Otra conferencia de Carlos González sobre la carrera espacial, el Apolo 11 y la contribución española

14 abril 2017

El pasado 28 de marzo de 2017 tuvo lugar, en la Universidad Popular Carmen de Michelena de Tres Cantos (Madrid), la conferencia titulada “La Carrera Espacial, El Apollo XI y la contribución española” impartida por Carlos González Pintado, Jefe de Operaciones de la Estación de Fresnedillas en aquella época y del que ya hemos hablado en este blog muchas veces.


En la charla se trataron los siguientes temas:

  • Historia de la Carrera Espacial. ¿Cómo empezó? ¿Por qué?
  • La supremacía soviética.
  • Los programas de EE.UU. para contrarrestar dicha supremacía.
  • La elección de los futuros astronautas.
  • Papel de España.
  • El Saturno V.
  • El Proyecto Apollo.
  • El Apollo XI. ¿Cómo se vivió en España?

Esperamos que la disfrutéis y damos las gracias, una vez más, al canal “Madrid – Apollo Tracking Station” de YouTube por el aviso.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Trappist-1 y la posibilidad de encontrar vida en los nuevos exoplanetas descubiertos

10 abril 2017

La Asociación de Antiguos Médicos del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha organizado, junto con el Colegio Oficial de Físicos (COFIS), para el próximo día 26 de abril, a las 12 horas, en el salón de actos del Centro Oncológico Príncipe de Asturias situado en la calle Maiquez de Madrid la conferencia titulada “Trappist-1 y la posibilidad de encontrar vida en los nuevos exoplanetas descubiertos” que tendré el gusto de impartir.

Como la mayoría de los lectores del blog sabrán, recientemente se ha descubierto un nuevo sistema de siete planetas orbitando alrededor de Trappist-1, una estrella enana roja mucho más fría y más pequeña que nuestro Sol. De los siete planetas localizados hasta ahora, tres tienen un tamaño parecido a la Tierra, son rocosos  y, además, se encuentran en la “zona habitable” de la estrella por lo que podrían albergar vida o llegar a desarrollarla.

En esta conferencia descubriremos si realmente esos nuevos planetas podrían contener civilizaciones extraterrestres lo cual, a su vez, implicaría encontrarnos con el mayor descubrimiento en la Historia de la Humanidad o bien se trata de un hallazgo más propagandístico que real.

La entrada es libre (contácta conmigo por email si quieres asistir) y gratuita hasta completar el aforo. ¡Os esperamos!

ANOTACIONES RELACIONADAS:

10 cosas que desconocías sobre el módulo de mando de la nave Apolo

9 marzo 2017

Módulo de Mando y Servicio “Endeavor” (Apolo 15)

La nave Apolo que llevó a 12 astronautas norteamericanos a pisar la Luna entre 1969 y 1972, constaba, a su vez, de tres partes. Una parte era el módulo lunar LEM (que a su vez tenía dos partes; la etapa de ascenso y la etapa de descenso), otra parte era el módulo de mando CM y la última era el módulo de servicio SM que estaba adosado permanentemente al módulo de mando excepto cuando los astronautas reentraban en la atmósfera terrestre, al regreso de la Luna, en el que se desprendía por motivos aerodinámicos y de seguridad.

Pues bien, North American Rockwell Corporation, en cooperación con NASA, publicó un libro titulado Apollo Spacecraft News Reference en el que, de forma breve, se repasaban aspectos curiosos sobre las características y el diseño del módulo de mando. Aquí os traemos algunos de ellos:

  • Se calculó que la posibilidad de que un micro meteorito del tamaño de un trozo de ceniza de un cigarrillo golpeara el módulo de mando durante una misión lunar de 8 días era de 1 entre 1230, es decir, 0.000813. Por tanto, la probabilidad de que el módulo de mando no fuera alcanzado era de 0.999187.
  • El panel de mandos incluía 24 instrumentos, 566 interruptores, 40 indicadores parciales (mecánicos) y 71 luces.

  • El módulo de mando de la nave Apolo ofrecía 2 metros cúbicos de espacio a cada astronauta contra los 1,9 m3 por hombre de un automóvil de aquella época. En comparación, la cápsula Mercury ofrecía 1,5 metros cúbicos para su único viajero y la Geminis proporcionaba 1,13 metros cúbicos por hombre.
  • El módulo de mando se diseñó para poder soportar un agujero de hasta 0.6 centímetros de diámetro y mantener la presión dentro de la nave durante 15 minutos, que se considera tiempo suficiente para que un astronauta se pusiera el traje espacial.

  • Se calculó que cuando la nave Apolo volvía a entrar en la atmósfera, generaba una energía equivalente aproximada de 86.000 kilovatios/hora de electricidad, suficiente para iluminar la ciudad de Los Ángeles en 1968 durante unos 104 segundos.
  • El ordenador principal del módulo de mando ocupaba sólo 0,03 metros cúbicos.

  • El módulo de mando de la nave espacial Apolo tenía alrededor de 24 kilómetros de alambre, lo suficiente para conectar 50 hogares de dos dormitorios.
  • La cubierta protectora del módulo de mando del sistema de lanzamiento de escape protegía al módulo de mando de temperaturas de unos 600 grados centígrados alcanzados por el rozamiento con la atmósfera en la fase de lanzamiento.

  • El módulo de mando utiliza sólo unos 2.000 vatios de electricidad, similar a la cantidad requerida por un horno de la época.
  • Mientras que un automóvil de la época tenía menos de 3.000 partes funcionales, el módulo de mando tenía más de 2.000.000, sin contar los alambres y los componentes estructurales.
ANOTACIONES RELACIONADAS:

Figuras ocultas (película)

14 febrero 2017

00-figuras-ocultasEn 1961 no hacía aún ni 100 años desde que se hubiera abolido la esclavitud en EE.UU. – recordemos que fue en 1863 cuando el presidente estadounidense Abraham Lincoln proclamó la emancipación y hasta 1865, cuando terminó la Guerra de Secesión norteamericana, no pudo entrar en vigor -. Por otro lado, desde hacía 6 años, se estaba produciendo lo que se llamaría el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos que comenzó en 1955 con el asesinato de un joven negro llamado Emmett Till. Si eso no fuera suficiente, en 1961, empezaba a librarse otro conflicto entre los EE.UU. y la Unión Soviética por el control del espacio. Conflicto en el que empezaban ganando claramente los rusos al haber enviado antes que nadie al cosmonauta Yuri Gagarin al espacio.

Los norteamericanos, como decimos, iban bastante más retrasados, pero NASA intentaba poner toda la carne en el asador para cambiar cuanto antes esa situación. Para ello disponía de una cantidad ingente de recursos, tanto económicos como de personal. Obviamente se buscaban a los mejores ingenieros, científicos y gestores. La gran mayoría del personal, como se puede uno imaginar, eran hombres blancos. En aquella época, en aquel lugar, había poco sitio para las mujeres y menos aún para las mujeres negras. Sin embargo, a pesar del evidente machismo y segregación de esa sociedad, había un pequeño grupo de mujeres negras que trabajaban para NASA en labores técnicas, en concreto, matemáticas que calculaban y repasaban todas las operaciones necesarias que definían los parámetros de los vuelos al espacio. Hay que recordar que en aquellos tiempos los ordenadores no eran aparatos comunes ni habituales.

02-figuras-ocultasPues bien, entre esas mujeres negras, destacaron tres por su nivel de excelencia en sus respectivos campos. Tanto fue así que incluso tuvieron un papel fundamental en confirmar los cálculos para que los vuelos al espacio de los primeros astronautas norteamericanos del Programa Mercury fueran todo un éxito. Sin embargo, esa excelencia no las proporcionó facilidades inmediatas en ese ambiente machista y racista en el que vivían. A pesar de todo, pocos aceptaban su compañía ni reconocían sus esfuerzos por hacer un buen trabajo. Pero su perseverancia, inteligencia y actitud lograrían, con mucho trabajo eso si, que poco a poco cambiara esa situación. Llegando a ser reconocidas públicamente, unos años después, por NASA y por el Gobierno norteamericano como pioneras en la carrera espacial.

Pues bien, de todo esto trata la película de “Figuras ocultas”.  Una película interesante desde el punto de vista formal; guión y ritmo correcto, buenas interpretaciones en general y efectos especiales y banda sonora que apoyan la historia. En definitiva, un buen entretenimiento para pasar dos horas.

03-figuras-ocultasSin embargo, como puntos débiles, destacaríamos que, aunque es una historia que capta la atención del espectador, no consigue que empaticemos totalmente con ella, probablemente porque, en definitiva, se trata de un relato histórico muy específico de los EE.UU. Nuestra sociedad y cultura se han movido y se mueven actualmente por otros derroteros. Hay que recordar que aún hoy en día el tema del racismo en EE.UU. es delicado cuanto menos.

Podríamos afirmar que se trata de una película de moda. Ya que en los últimos años se han realizado filmes que tratan de sacar a la luz historias sobre el racismo, la esclavitud y la lucha por los derechos civiles de las personas de raza negra. Seguramente, como un ejercicio de perdón de parte de la sociedad “blanca” norteamericana hacia ellos.

Para los amantes de la Historia de la carrera espacial es un film que hay que ver y que en muchos momentos se disfrutará.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

¿Por qué el cohete utilizado en el Programa Apolo se llamaba Saturno?

8 febrero 2017
lanzamientos-del-saturno-v

Todos los lanzamientos del cohete Saturno V

El 15 de agosto de 1958, la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación del Departamento de Defensa (ARPA) aprobó, en la orden número 14-59, el anteproyecto para desarrollar un cohete pesado de varias etapas y motores. La primera etapa debería proporcionar 6,7 millones de Newtons de fuerza y fue inicialmente concebido por los diseñadores de la Agencia de Misiles Balísticos del Ejército (ABMA). Así mismo, se le denominaba como Juno V.

Pero en octubre de 1958, el Dr. Wernher von Braun, Director de la División de Operaciones de Desarrollo de ABMA, propuso que el Juno V fuera renombrado como Saturno, cosa que aprobó el ARPA oficialmente el 3 de febrero de 1959.

Wernher von Braun a los pies del Saturno V

Wernher von Braun a los pies del Saturno V

El nuevo nombre escogido por Von Braun era significativo por tres razones:

  • El planeta Saturno es uno de los objetos celestes más brillante del firmamento, por lo que parecia apropiado asociar este nombre al nuevo y poderoso cohete.
  • Saturno, además, es el siguiente planeta después de Júpiter, así que la progresión en el nombre se correspondía con la progresión de los cohetes llamados Júpiter que también había desarrollado ABMA.
  • Finalmente, Saturno es el nombre de un dios romano, por lo que la nueva denominación seguía la costumbre de los Estados Unidos de nombrar a sus cohetes con nombres de dioses mitológicos y héroes clásicos.

Para más información se pueden consultar las siguientes fuentes:
Libro: ORIGINS OF NASA NAMES (NASA SP-4402).
Libro: STAGES TO SATURN por Roger E. Bilstein.

A continuación, un video maravilloso con el lanzamiento de un Saturno V mientras suena la canción Ask the mountains de Vangelis:

ANOTACIONES RELACIONADAS:

50 años del incendio del Apolo 1

27 enero 2017
Tripulación del Apolo 1. De izq. a dcha: Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee.

Tripulación del Apolo 1. De izq. a dcha: Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee.

Hoy, 27 de enero de 2017 se cumplen 50 años del terrible accidente del Apolo 1 que costó la vida a sus tres astronautas.

En Mayo de 1961, el Presidente de los EE.UU. fijó el objetivo de llegar a la Luna antes de que acabase esa década por lo que, desde ese momento, toda la Administración norteamericana, liderada por NASA, se puso a trabajar para conseguir la meta de Kennedy.

Los Soviéticos, aunque no lo llegaran a reconocer oficialmente, aceptaron el reto lanzado por Kennedy y, hasta unos años más tarde, siguieron liderando la exploración y la tecnología espacial. Los norteamericanos no podían perder un segundo por lo que George Mueller, el administrador asociado de NASA en aquel momento, decidió que no había tiempo para hacer lanzamientos de prueba unitarios, como se venía haciendo hasta ese momento, y por tanto, había que probar varios componentes a la vez en cada lanzamiento.

La tripulación del Apolo 1 no ocultaba su preocupación sobre ciertos aspectos de la misión.

La tripulación del Apolo 1 no ocultaba su preocupación sobre ciertos aspectos de la misión.

El primer lanzamiento de prueba tripulado se había planeado para el mes de febrero de 1967 y, por esta razón, el 27 de enero de ese año, los astronautas Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee simularon un ensayo dentro del módulo de mando que estaba situado en la plataforma de lanzamiento 34 en Cabo Cañaveral.

Después de unas cuantas horas de ensayo saltó una chispa eléctrica que produjo un incendio catastrófico dentro de la cápsula. Como la atmósfera dentro del módulo de mando era de oxígeno puro produjo que las llamas se extendieran muy rápidamente. Se cree que el astronauta Roger Chaffee fue el que gritó la triste y famosa frase: “¡Hay fuego en la cabina!”. La presión en el interior aumentó y como la escotilla se abría hacia dentro y no hacia fuera de la nave, fue imposible que los astronautas pudieran salir, por lo que murieron enseguida por inhalación del humo. El Presidente de los EE.UU. fue informado prácticamente enseguida del terrible accidente mediante una nota escrita como ya contamos en este blog hace un año.

Almacenamiento del Apolo 1.

Almacenamiento del Apolo 1.

El diario español ABC informaba unos días antes sobre el ensayo previo al lanzamiento y posteriormente, por supuesto, de los terribles acontecimientos ocurridos aquel 27 de enero de 1967.

Noticia sobre el Apolo 1 en el diario ABC del 28 de enero de 1967.

Noticia sobre el Apolo 1 en el diario ABC del 28 de enero de 1967.

Tras el accidente hubo una investigación exhaustiva que aunque no canceló el Programa Apolo, si lo retrasó un tiempo precioso. Sin embargo, las conclusiones de esa investigación hicieron que la seguridad de los futuros vuelos del Programa Apolo aumentara considerablemente. Entre las medidas más importantes que se tomaron con posterioridad estaba la de rediseñar la escotilla de la nave, abriéndose hacia afuera en 10 segundos (la anterior no se podía abrir en menos de 90 segundos), se cambió la atmósfera para que no fuera de oxígeno puro, se mejoró el aislamiento de los cables y se redujo considerablemente el número de materiales inflamables en el interior de la nave. Estas mejoras, probablemente, impidieron que el accidente del Apolo 13 fuera aún más grave cuando se volvió a activar el módulo de mando justo antes de la reentrada en la atmósfera terrestre evitando cortocircuitos en los paneles mojados por la condensación.

Este terrible acontecimiento en la Historia de la exploración humana del espacio impactó en algunos artistas. Es el caso de James Rosenquist que en 1970 pintó un cuadro titulado “Cápsula flamenco”, que dedicó a los tres astronautas fallecidos. Más recientemente tenemos el caso del grupo musical Public Service Broadcasting que dedicó la cuarta canción (Fire in the cockpit) al Apolo 1 en su album “The race for space.

Portada del albúm "The race for Space" de Public Service Broadcasting.

Portada del albúm “The race for Space” de Public Service Broadcasting.

Para finalizar, recordamos las palabras que pronunció Gus Grissom en una entrevista que concedió tres semanas antes del incendio que le costó la vida:

Si morimos, no guarden luto. Estamos embarcados en una empresa peligrosa y aceptamos los riesgos. El programa espacial tiene demasiado valor para el país como para detenerlo en exceso si alguna vez ocurriera un desastre.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Buenafuente entrevista a Luis Ruiz de Gopegui en su programa Late Motiv

17 enero 2017

Enlazamos el video de la entrevista que le hizo Buenafuente a Don Luis en su programa de televisión Late Motiv (#Latemotiv170) a principios de este año 2017.

buenafuente-con-luis-ruiz-de-gopegui-late-motiv

ANOTACIONES RELACIONADAS: