hayan pasado por allí. Y a los que aún no lo han hecho, invitarles a encontrar un hueco en sus agendas porque estoy convencido de que a muchos les sorprenderá esta curiosa y poco conocida historia sobre el papel de España en la llegada del ser humano a la Luna a finales de los años 60 y principios de los 70.

Recuerdo que la exposición está en la segunda planta del Espacio Fundación Telefónica de la Calle Fuencarral nº 3 de la ciudad de Madrid. El horario de visitas es de martes a domingo (el lunes está cerrado), de 10h de la mañana a 20h de la tarde. El acceso es gratuito.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Dos conferencias más en Madrid sobre el Programa Apolo que no debes perderte

22 octubre 2019

Si estás en Madrid durante esta próxima semana tienes dos eventos que no deberías perderte.

Jornadas científicas en San Lorenzo de El Escorial (Octubre 2019).

Conferencia “La luna, un salto de gigante” de nuestro admirado Carlos González.

Viernes 26 de octubre a las 12:30h en la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial (C/ Floridablanca nº 3). Está organizada por el Ateneo Escurialense.

Programa de la jornada: “Las telecomunicaciones que llevaron al Hombre a la Luna”.

Jornada “Las telecomunicaciones que llevaron al Hombre a la Luna” organizada por el Foro Histórico de las Telecomunicaciones.

Lunes 28 de octubre a las 18:00h en el salón de actos del Instituto de la Ingeniería de España en Madrid (C/ General Arrando 38).

En la jornada hay prevista una conferencia de Valeriano Claros titulada “Las telecomunicaciones de las Misiones Apolo: la visión de uno de sus protagonistas” sobre las 18:45h. Posteriormente habrá un coloquio / debate.

Es imprescindible apuntarse previamente, aunque la jornada se podrá seguir en directo por internet.

¡No te las puedes perder!

Por cierto, se me olvidó enlazar e informar a todos de la web “Apollo XI – 50 aniversario en donde podéis estar al tanto de eventos relacionados con los 50 años de la llegada del hombre a la Luna por primera vez.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

50 años de la visita de los astronautas del Apolo 11 a España

7 octubre 2019

Comienzo de la gira mundial de los astronautas del Apolo 11 – 29 septiembre 1969. Foto NASA.

Desde el 29 de septiembre hasta el 5 de noviembre de 1969 los astronautas del Apolo 11, junto con sus respectivas esposas; Janet Armstrong, Patricia Collins y Joan Aldrin, se embarcaron en una gira mundial de buena voluntad denominada como “Project Giantstep” o “Giantstep Apollo 11“.

Cena de honor del Presidente Nixon a los astronautas del Apolo 11 y sus esposas. Autor y fecha desconocidos.

El impulsor de este tour fue el presidente Nixon. Su intención era enviar a la tripulación del Apolo 11 a visitar otras naciones para compartir información obtenida del histórico vuelo y los planes sobre la futura exploración espacial. El Departamento de Estado norteamericano se encargó de organizar las visitas contactando con las embajadas de los países a visitar.

Astronautas del Apolo 11 en Ciudad de Mexico – NASA 70-H-1553.

La gira comenzó en la Ciudad de México y terminó en Elmendorf, Alaska. Durante ese tiempo visitaron 24 países y se estima que, al menos, 100 millones de personas vieron a los astronautas y unas 25.000 les dieron la mano. Entre los regalos que la mítica tripulación ofrecía a los Jefes de Estado y a otros dignatarios que conocían, se encontraba una réplica de la placa dejada en la pata del Módulo lunar Águila, una réplica del disco dejado también en la Luna con distintos mensajes de buena voluntad escritos por personalidades de todo el Mundo y fotografías a color de la misión firmadas por los astronautas.

Air Force One (Boeing C-137 Stratoliner – VC-137B con número de cola 86970). Foto Wikipedia.

Para poder recorrer el globo, Nixon autorizó el uso del famoso Air Force One. El 4 de octubre de 1969, el avión presidencial norteamericano aterrizaba en Las Palmas de Gran Canaria procedente de Brasil. Los astronautas y sus esposas estuvieron descansando en Maspalomas dos días. El 6 por la tarde partieron hacia Madrid en donde permanecieron dos días más. El 8 de octubre salieron de la capital de España con destino Paris.

Llegada de Armstrong, Collins y sus esposas al Hotel Maspalomas Oasis el 4 de octubre de 1969. Revista Costa Canaria, num 15, 30/12/69.

Como anécdota, aquel sábado día 4, los tres astronautas no llegaron juntos al aeropuerto de Las Palmas. Buzz Aldrin llegó por su cuenta en un vuelo de Iberia procedente de Nueva York – vía Madrid – por la mañana.  Cuenta Don Antonio-Román Rodríguez en su libro “Maspalomas, un lugar histórico en la exploración del espacio exterior, memorias” que los funcionarios norteamericanos estaban obligados a viajar con la compañía aérea TWA, pero como cortesía se dejó que Aldrin viajara con Iberia para que ésta obtuviera un poco de publicidad. Sin embargo, una crónica de El Eco de Canarias detalló que Aldrin viajó con TWA de Nueva York a Madrid y en Madrid cogió el vuelo de Iberia hacia Las Palmas. Por la tarde, antes de que llegaran sus otros dos compañeros de misión, Buzz Aldrin se fue a la playa, estuvo navegando e incluso buceando entre la costa de Mogán y San Nicolás de Tolentino. A las nueve de la noche el Air Force One aterrizaba en Gran Canaria con los otros dos astronautas. Durante su estancia en el sur de la isla, los tres protagonistas y sus esposas se instalaron en el Hotel Maspalomas Oasis. En concreto en las habitaciones 113, 123 y 133.

El Eco de Canarias – 7 octubre 1969 – pag 13. Aldrin describiendo lo que acaba de ver. ¿Un pez?

El día siguiente se planificó como un domingo de descanso para los ilustres visitantes de las Islas. Todos, salvo Collins que se quedó en el hotel durmiendo y descansando, se fueron a pasar el día a navegar y tomar el sol. De ese día son las fotografías que realizó Eduardo López Merino, delegado de Información y Turismo en las islas, que iba en la falúa junto con Alberto Isasi (director del hotel) y Virgilio Suárez (dueño del barco). Se publicaron el martes 7 de octubre en El Eco de Canarias, con autoría de Félix Urquijo y, recientemente, se han recuperado en un artículo publicado en la revista QUO por Fernando López Mirones, hijo de Eduardo López. La más famosa de todas ellas, quizás, sea la de Aldrin con los brazos abiertos mientras se daba un baño. Los promotores turísticos de la zona, muy hábilmente, vendieron que Buzz Aldrin estaba indicando cómo era el pez que acaba de ver mientras buceaba. La realidad parece que fue otra. Por la noche, los astronautas cenaron en el hotel y se les entregó los “guanches de oro” como homenaje de la isla. La jornada terminó tarde después de cantar y bailar, como también se puede ver en las fotografías de la revista QUO.

Visita de los tres astronautas a la CYI de Maspalomas – 6 octubre 1969. Web: Bendix. Andrew Wells.

El lunes 6 por la mañana los astronautas estuvieron en el hotel y sus esposas aprovecharon para salir de compras e, incluso, ir a la peluquería. Sobre las tres y media de la tarde, los tres hombres salieron en un coche a visitar la estación de NASA en Montaña Blanca; la estación de la red MSFN (red de vuelos espaciales tripulados en sus siglas en inglés) que había ayudado en el seguimiento de la histórica misión del Apolo 11. Parece ser que no llegaron a entrar en el edificio principal y solo estuvieron 15 minutos charlando en la antesala con los técnicos antes de partir hacia el aeropuerto. A pesar de esta rápida visita, se oyó decir a Armstrong: “Tenía deseos de oír más cerca las voces familiares que oíamos allá arriba y que procedían de Maspalomas. Solo que ahora las escuchamos más tranquilos y más cerca y más claras”. Poco después de las cinco de la tarde, el Air Force One despegó del aeropuerto de Las Palmas con destino a Madrid a donde llegaría dos horas y media después. Allí fueron recibidos por el alcalde de Madrid, el director del INTA, el embajador de los Estados Unidos y Don Manuel Bautista, director español de las estaciones espaciales, entre otras personalidades. Comenzaba aquí una trepidante agenda cargada de actos oficiales. En la misma sala de recepciones del aeropuerto de Barajas se ofreció una pequeña rueda de prensa. Ahí es donde Armstrong dijo la famosa frase de: “Sin las vitales comunicaciones mantenidas entre el Apolo 11 y la estación Apolo, en Madrid, podemos afirmar que nuestro aterrizaje en la Luna no hubiera sido posible”. Pero también allí fue donde Michael Collins afirmó: “No me siento extranjero a causa de la amistad que me brindáis. Fresnedillas realizó una labor importantísima. Gracias por habernos ayudado a dar este paso gigantesco”. Posteriormente, y para concluir con la agenda de ese día, el ministro Manuel Fraga Iribarne les ofreció una cena en su honor en un hotel céntrico. Parece ser que en el menú hubo “Langostinos Mar de la tranquilidad” y “Helado Apolo 11” según cuenta la crónica del ABC. El Ayuntamiento le entregó a cada uno una estatuilla del “Oso y del Madroño” como símbolo de Madrid.

Franco recibiendo a los astronautas del Apolo 11. 7 de octubre de 1969.

A la mañana siguiente, a las 11 h, fueron recibidos en audiencia por Franco que les impuso la Cruz del Mérito Aeronáutico. Media hora después, los tres astronautas partieron hacia el Palacio de la Zarzuela en donde se entrevistaron con los Príncipes Don Juan Carlos y Doña Sofía. De allí salieron hacia Puerta de Hierro donde se formó una caravana, ellos iban en un coche azul descapotable, que recorrió las principales calles de Madrid; empezaron en Moncloa, bajaron por la calle Princesa, llegaron a la Plaza de España, subieron por Gran Vía, llegaron hasta la calle Alcalá, bajaron a Cibeles y allí tomaron dirección norte hacia el Paseo de Recoletos terminando en la Plaza de Colón. Allí los tres hombres colocaron una corona de laurel a los pies de la estatua de Colón en homenaje al descubridor de América. Una vez acabado el acto multitudinario en el que miles de personas saludaron a los tres míticos astronautas, Armstrong, Aldrin y Collins regresaron a su hotel. Allí les esperaban los toreros Antonio Bienvenida, Santiago Martín “El Viti” y Paco Camino con el fin de obsequiarles, a cada uno, con un traje de luces de su propiedad.

Portada de la revista QP de Telefónica, nº 32. Los astronautas del Apolo 11 pasando por el edificio de Telefónica. Cortesía Fundación Telefónica.

A las cinco de la tarde los astronautas se dirigieron a la sede del Ministerio de Información y Turismo (actual sede del Ministerio de Defensa) en el Paseo de la Castellana en donde dieron una conferencia y una rueda de prensa. Después de una breve introducción por parte de Armstrong, se proyectó una película de NASA explicando las etapas de la conquista espacial y las diversas fases de la misión del Apolo 11. Una vez terminada la película, y antes de la rueda de prensa, Neil Armstrong leyó la frase escrita en la placa que se dejó en la pata del Módulo lunar. Aquello provocó una cerrada ovación. Cuentan las crónicas que, en la rueda de prensa posterior, los astronautas se centraron en explicar el sentimiento de unidad y paz que su vuelo a la Luna provocó en todo el Mundo. Después de aquel acto, el embajador norteamericano ofreció, en su residencia, una recepción en honor a los tres famosos astronautas. Siendo éste el último de los actos oficiales celebrados en España.

El reportaje original del NODO del 13 de octubre de 1969 (NOT N 1397 B) se enlaza aquí.

Al día siguiente, miércoles 8 de octubre, los famosos hombres y sus esposas partieron a las nueve de la mañana hacia Paris. Terminaba aquí el homenaje y agradecimiento que los tres astronautas brindaban a España por su colaboración. Sin embargo, el cronista de ABC, Antonio Alférez, destacaba en su artículo del día 8 que notó como los tres astronautas ya acusaban llevar una “vida verdaderamente agitada” debido a todo lo que estaban viajando. Incluso reseña que vio como Armstrong y Aldrin se tomaban unos vasos de güisqui. Hay que recordar que Aldrin siempre achacó a esta gira el haberle causado graves problemas con el alcohol entre otras cosas. En cualquier caso, se trató de una histórica visita de reconocimiento y agradecimiento mutuo.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El papel de la estación INTA/NASA en Maspalomas durante la misión del Apolo 11, por Valeriano Claros

25 septiembre 2019

Valeriano Claros Guerra. We are NASA. US Embassy Madrid.

Valeriano Claros Guerra ha tenido la generosidad de ceder a este blog el artículo que escribió el pasado mes de julio con motivo de los cincuenta años del lanzamiento del Apolo 11. Para Mr.Gorsky es todo un honor poder publicarlo y alojarlo aquí para que quede constancia en el futuro. Así mismo quiero expresar mi infinita gratitud a Valeriano por ello.

— — —

“Escribo estas vivencias para revindicar, en el día del cincuentenario del lanzamiento del Apolo 11, el trabajo que españoles y americanos, codo con codo, hicimos en la estación de NASA de la Isla de Gran Canaria (CYI) para contribuir al éxito del Programa Apolo.

MSFN – Red de vuelos espaciales tripulados de NASA. En rojo la situación de la estación CYI.

CYI fue la primera estación de la red MSFN que durante el seguimiento del Apolo 11 confirmó la inserción en la órbita de aparcamiento y, después con las otras estaciones de la red, contribuir al control y preparación de la nave para su inyección a la órbita translunar.

Estación de NASA en Canarias (CYI). Montaña Blanca. Año 1971.

Además del equipamiento como estación de seguimiento, NASA estableció en Gran Canaria, un Observatorio de la Red de Partículas Solares integrado en la red de la National Oceanographic and Atmospheric Administration (NOAA) de Carnarvon (Australia del Oeste) y Houston, y que constaba de un telescopio óptico para la observación de la radiación solar el espectro Hα y un radiotelescopio solar. Su función era predecir tormentas solares y poder proteger a los astronautas durante todo el vuelo y especialmente en la superficie lunar, avisándoles, si la intensidad de la radiación era superior a la protección que les daba los trajes espaciales, protegerse en el Módulo de Excursión Lunar (LEM) y, si no era suficiente debían abortar la misión y regresar al módulo de mando (CSM) en la órbita lunar posicionándolo de forma que quedasen protegidos por el gran grosor del escudo térmico del frente del módulo que estaba preparado para la reentrada en la Tierra.

CYI SPAN. Telescopio y radiotelescopio de observación solar.

Comienzo mis recuerdos en diciembre de 1968, cuando apareció un anuncio en el ABC de Madrid en el que el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) solicitaba ingenieros y técnicos en electrónica y telecomunicaciones que hablasen inglés para las Estaciones de Seguimiento de Satélites INTA/NASA del Programa Apolo de NASA en Fresnedillas de la Oliva (Madrid) y en la Isla de Gran Canaria.

Entrada a la Estación Madrid Apollo Prime. Red NASA MSFN. Fresnedillas de la Oliva. Autor: se ruega confirmación.

Con mi experiencia en la fábrica de ITT en Boksburg (África del Sur) para adaptar un equipo de comunicaciones – que multiplicaba por cuatro las comunicaciones simultáneas en las líneas de hilo de cobre – del sistema NEP al sistema ISEP y ponerlo en producción en Standard Eléctrica. S.A, yo consideraba que, tras dos años en la industria, era el momento de cambiar de trabajo y, por ello, me presenté a solicitar información.

INTA y NASA me seleccionaron para ocupar el puesto de Supervisor de Comunicaciones en la estación de Fresnedillas, pero cuando estaba a punto de pedir mi baja en Standard Eléctrica, me comunicaron que por razones del Reglamento del Personal no funcionario de la Administración Militar, por el que me contrataban, tenían que dárselo a un ingeniero que procedía de la estación de Robledo.

Estación Madrid Apollo Wing. Red NASA DSN. Actualmente MDSCC. Robledo de Chavela (Madrid).

Me ofrecieron el mismo puesto en la estación de la Isla de Gran Canaria y me propusieron un viaje a Canarias para ser entrevistado por el director de NASA y los ingenieros de BENDIX que eran los responsables de Mantenimiento y Operaciones (M&O) de dicha estación.

CYI: Antenas de control de satélites. Alejadas de las antenas VHF y Banda S para evitar interferencias.

Parece que quedaron satisfechos y, el 1 de febrero de 1969, me trasladé a Las Palmas con una maleta de ropa, un baúl de libros y muchas ilusiones para empezar mi vida profesional en las actividades espaciales y poder participar en las misiones tripuladas Apolo de NASA a Luna a pesar de tener que renunciar a la beca que me había concedido la Fundación Fullbright para cursar un Máster en la Universidad de Rochester en el estado de New York.

NASA. Configuración de la red NASCOM para el Apolo 11.

Rápidamente encajé en el grupo de técnicos de BENDIX y con el Supervisor de Comunicaciones, Ed Crough, que me encargó del Mini Centro de Conmutación de la estación y de las relaciones con TELEFÓNICA para intentar mejorar el funcionamiento de los circuitos telefónicos con Goddard Space Flight Centre (GSFC) y el Centro de Conmutación NASCOM, situado en la Estación de Robledo Chavela. También de la implementación de un servicio especial de vigilancia y mantenimiento durante los periodos críticos de las operaciones, especialmente durante los viajes de ida y vuelta a la Luna. Fue fácil, pues al frente de la Estación de INTELSAT que construyó TELEFÓNICA junto a la Estación Apolo, que nos daba servicio, estaba mi compañero de carrera y gran amigo, Enrique Used Aznar.

Primera estación de la CTNE en Maspalomas para el Programa Apolo. Fotografía cortesia de TELEFÓNICA.

Una vez aclimatado al entorno canario y al trabajo en equipo muy regulado por normas estrictas de NASA, viajé al Centro de Entrenamiento y Pruebas de la Red de Estaciones (Network Training and Test Facility, NT&TF) en Greenbelt, Maryland, donde permanecí casi dos meses para conocer en profundidad el funcionamiento de la Red de Estaciones de Vuelos Tripulados (Manned Space Flight Network, MSFN),  los detalles de la trayectoria de los vuelos, los 16 momentos críticos del viaje de ida y vuelta a la Luna y la coordinación de las comunicaciones en la red NASCOM (12 estaciones con antenas parabólicas de 10 metros de diámetro y 3 con antenas de 27 m) así como las particularidades de los diferentes sistemas y equipamientos de la estación. Fue el curso denominado Adiestramiento en la Red de Vuelos Tripulados (MSFN Indoctrination) por el que pasamos muchos de los ingenieros y técnicos de todas las estaciones de la red.

Portada del manual de entrenamiento sobre la red MSFN de NASA. Apollo MSFN Indoctrination.

Allí, no sólo me enseñaron las nuevas técnicas de modulación para las señales de telemetría, telemando y medidas de distancias, sino a la operación de los equipos relacionadas con ellas muy especialmente los módems que por aquellos tiempos tenían velocidades de 2.4 o 4.8 kbps. Pero lo fundamental fue que tanto los compañeros americanos como los profesores imbuyeron en mí su entusiasmo por llegar a la Luna que bullía en la sociedad americana.

Consolas de control de la estación CYI de NASA. Fotografia: Cortesía de Andrew Wells – Guildford, R.U.

Para ilustrarlo una anécdota: al terminar el curso entrenamiento, el director del Centro me preguntó que, si volvía directamente a Canarias, podría llevarme una pieza que era requerida para la antena de CYI antes de lanzamiento del Apolo 11.

Naturalmente accedí, pero hubo un pequeño retraso en la entrega y, como tenía que tomar el avión en Baltimore, aceleré un poco más de lo debido en el trayecto al aeropuerto. A mitad de camino, oí la sirena de la moto de un policía de tráfico que me indicaba que parase. Lo hice, bajé y me espetó: “Va a más velocidad de la permitida (You are speeding!). Le expliqué la situación, le hablé del Apolo 11, le mostré el paquete y su entusiasmo fue tal que dijo: “Usted no va a perder hoy su avión hoy porque yo también he contribuido con mis dólares al programa, pero le recuerdo que aquí cuando alguien corre más de lo debido, lo llevamos a la comisaria y al día siguiente el juez le indica la sanción que merece. Sígame” y me escoltó en el camino hasta la terminal de Baltimore y todo se saldó satisfactoriamente.

Valeriano Claros (izq.) a bordo del avión Super Constellation de NASA utilizado para el entrenamiento y simulación de las estaciones de la red MSFN.

A mi vuelta a Gran Canaria, comencé a participar en las simulaciones del lanzamiento del Apolo 11: era fantástico comprobar que todo lo que nos habían enseñado se llevaba a cabo con precisión casi militar (muchos de los ingenieros y técnicos americanos de BENDIX procedían del cuerpo de los Marines o de la USAF) y adquirir la experiencia que era necesaria para ocupar un puesto activo en el Apolo 11.

Lanzamiento del Apolo 11 el 16 de julio de 1969. NASA.

Y llegó el ansiado 16 de julio de 1969: yo tenía asignado el turno de tarde (16:00-24:00) en la consola de ComTech, con el compañero americano Jim Martin, y nuestra función era verificar las señales de voz de los astronautas que se recibían por tres antenas: la parabólica de 10 metros de diámetro en Banda S Unificada (USB), la Teltrac y la Agave, ambas en VHF. Nosotros seleccionábamos la de mejor calidad para enviarla por los canales de comunicaciones asignados a GSFC que, a su vez, la retransmitía a Houston.

CYI. Antenas VHF Teltrac y Agave. NASA S68-37982.

Todo el personal de la estación estaba expectante: el Director de NASA, Chuck Rouiller, una gran persona y mi mentor ante NASA Head Headquarters, estaba solo en su despacho (había sido subteniente de submarinos de la Flota del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial y sabía de la soledad del mando) donde disponía de un intercomunicador telefónico (Switching, Conferencing and Monitoring Arrangement, SCAMA) que le daba acceso a todas las líneas de comunicación tanto internas como externas de la Estación.

Charles “Chuck” Rouillier dentro del círculo rojo. Autor: Gary Schulz. Libro: Read you loud and clear.

De memoria,  y quedan otros muchos , recuerdo que la consola principal estaba tripulada por el M&O Manager, George Cantrell y su asistente,  Dave Wilkins; los sistemas de la Antena de USB por Gerry Petro, Jim McCarthy  y Víctor Sirvent; Computadores por Ray Deely y Félix Gracia Castañer; el sistema de adquisición de las antenas Teltrac y Agave, por Frank Yenalevich y José Méndez ; el de Telemetría y registradores de cinta magnética y papel por Roger Lee y Óscar Aranguren; y en el radar de banda C que permitía obtener datos para confirmar la corrección de la órbita estaba John Adams; otros muchos servicios generales estaban también preparados: generadores de energía, aire acondicionado, seguridad, etc, todos capitaneados por John Vaughn y Andrés Rodríguez… En el SPAN estaban los observadores del Sol; Pepe Castellanos, Félix Herrera y Jim Ryan.

CYI. Antena USB (Banda S Unificada) de 10 metros. NASA MSFN. Año 1969. Autor: se ruega confirmación.

Mi compañero de consola, Jim Martin, me ha recordado recientemente que tenía la carne de gallina y a mí me preocupaba si podría seguir en inglés tantas conversaciones simultáneas y hacer el trabajo de control y calidad, pues había que estar atentos a los canales instrucciones internas y externas y no perder las conversaciones de los astronautas además de las explicaciones que proporcionaba el Oficial de Relaciones Públicas desde el Centro de Control.

A la hora del despegue menos 8,5 segundos, Houston anunció el comienzo de la ignición de los motores del Saturno V y confirmó el despegue a las 16:32:00 GMT (una hora más en Canarias pues era horario de verano).

En esos momentos del lanzamiento hubo alguna preocupación en Houston porque el motor principal del lanzador no alcanzaba la potencia de empuje que se esperaba, pero se hizo un cambio y se puso en marcha la turbobomba del cohete para inyectar oxígeno líquido desde su depósito en lugar por la manguera de la torre de lanzamiento y todo quedó solventado.

Lanzamiento del Apolo 11. 16 julio 1969. NASA.

Emocionados, fuimos escuchando los hitos que se iban cumpliendo hasta conseguir insertar el Apolo 11 en la órbita terrestre y que eran anunciados por el Oficial de Relaciones Públicas, contados a partir del tiempo transcurrido desde el despegue (Ground Elapsed Time, GET): A las 00:13 GET comenzaron maniobras de alabeo y cabeceo de la nave; a los 00:42 GET se sobrepasó el modo interrupción del lanzamiento I-B; a 01:57 GET se sobrepasó el modo de interrupción del lanzamiento I-C; a los 02:17 GET se anunció el apagado S-IC y a las 03:13 GET la separación de las fases S-IC/S-II; a las 03:17 GET se sobrepasó el modo interrupción del lanzamiento III S-IVB a COI (Contingency Orbit Insertion); a las 07:42 GET se apagó el S-II; a las 09:00 GET se sobrepasó el modo interrupción del lanzamiento S-IV; a las 000:09:15 GET ocurrió la separación de las fases S-II/S-IVB y finalmente a las 00:11:45 GET se anunció la inserción en la órbita de aparcamiento.

Separación del Sistema de Lanzamiento de Escape (LES) de la nave Apolo. NASA S66-5114.

Los eventos de interrupción del lanzamiento estaban previstos para activar si había algún problema que no se podía resolver, el sistema de evacuación de los astronautas (Launch Escape Tower), situado en la parte alta del lanzador Saturno V anclado al módulo de mando (CSM), que lo separaba del lanzador y los astronautas llegaban a tierra en paracaídas, salvando así sus vidas.

USNS Vanguard. Utilizado por NASA en el Atlántico para dar soporte a la red MSFN.

A las 14:33 GET, Houston perdió la señal que recibía el barco Vanguard y a las 15:35 GET la adquirió en la Estación de Gran Canaria. A partir a las 18:23 GET comenzaron las conversaciones entre Houston y el Apolo 11 a través de nuestra estación y a las 18:42 GET, con una muy buena comunicación, Control les informa que hay una discrepancia entre el sistema inercial de guiado de la tercera fase del cohete y el de la del módulo de servicio de 0,22 grados por lo que solicitan que la corrijan. Así lo hicieron y, en algún momento a la vuelta de la Luna, parece que Armstrong comentó que gracias a esa corrección no se pasaron de largo de la Luna…

CYI. Radar de reflexión transportable de banda C, modelo MPS-16 (AN/FPQ-6). Prácticamente no se utilizó porque la antena USB era más precisa.

Los datos que proporcionaron los sistemas de seguimiento de la antena de USB y el radar de Banda C, de Gran Canaria permitieron calcular con exactitud la órbita y el periodo de circunvalación que era de 1 hora, 28 minutos y 16 segundos. Así, la siguiente estación que hacía el seguimiento, que era Tananarive, pudo hacer un apuntamiento muy preciso de su antena.

Estación de NASA en Tananarive (Madagascar). Red MSFN. Autor: se ruega confirmación.

Perdimos la señal en Gran Canaria a las 23:37 GET y los siguientes eventos que ocurrieron a través de las Estaciones de Tananarive (Madagascar), Carnarvon (Australia del Oeste), Honeysuckle Creek (Canberra) y Goldstone (California) fueron:

  • Adquisición de señal en Tananarive a las 37:04 GET.
  • Puesta en marcha los instrumentos ópticos a las 38:46 GET.
  • Adquisición de señal en Carnarvon a las 52:15 GET.
  • Adquisición de señal en Honeysuckle Creek a las 59:33 GET.
  • Adquisición de señal en Goldstone a las 1:29:02 GET.
  • Sobrepaso de interrupción de la Inserción en la órbita Translunar (ITL) a las 1:35:05 GET.
  • Vía libre para ITL a las 2:26:38 GET.
  • Encendido de motores para ITL a las 2:44:16 GET.

A partir de ese momento, el papel de las estaciones con antenas de 10 metros de la red alrededor del mundo incluida la de Gran Canaria, trasladaron la responsabilidad del seguimiento del Apolo 11 a las estaciones con antena de 27 metros de diámetro que, en nuestra longitud geográfica correspondía a la Estación de Fresnedillas y su respaldo, la de Robledo de Chavela, aunque continuaron activas las estaciones durante todo el vuelo como estaciones de reservas en casos de fallo, el seguimiento se hacía en los periodos en los que la nave era visible debido a la rotación de Tierra.

En Gran Canaria todos celebramos que habíamos participado en un hecho histórico que volvimos a celebrar el día 20/21 de julio con el aterrizaje en la Luna, pero esa es otra historia que intentaré contar en otro momento.

Valeriano Claros Guerra.

Las Rozas, 16 de julio de 2019.”

— — —

ANOTACIONES RELACIONADAS: