Efemérides relacionadas con el Programa Apolo para este año 2019

2 enero 2019

2019 es el año. El año en el que se conmemorarán, nada más y nada menos, los 50 años de la llegada del Hombre a la Luna.  Pero no solo eso, también habrá otras fechas de interés:

  • 55 años de la firma del acuerdo de cooperación entre España y EEUU para instalar y operar la estación de Robledo de Chavela (Madrid), hoy MDSCC, el 29 de enero de 1964.
  • 55 años del comienzo de las obras de la estación de Robledo de Chavela (Madrid), hoy MDSCC, el 20 de agosto de 1964.
  • 50 años de la misión Apolo 9 (Marzo de 1969).
  • 50 años de la misión Apolo 10 (Mayo de 1969).
  • 50 años de la misión Apolo 11 (Julio de 1969).

  • 50 años de la misión Apolo 12 (Noviembre de 1969).
  • 25 años del fallecimiento de Stuart A. Roosa, piloto del módulo de mando del Apolo 14.
  • 20 años del fallecimiento de Charles Conrad, comandante del Apolo 12.
  • 1 año del fallecimiento de Alan Bean, piloto del módulo lunar del Apolo 12.
  • 1 año del fallecimiento de John Young, comandante del Apolo 16.
  • Pero es que además, este blog, el mismo día que se conmemorará la gesta del Apolo 11, cumplirá 10 años.

¡Qué el 2019 sea un buen año para todos!

Anuncios

50 años del Apolo 8: los primeros humanos se acercan a la Luna

22 diciembre 2018

El 21 de diciembre de 1968 la NASA envió a tres astronautas a la órbita lunar. Sería la primera vez que unos seres humanos dejaban la órbita terrestre para introducirse en el espacio profundo con el fin de llegar a la Luna. Algo que nadie jamás había hecho antes.

El motivo por el que los norteamericanos decidieron dar ese gran salto fue porque había rumores de que los Soviéticos pretendían enviar cosmonautas a orbitar la Luna en diciembre y la NASA, en aquellos momentos ya, estaba en disposición de no permitir que los Soviéticos se les adelantaran de nuevo.

Cara oculta de la Luna (Apolo 8)

Sin embargo, la empresa no era nada fácil. De hecho, un alto directivo de NASA llegó a calificar aquello como la decisión más audaz que tomó la Agencia espacial norteamericana. Y es que, realmente, el Apolo 8 iba a ser la segunda misión tripulada del Programa Apolo. Y no solo eso sino que también iba a ser la primera vez que unos seres humanos viajasen al espacio a bordo del cohete Saturno V (el Apolo 7 había sido puesto en órbita por una versión mucho más sencilla y ligera del Saturno).

Además, el Comandante Frank Borman, el piloto del módulo de mando James Lovell y el piloto del módulo lunar William Anders iban a ser los primeros seres humanos que vieran la cara oculta de la Luna y el amanecer de la Tierra sobre el horizonte lunar con sus propios ojos durante diez veces, pues fueron diez las órbitas en las que el Apolo 8 estuvo rodeando a la Luna. Por cierto, imagen esa, la de la Tierra azul en la negrura absoluta del Universo, que ha quedado como un icono mundial y, por supuesto, un símbolo de la propia misión.

La Tierra desde la Luna (Apolo 8)

Aquella misión estuvo plagada de anécdotas. Unas de las más famosas, quizás, fueran la de la lectura del inicio del libro del Génesis durante la Nochebuena, la de que se nombraron a ocho cráteres lunares con los nombres de ocho astronautas fallecidos, la de que los astronautas saludaban y se despedían en muchas ocasiones con expresiones en español o cómo describieron a la Luna cada uno de los tres astronautas a su regreso (Borman como de “Tremenda e impresionante desolación”, Anders como “una playa sucia” y Lovell como “totalmente gris, parecía hecha de yeso”).

Otras anécdotas que hemos contado en el blog de aquella misión fueron:

Los primeros seres humanos en viajar hacia la Luna (Lovell, Anders y Borman)

Al igual que pasó con el Apolo 7, y con el resto de misiones tripuladas del Programa Apolo, a la Tierra solo regresó el módulo de mando de la nave Apolo. El del Apolo 8 se encuentra en el Museo de la Ciencia y de la Industria de Chicago (EE.UU.).

Respecto a los astronautas, a día de hoy, todos siguen vivos. Por cierto, el Comandante Borman vino a Madrid en febrero de 1969, unos meses después del Apolo 8, y visitó la estación de Fresnedillas, fue condecorado por Franco con la Cruz al Mérito Aeronáutico e impartió una conferencia en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) entre otras actividades. ¡Ojalá se pudiera rescatar aquella conferencia de alguna manera!

Kit de prensa del Apolo 8 (pág. 71)

Fresnedillas y el resto de la red de seguimiento, funcionaron perfectamente bien. Tanto la antena principal (la de Fresnedillas – prime) como la de Robledo de Chavela (Apollo Wing) siguieron al Módulo de mando y de servicio durante toda la misión. Cabe destacar que en Fresnedillas, durante aquella misión, se inauguró la sala de prensa para recibir a todos los periodistas acreditados. Lo malo, por decir algo, es que todos los técnicos tuvieron que trabajar durante las fechas navideñas, pero visto el resultado de aquella histórica misión, seguramente mereciera la pena.

Leyendo la hemeroteca del diario ABC de esos días, podemos comprobar cómo también la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE) y Radio Televisión Española (RTVE) participaron en aquella aventura, dado que muchas de las imágenes que se recibieron en Fresnedillas luego se trasmitían a Prado del Rey para reenviarlas a todo el Mundo gracias a Eurovision.

Módulo lunar (Apolo 9)

El Apolo 8 demostró que se podía llegar a la órbita lunar y salir de ella, pero aún quedaba comprobar si se había diseñado y construido una nave apropiada (el Módulo lunar) para descender desde la órbita lunar hasta la superficie lunar. Le llegaba el turno al Apolo 9.

Godspeed Apollo 8, you are GO for TLI!


No dream is too high, el último libro de Buzz Aldrin

15 noviembre 2018

No dream is too high. Life lessons from a Man who walked on the Moon. Por Buzz Aldrin y Ken Abraham. Idioma: inglés. Editorial: National Geographic Partners LLC. Año: 2016. Páginas: 223. ISBN: 978-1426216497.

Buzz Aldrin, el segundo hombre que pisó la Luna después de que lo hiciera su compañero Neil Armstrong en la misión del Apolo 11, nos quiere dar, con este libro, una serie de consejos sobre la vida, derivados de su experiencia vital y profesional como astronauta.

Sin duda son consejos valiosos que a muchos podrán servir de inspiración y de ayuda. A modo de resumen, podemos encontrar los siguientes:

  • El cielo no es el límite. Hay huellas en la Luna.
  • Mantén tu mente abierta a las oportunidades.
  • Enséñame qué amigos tienes y te diré como será tu futuro.
  • El segundo viene después del primero.
  • Escribe tu propio epitafio.
  • Mantén tu espíritu de aventura.
  • Fracasar siempre es una opción.
  • Se respetuoso con la gente.
  • Ríete mucho.
  • Ayuda o otros a llegar más allá de donde tú fuiste.

Pero lo que a mí, particularmente, me ha gustado más del libro es conocer las anécdotas vividas por Aldrin en su carrera como astronauta de NASA relacionándolas con el consejo de cada capítulo. Muchas de estas anécdotas son muy conocidas, otras no tanto. Entre las que relata están:

  • La historia de cómo fue tomada la foto histórica de la huella y de su bota en la superficie lunar.
  • De donde viene el nombre de Buzz.
  • Cómo conoció a Neil Armstrong.
  • El accidente del Apolo 1 y su amistad con los astronautas fallecidos, especialmente con Ed White.
  • La controversia de si debía salir el primero a la superficie lunar en vez de Neil Armstrong. Sus primeras palabras en la Luna y  la famosa foto que le hizo Armstrong en la Luna.
  • Cuando se hizo pis bajando las escalerillas del LEM.
  • Sus problemas con el alcohol.
  • El 60 % de posibilidades de tener un aterrizaje exitoso en la Luna que habían calculado y el discurso que daría el Presidente Nixon en caso de que no lo hubieran logrado.
  • Cuando falló al intentar volver a subir a la escalerilla del LEM una vez que pisó la Luna por primera vez. Estaba en el procedimiento pero no se percató de la gravedad lunar.
  • El momento en el que pasó más miedo que fue cuando volvían a la órbita lunar para encontrarse con Mike Collins. A Buzz se le ocurrió hacer otra cosa distinta del procedimiento y la cosa casi acaba en tragedia.
  • Sus gastos de viaje y el informe de la aduana cuando llegó de la Luna.
  • Su conversación con el Presidente Richard Nixon desde la superficie de la Luna.
  • El avistamiento de un objeto no identificado mientras viajaban hacia la Luna.
  • Su agradecimiento religioso cuando aterrizaron en la Luna celebrado con la comunión. Acto que no gustó a Deke Slayton. Posteriormente, el cáliz que empleó Aldrin en la Luna fue robado pero devuelto al cabo de un tiempo.
  • Cómo vivió el fallecimiento de Neil Armstrong.
  • La explicación de su primera frase en la Luna: Magnificent desolation (Magnífica desolación).
  • El recuerdo final a las 400.000 personas que participaron y ayudaron a desarrollar el Programa Apolo. Trabajo sin el cual él nunca hubiera podido llegar a la Luna con el Apolo 11.

Como se puede ver, se trata de una fuente directa a multitud de anécdotas y temas relacionados con la llegada del Hombre a la Luna que permiten aclarar controversias o dudas generadas a lo largo de los últimos años, además se puede percibir cómo es Buzz Aldrin en realidad, imagen bastante distinta a la mostrada en la película El primer hombre (First man).

ANOTACIONES RELACIONADAS:

El primer hombre – First man (película)

24 octubre 2018

Hace casi dos meses, comentaba en este blog el tráiler de la película El primer hombre (First man, en su título original) sobre la vida de Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la Luna (aunque llegara a la superficie de nuestro satélite con el Módulo lunar al mismo tiempo que su compañero Edwin “Buzz” Aldrin).

Astronautas del Apolo 11 (izq. a dcha.) Neil A. Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin

En ese artículo planteábamos dos cuestiones que, hoy, ya pueden ser contestadas después de ver la película.

El primer asunto era si la película quería aprovechar el tirón que supondrá celebrar el año que viene (2019) el cincuenta aniversario del Apolo 11 y la respuesta es que si. No sólo eso, sino que parece que el estreno ha sido el pistoletazo de salida para esos festejos. Además, ha coincidido en el tiempo con la celebración de los cincuenta años del Apolo 7, primera misión tripulada del Programa Apolo, que ya comentamos también en este blog. En España, el estreno del film ha tenido bastante repercusión mediática y han sido numerosos los periódicos que han escrito sobre ello y sobre el papel de los ingenieros de la estación de seguimiento de Fresnedillas. Además, la película participó en el Festival de Cine de San Sebastián, a donde acudió su protagonista Ryan Gosling.

Neil Armstrong dentro del Módulo lunar

La segunda cuestión planteada era, precisamente, si Ryan Gosling sería capaz de interpretar correctamente a Neil Armstrong. Y aquí tengo mis dudas. Ryan Gosling interpreta a un hombre callado e inexpresivo y pienso que confunde esos atributos con los que definían a Armstrong que, según su compañero Michael Collins del Apolo 11, eran la modestia y la humildad. Gosling interpreta a Armstrong como si fuera un robot pero Armstrong no era así. La prueba es que hay multitud de fotografías de él sonriendo.

Neil Armstrong saliendo de la piscina (Life)

¿Quieren decir mis palabras que no merece la pena verla? En absoluto, la película, a pesar de su ritmo lento, se puede ver. Un “espacio-trastornado” sacará multitud de defectos, como es lógico, pero hay escenas y momentos que nos harán disfrutar, que para eso el cine es un espectáculo. Para mí, lo peor quizás fuera que se ha centrado demasiado en “el antes” del Apolo 11 que en la transcendental misión propiamente dicha. Otro aspecto a destacar es el enfoque que se da de su compañero Buzz Aldrin. Aparece poco y lo poco que aparece, encima, es para dar una visión negativa. Lo cual, a priori, parece bastante injusto dado que Armstrong no llegó sólo a la Luna, como muchas veces se quiera dar a entender en la película.

Neil Armstrong durante un entrenamiento (Foto © Bettmann/CORBIS)

En definitiva, la película se puede ver y por momentos, incluso, disfrutar pero ni es Apolo 13 ni la maravillosa serie De la Tierra a la Luna.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

50 años del Apolo 7: primera misión tripulada del Programa Apolo

11 octubre 2018

Hoy, día 11 de octubre de 2018, se cumplen cincuenta años del lanzamiento de la misión Apolo 7.  Se puede decir, de alguna manera, que también se da el pistoletazo de salida para las celebraciones de los cincuenta años de la llegada del Hombre a la Luna con el Apolo 11 a mediados del mes de julio del año que viene (2019).

Pero volviendo al Apolo 7, recordemos, brevemente, los motivos que hicieron de la misma una misión histórica:

  • Fue el primer vuelo tripulado del Programa Apolo.
  • Fue el primer lanzamiento tripulado del cohete Saturno IB.
  • Fue la primera misión espacial estadounidense con tres astronautas volando al mismo tiempo.
  • Los objetivos de esta misión fueron probar y verificar los sistemas del módulo de mando y de servicio (CSM), las comunicaciones y los procedimientos que se emplearían en las siguientes misiones Apolo.
  • Además, también fue la primera vez que se emitía televisión en directo desde una nave espacial tripulada.

En este blog hemos contado varias anécdotas que ocurrieron durante esta misión durante estos últimos años que, junto con toda la información disponible que hay hoy en día a disposición, permite hacerse una buena idea de lo que el Apolo 7 aportó y significó en la llegada del ser humano a la Luna:

De aquella misión, como la de todas del Programa Apolo, solo regresó a Tierra el Módulo de mando. El del Apolo 7 se encuentra en el Museo Frontiers of Flight de Dallas, Texas (EEUU) que por supuesto puede ser visitado.

A fecha de hoy, sin embargo, de los tres astronautas que formaban la tripulación, sólo Walter Cunningham (Piloto del Módulo Lunar – LMP) es el único que sigue vivo con 86 años.

Quizás, una de las anécdotas menos conocidas fue que, al comienzo de la misión, durante la fase de despegue e inserción en órbita, las comunicaciones de voz se resintieron bastante, llegando a perderse durante algunos minutos. Posteriormente el problema se achacó a los equipos receptores de VHF de las estaciones de seguimiento. Como se puede leer en el Diario de vuelo del Apolo 7 el problema se empezó a solucionar cuando el Apolo 7 volaba por encima de la estación de Canarias (Maspalomas).

Obviamente no podía faltar algún comentario simpático de los astronautas cuando veían las islas desde el módulo de mando.

  • 000:20:09 Swigert (Houston): Oh, okay. I was just wondering. I couldn’t see what you were describing there. (¡Oh! Vale. Me preguntaba. No puedo ver lo que me estás describiendo.)
  • 000:20:11 Schirra (Apolo 7): We’re looking at the Canary Islands. (Estamos viendo las Islas Canarias).
  • 000:20:15 Swigert (Houston): Oh, you’re making me jealous. (¡Oh! Me das envidia).

Leyendo la hemeroteca del periódico ABC, descubrimos que el periódico informó también de que: “A las ocho y cuatro de la noche (nueve y cuarto de la Península), estaba desconectada toda la red telefónica de Maspalomas con el exterior”.  Supongo que para no interferir en la trasmisión de datos hacia Houston dado que, la red NASCOM de NASA, utilizaba el cable submarino que conectaba Canarias con la Península.

¿Qué pasó con la estación de Fresnedillas y el Ala Apolo (Apollo Wing) de la estación de Robledo de Chavela en Madrid? Estas estaciones siguieron también la misión con sus antenas, como informó el kit de prensa. Además, uno de los objetivos de la misión fue probar el comportamiento del sistema de comunicación en banda S entre el módulo de mando y servicio y la red de estaciones de la MSFN. Objetivo que se logró totalmente.

El Apolo 7 quizás sea la misión menos glamurosa de todas las misiones tripuladas del Programa Apolo, sin embargo, quitando el hecho de que fue la primera (en ser tripulada), tuvo más importancia de lo que se cree. Hay que recordar que los norteamericanos llegaron a ella después del terrible accidente del Apolo 1 ocurrido un año y, casi, ocho meses antes e iba justo detrás del Apolo 8, que iba a ir, nada menos, a orbitar la Luna dos meses después. ¿Alguien hubiera ido a la Luna en el Apolo 8 sin ni siquiera haber probado mínimamente la nave en órbita terrestre?

Godspeed, Apollo 7!


La participación de Carlos González en el I Encuentro literario de Misterio de Guadarrama

11 septiembre 2018

Compartimos el video de 30 minutos, de Mindalia Televisión, con la participación de nuestro admirado Carlos González (antiguo Jefe de Operaciones y el Adjunto al Director del Complejo MDSCC) en el I Encuentro literario de Misterio de Guadarrama (Madrid) celebrado el pasado 25 de Agosto de 2018.

Gracias a Luis F. Rojo por el aviso.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Houston, tenemos un problema (falso documental)

4 septiembre 2018

He tenido la oportunidad de ver recientemente en Netflix el documental eslovaco titulado “Hjuston, imamo problem” que parte de la idea de que los EE.UU. compraron a la Yugoslavia del comunista Tito su programa espacial.

¿Perdón? Si, al inicio de la carrera espacial, cuando los soviéticos lanzaron el Sputnik, iban muy por delante de los norteamericanos. Éstos encadenaban fracaso tras fracaso porque no tenían (supuestamente) los conocimientos técnicos necesarios para desarrollar los cohetes ni la tecnología que pudiera competir con los soviéticos. Sin embargo, los yugoslavos si los tenían (no se sabe cómo) pero carecían del dinero necesario para desarrollar un programa espacial. Dinero que si tenían los EE.UU. Así que Tito vendió a Kennedy sus desarrollos y permitió que los millones de dólares que llegaron del otro lado del Atlántico sirvieran para mejorar la vida en el antiguo país balcánico.

Esta rocambolesca idea es la base del documental. De este falso documental. Parece que en los últimos años se ha puesto de moda realizar documentales y películas que tergiversan claramente los hechos históricos. La diferencia de éste respecto a otros, es que al final se dice que es falso y que se ha hecho para trata de explicar cómo funcionan muchas de las teorías de la conspiración.

Se puede ver, no llega a hora y media, y al menos conoces un poco más sobre quién era Tito y qué pasó en Yugoslavia. Eso sí, lo del viejo en silla de ruedas se hace bastante aburrido.

ANOTACIONES RELACIONADAS: