El papel de la estación INTA/NASA en Maspalomas durante la misión del Apolo 11, por Valeriano Claros

25 septiembre 2019

Valeriano Claros Guerra. We are NASA. US Embassy Madrid.

Valeriano Claros Guerra ha tenido la generosidad de ceder a este blog el artículo que escribió el pasado mes de julio con motivo de los cincuenta años del lanzamiento del Apolo 11. Para Mr.Gorsky es todo un honor poder publicarlo y alojarlo aquí para que quede constancia en el futuro. Así mismo quiero expresar mi infinita gratitud a Valeriano por ello.

— — —

“Escribo estas vivencias para revindicar, en el día del cincuentenario del lanzamiento del Apolo 11, el trabajo que españoles y americanos, codo con codo, hicimos en la estación de NASA de la Isla de Gran Canaria (CYI) para contribuir al éxito del Programa Apolo.

MSFN – Red de vuelos espaciales tripulados de NASA. En rojo la situación de la estación CYI.

CYI fue la primera estación de la red MSFN que durante el seguimiento del Apolo 11 confirmó la inserción en la órbita de aparcamiento y, después con las otras estaciones de la red, contribuir al control y preparación de la nave para su inyección a la órbita translunar.

Estación de NASA en Canarias (CYI). Montaña Blanca. Año 1971.

Además del equipamiento como estación de seguimiento, NASA estableció en Gran Canaria, un Observatorio de la Red de Partículas Solares integrado en la red de la National Oceanographic and Atmospheric Administration (NOAA) de Carnarvon (Australia del Oeste) y Houston, y que constaba de un telescopio óptico para la observación de la radiación solar el espectro Hα y un radiotelescopio solar. Su función era predecir tormentas solares y poder proteger a los astronautas durante todo el vuelo y especialmente en la superficie lunar, avisándoles, si la intensidad de la radiación era superior a la protección que les daba los trajes espaciales, protegerse en el Módulo de Excursión Lunar (LEM) y, si no era suficiente debían abortar la misión y regresar al módulo de mando (CSM) en la órbita lunar posicionándolo de forma que quedasen protegidos por el gran grosor del escudo térmico del frente del módulo que estaba preparado para la reentrada en la Tierra.

CYI SPAN. Telescopio y radiotelescopio de observación solar.

Comienzo mis recuerdos en diciembre de 1968, cuando apareció un anuncio en el ABC de Madrid en el que el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) solicitaba ingenieros y técnicos en electrónica y telecomunicaciones que hablasen inglés para las Estaciones de Seguimiento de Satélites INTA/NASA del Programa Apolo de NASA en Fresnedillas de la Oliva (Madrid) y en la Isla de Gran Canaria.

Entrada a la Estación Madrid Apollo Prime. Red NASA MSFN. Fresnedillas de la Oliva. Autor: se ruega confirmación.

Con mi experiencia en la fábrica de ITT en Boksburg (África del Sur) para adaptar un equipo de comunicaciones – que multiplicaba por cuatro las comunicaciones simultáneas en las líneas de hilo de cobre – del sistema NEP al sistema ISEP y ponerlo en producción en Standard Eléctrica. S.A, yo consideraba que, tras dos años en la industria, era el momento de cambiar de trabajo y, por ello, me presenté a solicitar información.

INTA y NASA me seleccionaron para ocupar el puesto de Supervisor de Comunicaciones en la estación de Fresnedillas, pero cuando estaba a punto de pedir mi baja en Standard Eléctrica, me comunicaron que por razones del Reglamento del Personal no funcionario de la Administración Militar, por el que me contrataban, tenían que dárselo a un ingeniero que procedía de la estación de Robledo.

Estación Madrid Apollo Wing. Red NASA DSN. Actualmente MDSCC. Robledo de Chavela (Madrid).

Me ofrecieron el mismo puesto en la estación de la Isla de Gran Canaria y me propusieron un viaje a Canarias para ser entrevistado por el director de NASA y los ingenieros de BENDIX que eran los responsables de Mantenimiento y Operaciones (M&O) de dicha estación.

CYI: Antenas de control de satélites. Alejadas de las antenas VHF y Banda S para evitar interferencias.

Parece que quedaron satisfechos y, el 1 de febrero de 1969, me trasladé a Las Palmas con una maleta de ropa, un baúl de libros y muchas ilusiones para empezar mi vida profesional en las actividades espaciales y poder participar en las misiones tripuladas Apolo de NASA a Luna a pesar de tener que renunciar a la beca que me había concedido la Fundación Fullbright para cursar un Máster en la Universidad de Rochester en el estado de New York.

NASA. Configuración de la red NASCOM para el Apolo 11.

Rápidamente encajé en el grupo de técnicos de BENDIX y con el Supervisor de Comunicaciones, Ed Crough, que me encargó del Mini Centro de Conmutación de la estación y de las relaciones con TELEFÓNICA para intentar mejorar el funcionamiento de los circuitos telefónicos con Goddard Space Flight Centre (GSFC) y el Centro de Conmutación NASCOM, situado en la Estación de Robledo Chavela. También de la implementación de un servicio especial de vigilancia y mantenimiento durante los periodos críticos de las operaciones, especialmente durante los viajes de ida y vuelta a la Luna. Fue fácil, pues al frente de la Estación de INTELSAT que construyó TELEFÓNICA junto a la Estación Apolo, que nos daba servicio, estaba mi compañero de carrera y gran amigo, Enrique Used Aznar.

Primera estación de la CTNE en Maspalomas para el Programa Apolo. Fotografía cortesia de TELEFÓNICA.

Una vez aclimatado al entorno canario y al trabajo en equipo muy regulado por normas estrictas de NASA, viajé al Centro de Entrenamiento y Pruebas de la Red de Estaciones (Network Training and Test Facility, NT&TF) en Greenbelt, Maryland, donde permanecí casi dos meses para conocer en profundidad el funcionamiento de la Red de Estaciones de Vuelos Tripulados (Manned Space Flight Network, MSFN),  los detalles de la trayectoria de los vuelos, los 16 momentos críticos del viaje de ida y vuelta a la Luna y la coordinación de las comunicaciones en la red NASCOM (12 estaciones con antenas parabólicas de 10 metros de diámetro y 3 con antenas de 27 m) así como las particularidades de los diferentes sistemas y equipamientos de la estación. Fue el curso denominado Adiestramiento en la Red de Vuelos Tripulados (MSFN Indoctrination) por el que pasamos muchos de los ingenieros y técnicos de todas las estaciones de la red.

Portada del manual de entrenamiento sobre la red MSFN de NASA. Apollo MSFN Indoctrination.

Allí, no sólo me enseñaron las nuevas técnicas de modulación para las señales de telemetría, telemando y medidas de distancias, sino a la operación de los equipos relacionadas con ellas muy especialmente los módems que por aquellos tiempos tenían velocidades de 2.4 o 4.8 kbps. Pero lo fundamental fue que tanto los compañeros americanos como los profesores imbuyeron en mí su entusiasmo por llegar a la Luna que bullía en la sociedad americana.

Consolas de control de la estación CYI de NASA. Fotografia: Cortesía de Andrew Wells – Guildford, R.U.

Para ilustrarlo una anécdota: al terminar el curso entrenamiento, el director del Centro me preguntó que, si volvía directamente a Canarias, podría llevarme una pieza que era requerida para la antena de CYI antes de lanzamiento del Apolo 11.

Naturalmente accedí, pero hubo un pequeño retraso en la entrega y, como tenía que tomar el avión en Baltimore, aceleré un poco más de lo debido en el trayecto al aeropuerto. A mitad de camino, oí la sirena de la moto de un policía de tráfico que me indicaba que parase. Lo hice, bajé y me espetó: “Va a más velocidad de la permitida (You are speeding!). Le expliqué la situación, le hablé del Apolo 11, le mostré el paquete y su entusiasmo fue tal que dijo: “Usted no va a perder hoy su avión hoy porque yo también he contribuido con mis dólares al programa, pero le recuerdo que aquí cuando alguien corre más de lo debido, lo llevamos a la comisaria y al día siguiente el juez le indica la sanción que merece. Sígame” y me escoltó en el camino hasta la terminal de Baltimore y todo se saldó satisfactoriamente.

Valeriano Claros (izq.) a bordo del avión Super Constellation de NASA utilizado para el entrenamiento y simulación de las estaciones de la red MSFN.

A mi vuelta a Gran Canaria, comencé a participar en las simulaciones del lanzamiento del Apolo 11: era fantástico comprobar que todo lo que nos habían enseñado se llevaba a cabo con precisión casi militar (muchos de los ingenieros y técnicos americanos de BENDIX procedían del cuerpo de los Marines o de la USAF) y adquirir la experiencia que era necesaria para ocupar un puesto activo en el Apolo 11.

Lanzamiento del Apolo 11 el 16 de julio de 1969. NASA.

Y llegó el ansiado 16 de julio de 1969: yo tenía asignado el turno de tarde (16:00-24:00) en la consola de ComTech, con el compañero americano Jim Martin, y nuestra función era verificar las señales de voz de los astronautas que se recibían por tres antenas: la parabólica de 10 metros de diámetro en Banda S Unificada (USB), la Teltrac y la Agave, ambas en VHF. Nosotros seleccionábamos la de mejor calidad para enviarla por los canales de comunicaciones asignados a GSFC que, a su vez, la retransmitía a Houston.

CYI. Antenas VHF Teltrac y Agave. NASA S68-37982.

Todo el personal de la estación estaba expectante: el Director de NASA, Chuck Rouiller, una gran persona y mi mentor ante NASA Head Headquarters, estaba solo en su despacho (había sido subteniente de submarinos de la Flota del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial y sabía de la soledad del mando) donde disponía de un intercomunicador telefónico (Switching, Conferencing and Monitoring Arrangement, SCAMA) que le daba acceso a todas las líneas de comunicación tanto internas como externas de la Estación.

Charles “Chuck” Rouillier dentro del círculo rojo. Autor: Gary Schulz. Libro: Read you loud and clear.

De memoria,  y quedan otros muchos , recuerdo que la consola principal estaba tripulada por el M&O Manager, George Cantrell y su asistente,  Dave Wilkins; los sistemas de la Antena de USB por Gerry Petro, Jim McCarthy  y Víctor Sirvent; Computadores por Ray Deely y Félix Gracia Castañer; el sistema de adquisición de las antenas Teltrac y Agave, por Frank Yenalevich y José Méndez ; el de Telemetría y registradores de cinta magnética y papel por Roger Lee y Óscar Aranguren; y en el radar de banda C que permitía obtener datos para confirmar la corrección de la órbita estaba John Adams; otros muchos servicios generales estaban también preparados: generadores de energía, aire acondicionado, seguridad, etc, todos capitaneados por John Vaughn y Andrés Rodríguez… En el SPAN estaban los observadores del Sol; Pepe Castellanos, Félix Herrera y Jim Ryan.

CYI. Antena USB (Banda S Unificada) de 10 metros. NASA MSFN. Año 1969. Autor: se ruega confirmación.

Mi compañero de consola, Jim Martin, me ha recordado recientemente que tenía la carne de gallina y a mí me preocupaba si podría seguir en inglés tantas conversaciones simultáneas y hacer el trabajo de control y calidad, pues había que estar atentos a los canales instrucciones internas y externas y no perder las conversaciones de los astronautas además de las explicaciones que proporcionaba el Oficial de Relaciones Públicas desde el Centro de Control.

A la hora del despegue menos 8,5 segundos, Houston anunció el comienzo de la ignición de los motores del Saturno V y confirmó el despegue a las 16:32:00 GMT (una hora más en Canarias pues era horario de verano).

En esos momentos del lanzamiento hubo alguna preocupación en Houston porque el motor principal del lanzador no alcanzaba la potencia de empuje que se esperaba, pero se hizo un cambio y se puso en marcha la turbobomba del cohete para inyectar oxígeno líquido desde su depósito en lugar por la manguera de la torre de lanzamiento y todo quedó solventado.

Lanzamiento del Apolo 11. 16 julio 1969. NASA.

Emocionados, fuimos escuchando los hitos que se iban cumpliendo hasta conseguir insertar el Apolo 11 en la órbita terrestre y que eran anunciados por el Oficial de Relaciones Públicas, contados a partir del tiempo transcurrido desde el despegue (Ground Elapsed Time, GET): A las 00:13 GET comenzaron maniobras de alabeo y cabeceo de la nave; a los 00:42 GET se sobrepasó el modo interrupción del lanzamiento I-B; a 01:57 GET se sobrepasó el modo de interrupción del lanzamiento I-C; a los 02:17 GET se anunció el apagado S-IC y a las 03:13 GET la separación de las fases S-IC/S-II; a las 03:17 GET se sobrepasó el modo interrupción del lanzamiento III S-IVB a COI (Contingency Orbit Insertion); a las 07:42 GET se apagó el S-II; a las 09:00 GET se sobrepasó el modo interrupción del lanzamiento S-IV; a las 000:09:15 GET ocurrió la separación de las fases S-II/S-IVB y finalmente a las 00:11:45 GET se anunció la inserción en la órbita de aparcamiento.

Separación del Sistema de Lanzamiento de Escape (LES) de la nave Apolo. NASA S66-5114.

Los eventos de interrupción del lanzamiento estaban previstos para activar si había algún problema que no se podía resolver, el sistema de evacuación de los astronautas (Launch Escape Tower), situado en la parte alta del lanzador Saturno V anclado al módulo de mando (CSM), que lo separaba del lanzador y los astronautas llegaban a tierra en paracaídas, salvando así sus vidas.

USNS Vanguard. Utilizado por NASA en el Atlántico para dar soporte a la red MSFN.

A las 14:33 GET, Houston perdió la señal que recibía el barco Vanguard y a las 15:35 GET la adquirió en la Estación de Gran Canaria. A partir a las 18:23 GET comenzaron las conversaciones entre Houston y el Apolo 11 a través de nuestra estación y a las 18:42 GET, con una muy buena comunicación, Control les informa que hay una discrepancia entre el sistema inercial de guiado de la tercera fase del cohete y el de la del módulo de servicio de 0,22 grados por lo que solicitan que la corrijan. Así lo hicieron y, en algún momento a la vuelta de la Luna, parece que Armstrong comentó que gracias a esa corrección no se pasaron de largo de la Luna…

CYI. Radar de reflexión transportable de banda C, modelo MPS-16 (AN/FPQ-6). Prácticamente no se utilizó porque la antena USB era más precisa.

Los datos que proporcionaron los sistemas de seguimiento de la antena de USB y el radar de Banda C, de Gran Canaria permitieron calcular con exactitud la órbita y el periodo de circunvalación que era de 1 hora, 28 minutos y 16 segundos. Así, la siguiente estación que hacía el seguimiento, que era Tananarive, pudo hacer un apuntamiento muy preciso de su antena.

Estación de NASA en Tananarive (Madagascar). Red MSFN. Autor: se ruega confirmación.

Perdimos la señal en Gran Canaria a las 23:37 GET y los siguientes eventos que ocurrieron a través de las Estaciones de Tananarive (Madagascar), Carnarvon (Australia del Oeste), Honeysuckle Creek (Canberra) y Goldstone (California) fueron:

  • Adquisición de señal en Tananarive a las 37:04 GET.
  • Puesta en marcha los instrumentos ópticos a las 38:46 GET.
  • Adquisición de señal en Carnarvon a las 52:15 GET.
  • Adquisición de señal en Honeysuckle Creek a las 59:33 GET.
  • Adquisición de señal en Goldstone a las 1:29:02 GET.
  • Sobrepaso de interrupción de la Inserción en la órbita Translunar (ITL) a las 1:35:05 GET.
  • Vía libre para ITL a las 2:26:38 GET.
  • Encendido de motores para ITL a las 2:44:16 GET.

A partir de ese momento, el papel de las estaciones con antenas de 10 metros de la red alrededor del mundo incluida la de Gran Canaria, trasladaron la responsabilidad del seguimiento del Apolo 11 a las estaciones con antena de 27 metros de diámetro que, en nuestra longitud geográfica correspondía a la Estación de Fresnedillas y su respaldo, la de Robledo de Chavela, aunque continuaron activas las estaciones durante todo el vuelo como estaciones de reservas en casos de fallo, el seguimiento se hacía en los periodos en los que la nave era visible debido a la rotación de Tierra.

En Gran Canaria todos celebramos que habíamos participado en un hecho histórico que volvimos a celebrar el día 20/21 de julio con el aterrizaje en la Luna, pero esa es otra historia que intentaré contar en otro momento.

Valeriano Claros Guerra.

Las Rozas, 16 de julio de 2019.”

— — —

ANOTACIONES RELACIONADAS: