La charla de Walter Cunningham en Madrid y la posterior mesa redonda

30 junio 2019

La tarde del jueves 27 de junio de 2019 tuvo lugar, en la sede de la Fundación Giner de los Ríos de Madrid, una charla de Walter Cunningham, astronauta del Apolo 7, a la cual tuve la fortuna de poder asistir. Después de la conferencia de Walt, que era así como le llamaban todos en NASA en aquella época, se organizó una mesa redonda, moderada por la periodista Patricia Fernández de Lis, con Pedro Duque, José Manuel Grandela, Santa Martínez y el propio Cunningham.

Como se puede disfrutar del evento completo en el video que enlazamos arriba, sólo voy a comentar aquí aquellas cosas que me llamaron la atención.

Walter Cunningham (Apolo 7) en Madrid – 27 de junio 2019.

La primera es la autobiografía de Walter Cunningham: The All-American Boys. Reconozco que aún no la he leído, pero también confieso que la acabo de encargar.  Por cierto, Cunningham, aparte de ser astronauta, también es Físico.

Me gustó mucho como definió al Programa Apolo: una mezcla de exploración y aventura. También la referencia y la comparación con la primera vuelta al Mundo realizada por España al mando de Elcano y Magallanes.

“¿Tenías miedo? No. El único miedo era a fracasar y a defraudar a tus compañeros.”

Si él tuviera que resumir qué fue todo aquello, se quedaría con las palabras que dijo su compañero y astronauta del Apolo 17, Harrison Schmitt, ante el Congreso de los Estados Unidos y también con el mensaje de buena voluntad de John Gorton, el primer ministro australiano, que se mandó a la Luna en el Apolo 11, dentro de un disco de silicio junto con los mensajes de otros líderes mundiales. Schmitt dijo, tres semanas después de volver de la Luna, “primero me gustaría contarles algo de un lugar que he visto en el Sistema Solar. El valle Taurus Littrow. Este valle ha sido cambiado por nuestra presencia, pero también nosotros hemos cambiado por el viaje”. Gorton escribió “que el coraje y el genio técnico que hicieron posible este logro, se utilicen en el futuro para que la humanidad viva en un universo en el que la paz, la expresión personal y la posibilidad de aventuras peligrosas estén disponibles para todos.”.

“En la exploración, no se trata de eliminar los riesgos sino de gestionar esos riesgos.”

En la mesa redonda posterior, me llamó la atención el comentario de Cunningham diciendo que cuando se decide asumir un gran reto para un país, éste debería escoger a las mejores personas para hacer ese trabajo. No se debería ser políticamente correcto. Siempre es mejor alentar a los mejores. Es mucho mejor alentar la calidad entre los mejores que alentar la justicia en cuanto a razas o igualdad de oportunidades. ¿Quién es el mejor?

Walter Cunningham (Apolo 7) en Madrid y la posterior mesa redonda con Pedro Duque Y José Manuel Grandela entre otros.

En el turno de preguntas, nuestro admirado Alberto Martos le preguntó sobre si fue tan fuerte el efecto Pogo sufrido en el cohete Saturno V pero desgraciadamente a Cunningham le debieron hacer mal la traducción porque su respuesta no tuvo mucho que ver con la pregunta formulada.  Por mi parte, intenté hacerle una pregunta sobre el maldito resfriado, pero me quedé con las ganas. No llegué a tiempo para conocer si esa famosa anécdota fue tan significativa en la misión (y en su carrera posterior de astronauta) como nos han contado multitud de veces.

Terminadas las preguntas, los organizadores del evento nos invitaron al “tradicional vino español” donde volvimos a coincidir con amigos a los que acababa de ver por la mañana y a otros que hacía tiempo que no veía y a otros, como José Luis Tajada, que sólo conocía digitalmente y que, por fin, pude verle en persona.

ANOTACIONES RELACIONADAS: