Próxima conferencia de José Manuel Grandela en la AEME

10 septiembre 2019

Asociación Española de Militares Escritores (AEME).

El próximo lunes 16 de septiembre de 2019 nuestro admirado José Manuel Grandela, protagonista en primera persona del Programa Apolo trabajando desde la Estación de NASA en Fresnedillas de la Oliva, impartirá una conferencia titulada «50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna» en la Asociación Española de Escritores Militares.

Jose Manuel Grandela (izq) y Walter Cunninham del Apolo 7 (dcha) – Madrid 27 junio 2019

El acto tendrá lugar a las 19 horas en el Salón de Actos de la Fundación Universitaria Española situado en la Calle Alcalá nº 93 de la ciudad de Madrid.

La entrada es libre hasta completar el aforo.

Invitación a la conferencia de Grandela en la AEME

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Anuncios

Entrevista a Luis Ruiz de Gopegui del año 2004

4 septiembre 2019

Recuperamos esta entrevista, de 2004, a nuestro admirado Luis Ruiz de Gopegui realizada por Isabel Quiñones Vázquez para el programa gallego “Rumbo al cosmos”, y que ha compartido en su canal de YouTube la propia periodista.

(Primera parte).

(Segunda parte).

(Tercera parte).

ANOTACIONES RELACIONADAS:

 


Las mil caras de la Luna

22 agosto 2019

Las mil caras de la Luna. Autora: Eva Villaver. Edición: Miguel A. Delgado. Editorial: HarperCollins. Año: 2019. 205 páginas. ISBN: 978-84-9139-368-9.

Tengo que reconocer que leyendo este libro de la simpática astrofísica palentina Eva Villaver, me ha sacado un poco del “monotema Apolo 11” de estas últimas semanas en las que se cumplían 50 años de aquella gesta humana. Y es que, aunque no me he ido de la Luna, si me ha ayudado a poner el foco en otros aspectos distintos a los puramente históricos o técnicos en los que suelo moverme cuando miro hacía ella.

Eva, a la que tuve el gusto de conocer cuando compartimos el “Hay vida en martes” que organizó Fundación Telefónica sobre la llegada del ser humano a la Luna por primera vez, es capaz de mostrarnos la cara oculta de la Luna, lo que ha estado muchas veces escondido, o al menos, esas pequeñas historias (y no tan pequeñas) que pasan desapercibidas pero que, en realidad, siempre han estado ahí, porque como dice el subtítulo de esta obra; no tenemos que regresar a la Luna, porque siempre hemos estado allí.

De todas las historias que me ha descubierto Eva, algunas de las que marqué con un lápiz en el lateral del libro son: de donde viene el bello nombre del mar de la Tranquilidad, su crítica al esoterismo pseudocientífico y al método Velikovski de hoy en día, la explicación del viento haciendo uso del reguetón y la música clásica y la alergia, o más bien rinitis, que puede provocar la Luna, la cual tiene una ligera atmósfera que podría caber casi toda ella en un camión de 24 toneladas…

La Luna siempre ha estado presente para el ser humano y hasta que pudimos llegar a visitarla, hace ahora 50 años, nos hemos dedicado a contemplarla, a imaginarla, a escribirla, a fotografiarla, a quererla y a temerla, a soñarla, a amarla, a odiarla… La Luna es parte de nosotros, la Luna somos nosotros porque sin su presencia, probablemente, la vida no hubiera sido posible en la Tierra.

Tú lunático, si quieres una lectura refrescante para las noches calurosas de verano, aderezada con un ligero toque canallita e irónico, tienes que hacerte ya con un ejemplar de este libro.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Fresnedillas, 20 de julio de 2019

14 agosto 2019

Programa con los actos conmemorativos de los 50 años del Apolo 11 en Fresnedillas de la Oliva (Madrid).

El pasado 20 de julio, cuando se cumplían exactamente 50 años del aterrizaje en la Luna por primera vez con el Apolo 11, tuve la suerte de ser invitado a los actos que se celebraron en Fresnedillas de la Oliva (Madrid) por ese motivo.

Localización de las tres antenas principales de la MSFN (Fuente: honeysucklecreek.net)

Para las personas que a estas alturas de la historia no sepan lo que ocurrió en ese lugar el 20 de julio de 1969 haré un breve resumen: en Fresnedillas de la Oliva, un pueblo de la sierra de Madrid rodeado de bosques y jaras se colocó una de las tres antenas principales de la red de vuelos tripulados (MSFN en sus siglas en inglés) de NASA con el fin de poder estar en contacto permanente con la nave y los astronautas que viajaron a la Luna en las distintas misiones del Programa Apolo. Las otras dos estaciones, con antenas de 26 metros de diámetro, se situaron en Honeysuckle Creek (Australia) y en Goldstone (Estados Unidos). Situando tres estaciones, separadas 120 º entre sí, se podía mantener el contacto con la nave y los astronautas de forma permanente en turnos de 8 horas aproximadamente y poder así contrarrestar la rotación de la Tierra. La estación de Fresnedillas, conocida como “Apollo Madrid Prime por NASA, soportó todos los vuelos tripulados del Programa Apolo, desde el 7 hasta el 17 y tuvo la responsabilidad de ayudar al Apolo 11 justo en su descenso hacia la Luna. En la estación se recibió y escuchó, por primera vez en la Tierra, la noticia de que el módulo lunar Águila, pilotado por Neil Armstrong y Buzz Aldrin, había aterrizado en la Luna (La famosa frase: “The Eagle has landed”) precisamente el 20 de julio de 1969.

Portada de un panfleto de la época sobre la estación de Fresnedillas (MSFN – NASA).

Pues bien, el Ayuntamiento de Fresnedillas organizó una serie de actos conmemorativos centrados, como no podía ser de otra manera, en homenajear a los protagonistas que trabajaron en la estación (“la base” como muchos de ellos la conocían) durante aquellos históricos momentos para la humanidad.

Fresnedillas de la Oliva. Casa de la cultura. 20 de julio 2019. Autora: Bárbara Alonso.

La jornada empezó a las 11 de la mañana en la Casa de la Cultura del pueblo. Allí tuvo lugar un acto de bienvenida y reconocimiento liderado por los hermanos Alonso (Tomás y Pablo). El salón de actos estaba repleto de gente. Y entre ellos un montón de trabajadores de la estación: González, Grandela, Martos, Colina, Claros, Castellanos, imposible nombrarlos a todos. Entre el personal norteamericano dos nombres a destacar: Larry Haug y Víctor Wervitzky. No pudo asistir Don Luis Ruiz de Gopegui, pero se le aplaudió mucho cuando se le recordó. Desgraciadamente, Luis falleció dos semanas después. Antes de dar paso a los discursos, Tomás nos anunció a los presentes que se estaba preparando una nueva web con información y fotografías sobre la estación. Estamos deseando poder verla aunque un pajarito nos da dicho que igual se retrasa un poco debido a problemas técnicos.

Fresnedillas de la Oliva. Casa de la cultura. 20 de julio 2019. Discurso Tomás Alonso.

Llegó el turno de los discursos de las autoridades: José Damián de la Peña, alcalde de Fresnedillas, F. Talluto, agregado científico de la Embajada de Estados Unidos, un divertido Tony Carro, representante de NASA en España y, finalmente, el de Salom Piqueres, Teniente General del INTA, que tuvo un recuerdo para el gran Manuel Bautista Aranda.

Fresnedillas de la Oliva. Casa cultura – 20 julio 2019 – Conferencia Larry Haug.

Posteriormente, tomo la palabra Larry Haug que nos impartió una breve pero excelente conferencia de 10 minutos sobre el funcionamiento de una estación de seguimiento de naves espaciales.

Insignia de recuerdo de los 50 años del Apolo 11 en Fresnedillas de la Oliva (Madrid).

Acabada la charla de Haug, se procedió a entregar unos diplomas de recuerdo al personal español. Se echó en falta un par más para Haug y Wervitzky. A parte del diploma, a cada uno de ellos se le entregó un panfleto, una postal con fotos de la época, una insignia y una tarjeta de memoria.

Fresnedillas de la Oliva (Madrid) – Calle Apolo 11 – 20 julio 2019

Una vez acabo el acto, nos dirigimos a ver la inauguración de la nueva calle Apolo 11. Esta calle es precisamente donde se ubica el nuevo Museo lunar de Fresnedillas. En el camino pude aprovechar para conocer y saludar a Larry Haug y agradecerle su charla y, sobre todo, que nos dejara utilizar muchas de las fotos que hizo de la estación en aquella época para el minidocumental de la Fundación Telefónica. Después de unas breves palabras del alcalde, quedó inaugurada la nueva calle.

Inauguración nuevo Museo lunar de Fresnedillas. Placa conmemorativa. 20 julio 2019.

Seguidamente, todos los allí presentes, procedimos a entrar en las instalaciones del nuevo Museo lunar para, también, inaugurarlo por parte del alcalde.  Tras otro breve discurso se procedió a descubrir una placa conmemorativa. Posteriormente fuimos invitados a un copioso tentempié en donde cogimos fuerzas para el plato fuerte que se avecinaba.

Estación Apolo Madrid. Fresnedillas de la Oliva. Fotografía: Larry Haug.

Si todo lo vivido anteriormente hubiera sido más que suficiente para definir el día como excepcional, aún quedaba poner la guinda al pastel. Esa guinda era, nada más y nada menos, que entrar en la antigua estación. Visitar la – mítica ya – Estación Apolo Madrid. Por si no lo sabe el lector, la estación pertenece actualmente al Ministerio de Defensa por lo que entrar allí es imposible en condiciones normales. Sin embargo, dada la excepcionalidad de la fecha, el Ministerio permitió entrar a los antiguos trabajadores y a algunas personas más, entre las que me encontraba, para volver a visitar aquel sitio histórico, justo 50 años exactos de la gran hazaña del Apolo 11. Aquí quiero agradecer especialmente a Juan su ayuda para que mi nombre estuviera en la lista de los afortunados que nos subimos al autobús que nos esperaba a la salida del Museo para llevarnos a las puertas de “la base”. Sinceramente, jamás pensé que tendría la oportunidad de poder cruzar esa verja algún día. Por motivos de seguridad no pudimos introducir ningún teléfono móvil, aunque si hubo alguna persona a la que se lo permitieron para poder hacer unas fotos de recuerdo.

Los protagonistas en los 50 años del Apolo 11. Estación Apolo Madrid. Fresnedillas de la Oliva. 20 julio 2019. Fotografía: Bárbara Alonso.

Una vez acreditados, subimos caminando por la carretera hasta el lugar donde se encontraba situada la mítica antena blanca DSS-66 de 26 metros. Ni que decir tiene que realizar ese camino rodeado por Carlos, José Manuel, Alberto, Luis, Valeriano, Larry y tantos otros, fue realmente emocionante. Lo primero que hicimos fue pasar enfrente del edificio de la cafetería, luego llegamos al de “fuerza” (el que proporcionaba la energía necesaria de forma independiente), luego los talleres y por último el de operaciones antes de alcanzar la base de la antena. La antena ya no está allí porque se trasladó al Complejo de NASA en Robledo (MDSCC). Ahora, en ese lugar, existe otra y, bajo su sombra, Luis y Alberto me explicaron por dónde salía la Luna en aquellos días y cual era el recorrido de ella por el cielo. Luego Carlos me indicó dónde estaban el pico de la Almenara y la estación de Robledo para explicarme el enlace de comunicaciones que existía entre las dos estaciones (Fresnedillas y Robledo). Antes de volver, Alberto me ilustró como eran los enlaces de comunicaciones de subida (uplink) y de bajada (downlink) en los Apolo. Cuando volvimos a pasar por el edificio de operaciones, los protagonistas posaron en la puerta para la foto de recuerdo de los 50 años. Después, los demás acompañantes, fuimos invitados a unirnos a ellos y tener otra foto todos juntos.

Acompañando a los protagonistas en los 50 años del Apolo 11. Estación Apolo Madrid. Fresnedillas de la Oliva. 20 julio 2019. Fotografía: Bárbara Alonso.

El director de la estación nos invitó a entrar en el edificio de la cafetería en donde nos agasajaron con un refrigerio, después de un breve discurso de bienvenida. Allí pude volver a charlar con Carlos, José Manuel y Juan, además de conocer a José Manuel Martínez Colina, otro crack con el que estuve comentando un par de asuntos muy interesantes y que intentaremos desarrollar en este blog en un futuro.

El módulo lunar ha aterrizado en Fresnedillas de la Oliva. 50 años del Apolo 11. 20 julio 2019.

Al acabar el piscolabis, volvimos al autobús y de allí a Fresnedillas. La jornada estaba a punto de terminar, pero antes mi amigo Juan me hizo una visita guiada por todo el pueblo para mostrarme todos los vinilos con imágenes del Programa Apolo que decoraban algunas fachadas de algunas de las casas de Fresnedillas. Sin duda una gran iniciativa que debería perdurar en el tiempo porque, a parte de ser otro reclamo turístico, queda muy bien, muy integrado, muy “Banksy”. Además, cerca de todas las imágenes hay un código QR que te remite a contenido relacionado en la nueva web.

Sin duda un día redondo. Increíble. Para terminar, no solo quiero agradecer especialmente a Juan, Tomás, Pablo y Elena su invitación y deferencia hacia mí sino, sobre todo, su gran trabajo y empeño para hacer del 20 de julio de 2019 un día inolvidable para los homenajeados y grandes protagonistas de aquella gesta humana.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Gopegui explicando a Pepe Navarro cosas sobre el Apolo 11 en 1999

11 agosto 2019

Acabamos de descubrir este video, gracias a Moisés Garrido y Claudia M. Moctezuma que lo han digitalizado y compartido en YouTube, con una entrevista de Pepe Navarro a Luis Ruiz de Gopegui.

En la primera parte del programa, titulado “La Vía Navarro”, Gopegui habla sobre aspectos relacionados con la misión del Apolo 11 para luego imaginar cómo será el futuro de la exploración de la Luna y del resto del Sistema Solar. El video es del año 1999.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Adiós Luis

8 agosto 2019

Don Luis Ruiz de Gopegui. Fotografía: Antonio Heredia. Cortesía Diario El Mundo.

Hoy, 7 de agosto de 2019, me entero de que nos ha dejado Don Luis Ruiz de Gopegui. Se fue tranquilo y acompañado de su familia en su casa.

Luis estaba mayor y desde que se fue Margarita, su esposa, hace unos años, no quería salir mucho de casa. Sin embargo, mantenía toda la lucidez de siempre, como pude comprobar cuando le llamé por teléfono el pasado 23 de julio, una vez pasada la vorágine de los actos conmemorativos del cincuenta aniversario del Apolo 11. Recuerdo que me dijo que estaba “pachucho y muy mayor ya”. Yo le dije que le vi muy bien en todas las entrevistas que dio la semana anterior, pero él me dijo que era porque “era fácil”. Le comenté que le iba a enviar por correo el pendrive con la grabación de la entrevista que le hicimos para el documental de la exposición en Telefónica. Hoy, Belén, su querida hija, me dijo, cuando hablé con ella, que pudieron verlo con él antes de irse. También pude comentarle la iniciativa de poner el nombre a una estación del Metro de Madrid como Estación Apolo en homenaje a todos los españoles que participaron en el Programa Apolo y como guiño a Fresnedillas. Aquello le pareció muy bien. Recuerdo que nos despedimos y le di muchos ánimos diciéndole que aún había mucha gente que le admirába y se acordaba de él.

No recuerdo exactamente cuando empecé a “seguir” a Luis. Lo que si recuerdo es poner a grabar el video VHS cada vez que salía por televisión en algún programa sobre el espacio. Automáticamente después me empecé a hacer con sus libros, los cuales devoraba una y otra vez. Porque Luis escribía realmente bien: claro, directo, conciso, riguroso, ameno… Daba gusto leerle y también escucharle.

Con Luis en el Planetario de Madrid (Presentación del libro de Alberto Martos – Breve historia de la carrera espacial).

Y llegó el año 2001. La Universidad de Cantabria organizaba todos los años unos cursos de verano en Laredo. Cual fue mi sorpresa cuando vi que ese verano Don Luis iba a impartir uno sobre Cosmología. 22 horas repartidas durante una semana. Ni que decir tiene que me apunté enseguida junto con mi amigo Luisma. Llegó el primer día de curso y cogimos sitio en primera fila. En cuanto hicimos el primer descanso nos acercamos a él para presentarnos. Llevaba conmigo todos sus libros para que me los firmara y dedicara. Luis, tan sensato como siempre, me propuso ir a una cafetería cercana a tomar algo porque teníamos toda la semana aún por delante. Enseguida llegamos a un trato con él: nosotros le invitaríamos todos los días de esa semana al pincho de tortilla y al café a cambio de poder preguntarle cosas. Aceptó gustoso. Creo que ahí comenzó nuestra amistad. Por supuesto yo le “freía” a preguntas sobre el Programa Apolo, pero también hablamos de la exploración del Sistema Solar e incluso de cine, ya que me contó que estaba siendo asesor en la película “Stranded: Náufragos”. Después de aquella semana, mantuvimos el contacto siempre, hasta sus últimos días.

Programa del curso de verano sobre Cosmología impartido por Luis en Laredo (Cantabria).

Los últimos diez años tuve la suerte de estar mucho tiempo con él, gracias en parte a este blog. Siempre publicitaba aquí las conferencias que iba a impartir, a las que, por supuesto, asistía en persona. Luis, tan generoso como era, posteriormente me hacía llegar por correo electrónico los textos de estas para publicarlas en el blog. Y aquí siguen. Recuerdo con mucho cariño las conferencias que daba en el Ateneo de Madrid y, sobre todo, los coloquios y debates que seguían a las mismas en donde surgía siempre la polémica. La respuesta calmada de Luis era dejar hablar al asistente para después responder: no estoy de acuerdo en nada de lo que has dicho. ¡Y vuelta a empezar la polémica! Pero no solo fue generoso con este blog cediendo sus conferencias, también lo fue para concedernos alguna entrevista. Eso sin contar las veces que me abrió las puertas de su casa simplemente para charlar o para dedicarme alguno de sus libros nuevos. Recuerdo que yo les llevaba, a Margarita y a él, unos sobaos cántabros como agradecimiento. Y Margarita, tan educada y atenta siempre, bajaba conmigo al portal de la calle a despedirme cuando Luis y yo terminábamos de hablar.

Don Luis recibiéndonos en su casa.

En aquellas charlas siempre le contaba a Luis los proyectos que tenía en mente. Como el libro que quería escribir sobre el Programa Apolo y que me dijo que me prologaría con gusto demostrando, una vez más, su generosidad. Desgraciadamente no he llegado a tiempo, y eso que él siempre me lo advirtió: “yo te prologo el libro, pero date prisa en escribirlo porque no se cuanto voy a durar”, me decía.

Algunas dedicatorias de Luis (82 Erídano, Rumbo al cosmos y Extraterrestres ¿mito o realidad?)

Hace un par de años le comenté la idea de grabar un documental sobre la participación española en el Programa Apolo. Le pedí si podía contar con su presencia para grabarle una entrevista. Como siempre, me dijo que sí. Cosa que hicimos el 3 de mayo de 2017 en su casa. Aquel proyecto se transformó desde un documental inicial a una exposición en Espacio Fundación Telefónica. Afortunadamente pudimos reutilizar las entrevistas para hacer un minidocumental de 15 minutos de duración que ya se exhibe en la exposición permanente sobre la Historia de las Telecomunicaciones en la segunda planta del edificio de Telefónica de la Gran Vía de Madrid. Allí estará el testimonio de Luis para siempre.

Grabación del 3 mayo 2017. Fotografía: Mykado Media.

Después de aquella grabación no volví a ver a Luis en persona. Sin embargo, le llamaba por teléfono de vez en cuando y hablaba con Belén por email para ver cómo iba. Ella siempre me animaba a llamarle, cosa que hice por última vez el pasado 23 de julio, como he contado al principio.

Se nos ha ido Luis. Hoy es un día triste. Afortunadamente tuve la gran suerte de conocerlo, de disfrutar de su amistad y de su sabiduría. Gracias a su labor de divulgación podremos seguir disfrutando de sus libros, de sus artículos, de sus entrevistas en radio y televisión… Pero sobre todo, gracias a su trabajo y esfuerzo en NASA, por ayudar a ampliar los conocimientos del ser humano sobre el espacio.

Recordando, en estas últimas horas, cómo empezó todo, no creo equivocarme mucho si afirmo que Luis ha sido una de las personas que más me ha inspirado en la vida. Mi más sincero pésame a toda su familia, en especial a su hija y a sus nietos.

Gracias por todo Luis. Descansa en Paz.


La verdadera motivación del Programa Apolo, según Frank Borman

5 agosto 2019

Frank Borman vistiéndose (Apolo 8) – KSC-68PC-321.

Cualquier idea de que el Programa Apolo fue un gran viaje de exploración o con propósitos científicos es una locura. La gente simplemente no estaba tan entusiasmada con la exploración espacial. Con lo que sí estaban entusiasmados era con ganar a los rusos.

Frank Borman, capitán de la misión Apolo 8, en el documental To the Moon dirigido por Kirk Wolfinger y producido por NOVA.

ANOTACIONES RELACIONADAS: