De Madrid a la Luna, la exposición de Telefónica sobre la participación española en el Programa Apolo

3 junio 2019

La Fundación Telefónica, en su Espacio Efemérides de la segunda planta de su emblemático edificio de la Gran Vía de Madrid, organiza una exposición sobre el papel de España en la llegada del Hombre a la Luna. Efeméride que cumple 50 años durante este año 2019. Para el que no lo sepan aún, el ser humano pisó la superficie lunar por primera vez en julio de 1969 durante la misión Apolo 11 y España, a través de una serie de estaciones de seguimiento de naves espaciales y de enlace de comunicaciones por satélite en su territorio, ayudó a que esto fuera posible.

Esta exposición es especial para mí ya que tengo el honor de ser el comisario de la misma.

En este artículo describiré cómo se ha estructurado el espacio expositivo, hasta cuándo se puede visitar y algún detalle más. Mi intención, por otro lado, es contar, en otro artículo, cómo se gestó el proyecto, quién participó en él y como se llegó a materializar todo. Pero para eso habrá que esperar un poco.

¿QUÉ SE PUEDE VER?

Nada más salir del ascensor que sube a la segunda planta podemos ver el espacio expositivo a mano derecha. Lo primero que nos encontramos es una columna central con imágenes y videos dentro de unos cubos de diferente tamaño. Detrás de esa columna hay un muro con paneles y vitrinas y a la derecha de la columna otro muro con más paneles y vitrinas. El espacio disponible es pequeño y se ha tenido que hacer una labor de resumen importante. Labor que ha implicado descartar muchos hechos y acontecimientos que seguramente deberían estar presentes. Mis disculpas, de antemano.

MURO GENERAL

En el muro de la derecha se cuenta, cronológicamente, el contexto histórico general, es decir, desde el lanzamiento del primer satélite artificial en 1957 por parte de la Unión soviética – el Sputnik -, hasta la última misión Apolo a la Luna (Apolo 17) en 1972. En la primera vitrina nos encontramos una serie de objetos relacionados con el Programa Apolo como las insignias de todas las misiones tripuladas, una fotografía de Alan Shepard jugando al golf en la Luna, una maqueta del lanzador Saturno V y un certificado de agradecimiento de NASA a un empleado de Telefónica (D. Vicente San Miguel, Director de la estación de Buitrago). Bajo esta vitrina hay un cajón en el que se puede ver el BOE con el primer acuerdo firmado entre los Gobiernos de España y Estados Unidos en 1960 y una medalla conmemorativa realizada con el metal de la nave Apolo a nombre de D. Valeriano Claros Guerra, ingeniero de la estación de NASA en Canarias. En la otra vitrina se puede ver una maqueta de la nave Apolo en órbita lunar, una réplica de la placa que dejaron los astronautas en la pata del módulo lunar Eagle del Apolo 11 y una réplica de la linterna que llevaban los astronautas en su equipamiento personal. Para terminar, en este muro, hay una proyección de un video sobre la misión del Apolo 11.

Exposición De Madrid a la Luna. Muro general.

MURO DEL FONDO

En el muro del fondo se explica la participación de Telefónica en toda esta historia. Participación que arranca desde el mismo momento en el que empieza la Carrera espacial, ya que Telefónica se encargaba de trasmitir la voz y los datos que se recibían en la estación que NASA instaló en 1960 cerca de la Playa de Maspalomas hasta su central, en la ciudad de Las Palmas, y de ahí, por enlace de radio a Londres, desde donde se reenviaban por cable submarino a Estados Unidos. Posteriormente a los Programas Mercury y Géminis, en 1967, NASA y Telefónica firmaron un contrato para que Telefónica se incorporase a la red NASCOM con dos estaciones terrenas de comunicaciones por satélite. Estas dos estaciones iban a dar servicio a las dos estaciones de NASA en España que se utilizaron durante el Programa Apolo: la principal en Fresnedillas de la Oliva (junto con su reserva de Robledo de Chavela) y la secundaria en Montaña Blanca en la isla de Gran Canaria. El contrato original es uno de los documentos que se exhiben en una vitrina. A parte de los paneles informativos, existen tres pantallas que muestran un video con imágenes del Proyecto Mercury, otro video con gráficos explicando la red NASCOM y un tercero con imágenes de la estación de Telefónica en Buitrago del Lozoya (Madrid). Este video se sustituirá en breve por otro con imágenes del recorrido que realizaron en coche descapotable los tres astronautas del Apolo 11 (Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins) por Madrid en su visita a la capital en octubre de 1969.

GRÁFICOS SUPERIORES

En la parte superior de los muros principales hay dos gráficos que muestran las etapas del viaje desde la Tierra a la Luna y el regreso desde la Luna a la Tierra. En el lateral del muro del fondo hay un cajetín con una hoja explicativa de cada etapa.

COLUMNA CENTRAL

La columna central sirve de apoyo a los dos muros con imágenes y videos. En especial quiero destacar el video con los testimonios de José Manuel Grandela, Valeriano Claros y Alberto Martos – técnicos de las estaciones de NASA en Madrid y Canarias -, y de Vicente San Miguel – Director de la estación de Telefónica en Buitrago -. En este video se han seleccionado sus comentarios sobre las relaciones personales entre los técnicos norteamericanos y los españoles.

VIDEO EN LA SALA DE LA HISTORIA DE LAS TELECOMUNICACIONES

No quisiera olvidarme de comentar que al lado del espacio expositivo está la exposición permanente que la Fundación Telefónica tiene sobre la Historia de las Telecomunicaciones. En esa otra exposición se ha colocado un video de 15 minutos de duración, a modo de mini documental, contando cómo fue la participación española en esta aventura de la Humanidad. Aunque hay que verlo de pie creo que merece la pena.

Exposición De Madrid a la Luna. Columna central en primer término, muro del fondo a la izquierda y acceso a la sala Historia de las Telecomunicaciones (derecha).

FECHAS Y HORARIOS:

La exposición se puede visitar desde el 11 de mayo hasta el domingo 17 de noviembre, en horario de 10 a 20 horas de martes a domingo. El lunes está cerrado.

REDES SOCIALES:

Sobre redes sociales comentar que el Twitter de la Fundación Telefónica ha creado la etiqueta #DeLaSierraALaLuna para concentrar aquí todos los mensajes sobre la exposición.

POSIBLE ITINERANCIA POR ESPAÑA:

Desde la Fundación Telefónica me han comentado que es posible que la exhibición itinere posteriormente por otros lugares de España.

Si te gustaría que la exposición llegase a tu ciudad o comentarme tus impresiones sobre la misma, por favor, mándame un correo electrónico.

AGRADECIMIENTOS:

Para finalizar quisiera agradecer a la Fundación Telefónica haber apostado por este proyecto, en especial a Reyes y a Laura. Tampoco me puedo olvidar mencionar  a mis compañeros de viaje de Mykado Media; Carmen (productora) y Gustavo (realizador). Ni de Iria, que me animó y ayudó desde el momento en el que le conté que tenía esta idea.

A todos muchas gracias y, por supuesto también, muchas gracias a todos los que habéis visitado ya la exposición.


50 años del Apolo 9: el módulo lunar entra en escena

1 marzo 2019

Modulo lunar (LEM) – Apolo 9

Después del increíble éxito cosechado por el Apolo 8, le tocaba el turno al Apolo 9. La primera misión en donde se probaría el módulo lunar (LEM) que permitiría a dos astronautas llegar y volver de la superficie lunar.

En realidad, esta misión debería haber volado antes que la del 8 pero un retraso en la fabricación del módulo lunar, unido a los rumores de que los soviéticos se podrían adelantar a los planes norteamericanos, intercambió los planes de NASA. Por dos veces. Y es que el lanzamiento estaba programado para el día 28 de febrero pero los tres astronautas cogieron un virus y hubo que esperar hasta el día 3 de marzo para enviarlos al espacio a bordo del cohete Saturno V.

Astronautas del Apolo 9 (izq a dcha): McDivitt, Scott y Schweickart

La misión, en términos de objetivos, fue todo un éxito. Por primera vez se pilotó el módulo lunar en el espacio. Por primera vez el cohete Saturno V llevó consigo a toda la nave Apolo (Módulo de mando y servicio y módulo lunar). También por primera vez se probó el traje espacial que se utilizaría en la superficie lunar. Traje independiente al llevar la mochila PLSS (Portable Life Support System – Sistema portátil de ayuda vital). Finalmente, fue la primera vez que se separaron el módulo de mando y servicio del LEM. Se distanciaron casi 200 kilómetros durante unas seis horas. La misión terminó el 13 de marzo cuando los tres astronautas amerizaron en el océano Atlántico. Por cierto, sería la última misión Apolo que haría eso dado que todas las demás lo hicieron después en el océano Pacífico.

Módulo de mando y de servicio “Golosina” (Gumdrop)

Como hemos dicho antes, hubo un momento, durante la misión, en que el módulo de mando y servicio (CSM) y el módulo lunar (LEM) se separaron. Por esa razón hubo que pensar en la necesidad de diferenciar a las naves con dos indicativos de llamada. Los astronautas decidieron que el CSM se llamase golosina (Gumdrop en inglés), dado que a eso les recordó cuando lo vieron, por primera vez, envuelto con una cobertura azul. Araña (Spider en inglés) fue el nombre escogido para el LEM. La explicación parece obvia viendo el diseño de la nave lunar.

Afortunadamente, los tres astronautas que participaron en aquella misión siguen, a día de hoy, vivos. James McDivitt fue el Comandante, David Scott el piloto del módulo de mando y Russell Schweickart el piloto del módulo lunar. Éste último era – es – apodado Rusty (oxidado en inglés) por su color de pelo pelirrojo. Cuando probó el traje espacial fuera de la nave, su indicativo de llamada pasó a ser Red Rover (Rover rojo) también por la misma razón.

Lo único tangible que queda de aquella misión es el módulo de mando. El del Apolo 9 se puede ver en el Museo del Aire y del Espacio de San Diego (California).

Respecto a la participación española la mayoría de ella se concentró en las estaciones de seguimiento. La principal, la de Fresnedillas (Madrid prime) se encargó de seguir a la nave Apolo y al módulo de mando cuando éste se separó del LEM. La antena de Robledo de Chavela (Apollo Wing) se encargó de controlar al módulo lunar durante la separación, como me contó en su día Carlos González. Según el kit de prensa de la misión, las naves llegarían a estar separadas, en su máxima amplitud, 45 grados (ángulo relativo). La estación de Maspalomas (Canary Island – CYI) también participó en esta misión.

Vista del LEM (etapa de ascenso) desde el CSM

Los requerimientos asignados a la red de seguimiento fueron menos severos que para la misión a la Luna del Apolo 8, ya que el 9 era una misión en órbita terrestre. Sin embargo, NASA encomendó un par de objetivos importares a la red. Por un lado, la capacitación operacional del sistema de comunicación en Banda-S (USB) para el LEM (objetivo conseguido aunque hubo discrepancias intermitentes) y, por otro, demostrar la compatibilidad operacional de la Banda-S con la comunicación VHF de toda la nave e, incluso, durante la actividad extra vehicular en la que se probó el traje espacial. Éste último objetivo también se alcanzó salvo por fallos esporádicos.

Respecto a la red de comunicaciones de NASA, NASCOM, cabe destacar que se utilizaron los dos satélites INTELSAT, siendo el que estaba sobre el océano Atlántico con el que se comunicaba la estación de Maspalomas en las Islas Canarias (CYI) y las de Madrid gracias al enlace proporcionado por la estación de la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE) situada en Buitrago de Lozoya.

Apolo 9 – Press Kit – pag 78 – NASCOM

Si revisamos las hemerotecas, en el ABC del día 6 de marzo, se informaba de que se iban a enviar, por vía aérea, 27 kilogramos de cintas magnéticas con datos de la misión desde las estaciones de Fresnedillas y Robledo hacía el Centro de vuelos espaciales de Baltimore (sic). En el ABC del 14 de marzo se hacía mención especial a las estaciones de seguimiento repartidas por todo el Mundo.

El Eco de Canarias, periódico ya desaparecido, en su edición del día 4 de marzo, informaba del programa especial que realizó Televisión Española para retrasmitir el lanzamiento del Apolo 9. Así mismo, la crónica entraba en detalles de cómo habían sido los primeros contactos entre el Apolo 9 y la estación de seguimiento de Maspalomas quince minutos después del lanzamiento desde Cabo Cañaveral.  Finalmente el periódico informaba que la estación de Maspalomas detectaría a la nave Apolo cada hora y media hasta que terminase la misión.

El Eco de Canarias – 4 marzo 1969 – Apolo 9

El Apolo 9 seguramente sea la misión menos glamurosa de todo el Programa Apolo, pero si el módulo lunar no se hubiera probado en la órbita terrestre, ¿alguien, en su sano juicio, hubiera querido descender hacia la superficie lunar en la siguiente misión? Ahí radica la importancia de esta misión.

Godspeed, Apollo 9!


De porqué al módulo lunar del Apolo 11 se le llamó Eagle y los otros indicativos para las naves Apolo

15 marzo 2018

CAPCOM Charlie Duke, Jim Lovell y Fred Haise durante el Apolo 11: Houston.

Cuando uno se comunica por radio con otra estación, o con un barco o con los astronautas de una nave espacial, por ejemplo, hay que identificar a cada emisor-receptor con lo que se llama indicativo (call sign en inglés). Esto facilita, como digo, la comunicación y la identificación entre los participantes de la conversación y evita, por tanto, problemas que puedan surgir debido a malinterpretaciones, etc.

A partir del Apolo 9, las naves Apolo constaban de dos naves unidas; el módulo de mando (CM) y el módulo lunar o LEM. El primero era donde viajaban los astronautas hasta la Luna, permaneciendo uno de ellos en el CM mientras el módulo lunar bajaba a la superficie de la Luna con los otros dos, para luego regresar a la órbita lunar, donde se desechaba una vez que los astronautas se introducían de nuevo en el módulo de mando.

El Apolo 7 y el Apolo 8 solo constaban del módulo de mando por lo que su indicativo era Apolo 7 y Apolo 8 directamente. Pero a partir del Apolo 9 había que distinguir entre el módulo de mando y el módulo lunar, como decimos, cuando se separaban entre ellos. Cuando estaban unidas el indicativo era el nombre de la misión Apolo.

Módulo de mando y servicio del Apolo 9: Gumdrop (gominola)

En el Apolo 9, al módulo de mando se le denominó como Gumdrop, gominola en español. Esto fue debido a que cuando el módulo de mando llegó a Cabo Cañaveral desde la fábrica para ser montado encima del cohete Saturno V, iba cubierto con una especie de envoltorio azul que recordaba a las gominolas y de ahí el nombre. Para el módulo lunar se utilizó Spider, araña en español. Esto era debido a las cuatro patas del LEM que destacaban como las patas de las arañas.

En el Apolo 10, la misión de prueba antes del Apolo 11, el módulo de mando se llamó Charlie Brown, el personaje de los comics de Snoopy que fue el nombre elegido para el módulo lunar dado que el LEM “husmearía” (snooping se dice en inglés) la Luna en una órbita baja.

El comandante del Apolo 10, Thomas P. Stafford, le toca la nariz a Snoopy.

Y llegamos al Apolo 11 con su módulo lunar Eagle por el águila representada en el emblema de la misión. En este caso, el módulo de mando se identificó con Columbia, el mismo nombre (Columbiad) con el que Julio Verne nombró a la nave que viajara en su novela “De la Tierra a la Luna” y con el que guarda relación con el descubrimiento de América por parte de Colón.

La segunda misión sobre la Luna, la del Apolo 12, contó con el módulo de mando Yankee Clipper, nombre puesto por los trabajadores del fabricante de esta nave espacial y el módulo lunar Intrepid, nombre escogido, de la misma manera, por los empleados de la empresa fabricante del LEM.

Los astronautas del Apolo 13 se salvaron gracias al módulo lunar Aquarius, el portador de agua, que traía la fertilidad y la vida al Valle del Nilo de la misma forma que los astronautas esperaban traer conocimientos de la Luna. Para el módulo de mando se escogió el nombre de Odyssey, Odisea en español, por la epopeya griega de Homero.

Vuelo de los hermanos Wright en Kitty Hawk (EEUU).

El Apolo 14 escogió el nombre de Kitty Hawk para el módulo de mando en honor al nombre del sitio en donde los hermanos Wright lograron volar por primera vez. Por otro lado, Antares fue el nombre del módulo lunar. Nombre de la estrella que usaría el LEM como referencia para el aterrizaje en la superficie lunar.

La primera misión Apolo en utilizar el Rover lunar sobre la superficie lunar fue la del Apolo 15. En esta ocasión el módulo de mando se llamó Endeavour, Esfuerzo, en honor al barco que utilizó el marino inglés James Cook en sus periplos científicos. En la Luna se posó el LEM llamado Falcon, Halcón, que es la mascota de la Academia militar del Fuerza Aérea Norteamericana (USAF). Los tres astronautas del Apolo 15 eran militares de la USAF.

Módulo de mando y de servicio del Apolo 16: Casper.

La penúltima misión lunar, la del Apolo 16, escogió el nombre de Casper, el fantasma de los dibujos animados, para el módulo de mando. Esto se debió a la similitud del color blanco de los trajes espaciales con el blanco del fantasma. El penúltimo LEM en posarse sobre la Luna se llamaba Orión, por la constelación Orión que utilizarían los astronautas como referencia en su navegación por el espacio hacia la Luna.

Y llegamos al Apolo 17, la última misión tripulada. En este caso se eligieron unos nombres acordes a la ocasión. Para el módulo de mando se escogió como nombre el de América. Un tributo y un agradecimiento a las personas que hicieron posible el Programa Apolo. Challenger, Retador en español, fue el nombre del último módulo lunar. Esto se debió por los retos que habría que acometer en el futuro de la Carrera espacial después del Programa Apolo.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Video: otra forma de ver los parches de las misiones Apolo

17 abril 2015

Neil Smith ha animado, en un video, los parches de cada misión tripulada del Programa Apolo. El resultado, como podéis comprobar, es magnífico. Si a esto, ya de por sí muy interesante, le añades de fondo algún comentario representativo de cada misión el resultado final es maravilloso.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Bookmark and Share


La edad dorada de NASA resumida en una preciosa infografía

17 marzo 2015
the-golden-age-of-nasa

The golden age of NASA por Matt Baker.

The golden age of NASA es una preciosa infografía de Matt Baker en la que se resumen todas las misiones espaciales tripuladas norteamericanas desde la Freedom 7 hasta la Apolo-Soyuz de 1975.

Como se puede ver, de una manera muy sencilla, se proporciona mucha información de cada misión y de los astronautas involucrados en las mismas.

¡Qué la disfruteis!

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Bookmark and Share


¿Dónde están ahora las cápsulas y naves espaciales tripuladas norteamericanas?

17 febrero 2015
space-hardware-museums-ma

Where to See America’s Greatest Spaceships (Infographic) – Space.com

Preciosa y útil infografía realizada por Karl Tate para Space.com donde se recopila el “lugar de reposo final” de todas las naves y cápsulas espaciales tripuladas de EE.UU. Están todas, desde la Freedom 7 que llevó por primera vez a un norteamericano al espacio, hasta los transbordadores espaciales retirados en 2011.

Pues nada, habrá que planificar un viaje a EE.UU. para visitarlas todas. Aunque, por suerte, nos pilla más cerca el módulo de mando del Apolo 10 en el Museo de la Ciencia de Londres.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Bookmark and Share


El documental sobre el Programa Apolo “In the shadow of the Moon” en español

8 enero 2012

En la sombra de la Luna – In the shadow of the Moon (1h 39 min.)

Esta tarde de domingo puede ser una gran ocasión para ver este IMPRESCINDIBLE documental sobre el Programa Apolo contado por los propios astronautas y con unas imágenes de altísima calidad. Pero si esto, por si mismo, no fuera suficiente, tenemos que añadir que se pueden poner subtítulos en español (pinchando en el botón CC que aparece debajo del video mismo, en la barra que añade YouTube).

A parte de escuchar y ver lo que sintieron ese grupo de hombres privilegiados cuando pisaron la Luna, podremos descubrir nuevas anécdotas, entre ellas la que cuenta Buzz Aldrin cuando estaba descendiendo por la escalerilla del Módulo Lunar… ¡Maravillosa! 😉

Así que ya sabéis, palomitas, pantalla completa y a disfrutar… ¡No digáis que no os lo advertí!

(Visto en Microsiervos & El Navegante)

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Bookmark and Share