Apollo 11 (Documental)

30 mayo 2019

Esos colores.

Esa definición.

Esa ingeniera de Bendix, rodeada de ingenieros.

Ese momento, mientras se visten los astronautas.

Esa abrumadora cantidad de técnicos, en el Centro de control de lanzamiento de Cabo Cañaveral.

Ese polo rojo de Deke Slayton.

Esa cantidad ingente de gente, esperando el lanzamiento.

Ese ajuste de última hora, por parte de tres técnicos, de una válvula del Saturno V.

Esas camisas blancas de los técnicos.

Esa subida en ascensor a lo alto de la torre de lanzamiento.

Esos 60 segundos previos al despegue del cohete.

Ese paso por encima de Canarias, confirmando los datos de la inserción en órbita.

Ese grafismo tan simple y elegante.

Esa ignición de la tercera etapa, con destino a la Luna, mientras se produce el amanecer terrestre.

Esos planos, con dos o tres cámaras, de lo mismo al mismo tiempo.

Ese caricaturista, Paul Calle, dibujando en el Control de misión de Houston.

La sonrisa tranquila de Deke Slayton.

Esos cráteres lunares, vistos desde la órbita lunar.

Ese descenso a la superficie lunar.

Esa música de fondo.

Esas alarmas 1202 y 1201.

ESE DESCENSO A LA SUPERFICIE LUNAR.

Esa vista, desde la ventana del Módulo lunar, del “That’s one small step for a man, one giant leap for mankind”.

Ese “adiós amigo”, en español, de Buzz Aldrin justo antes de ingresar a la nave desde la superficie lunar.

Ese encuentro en órbita lunar entre el Módulo lunar y el Módulo de mando que parece una danza de seducción.

Ese John Stewart cantando “Mother country”.

Ese Océano Pacífico, antes de la reentrada.

Esa reentrada. Ese apagón de las comunicaciones. Esa apertura de los paracaídas.

Ese júbilo en Control de Misión de Houston. Ese júbilo del Mundo entero.

Ese helicóptero de recuperación número 66.

Esas palabras de Kennedy en la Universidad de Rice: “y hacer todo esto y hacerlo bien, y hacerlo primero antes de que acabe esta década, entonces deberemos ser audaces”.

Gracias Todd Douglas Miller, por dirigir este pedazo de documental.

ESTA OBRA MAESTRA.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Anuncios

Conferencia en el Ateneo de Santander sobre la participación española en el Programa Apolo

22 mayo 2019

Ateneo de Santander. C/ Gómez Oreña 5.

El Ateneo de Santander ha tenido la cortesía de invitarme a impartir, el próximo viernes día 24 de mayo, una conferencia sobre la participación española durante el Programa Apolo, con motivo de la celebración, este año 2019, de los cincuenta años del Apolo 11.

Cortesía que agradezco de antemano, especialmente a Miguel Ángel y a Maví. Esta charla supone todo un honor para mí por la institución de la que se trata y toda una responsabilidad por la ciudad en donde se imparte: Santander. Mi ciudad.

El tema escogido no podía ser otro que contar el papel que tuvo España, como apoyo al programa espacial de los Estados Unidos para que éstos pudieran enviar astronautas a pisar la superficie de la Luna a finales de la década de los años 60 y principios de los 70.

Estación de seguimiento de Fresnedillas de la Oliva (Madrid) – Apollo Prime. NASA. S68-37980

En la conferencia mostraré imágenes y algún video de las estaciones de seguimiento que instaló NASA en Madrid, así como en la isla de Gran Canaria. Sin olvidar tampoco mencionar que Telefónica, a su vez, ayudó a que todas estas estaciones pudieran conectarse con Houston para trasmitir la información de la nave y los astronautas.

La idea es que la charla dure aproximadamente unos cincuenta minutos para que después pueda haber un rato para plantear preguntas. Me preparé bien la respuesta a la de si todo eso fue un montaje. 😉

Os espero en el Ateneo de Santander, calle Gómez Oreña 5, este viernes a partir de las 19:30 horas. Gracias a todos por adelantado.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Próximos libros sobre el Programa Apolo aprovechando el tirón de los 50 años del Apolo 11

20 mayo 2019

Lo bueno de celebrar los cincuenta años del Apolo 11 en este 2019, es que surge nuevo material prácticamente a diario. Lo que, para los que nos gusta este tema, es una suerte.

Misión: La Luna – ediciones 40 y 50 años del Apolo 11

En relación a publicaciones en español, quiero destacar un par de ellas de obligada lectura, pero antes me detendré en un tercer libro. En concreto Misión: La Luna”, de la editorial Tikal / Susaeta ediciones. Se trata de una reedición del libro ya conocido y publicado hace unos años en forma de caja. Aunque se trata de un libro pensado para niños a partir de los 12 años, nos encontramos con una obra muy bien editada, con multitud de fotografías, gráficos y reproducciones de documentos clave de la Carrera espacial. Además, en esta nueva edición se han actualizado los últimos capítulos con las últimas novedades de estos años: la llegada de China a la Luna, el desarrollo del lanzador SLS o, incluso, el viaje de Starman a bordo de un coche Tesla.  Por último la obra se complementa con una aplicación para instalarse gratuitamente en dispositivos Apple y Android titulada Missions to the Moon.

Pero pasemos a la “chicha” de la buena.

El Gran Salto al Abismo. La extraordinaria historia de un técnico español de la NASA en la exploración del espacio

En las próximas semanas van a salir al mercado dos libros que esperamos con mucha ilusión y atención. El motivo es que se trata de libros cuyos autores y protagonistas son conocidos míos, y por muchos de los que soléis visitar este blog también. Se trata de Carlos González y de Eduardo García Llama. Dos personas avaladas totalmente por su experiencia profesional y trabajo de divulgación a lo largo de los años.

La historia de Carlos va a ser contada, en el libro titulado “El gran salto al abismo, la extraordinaria historia de un técnico español de la NASA en la exploración del espacio”, por Jesús Sáez Carreras bajo la editorial Next Door Publishers, colección El Café Cajal. Además está prologado por Miguel López-Alegría. Si eso no fuera suficiente, el epílogo corre a cargo del astronauta del Apolo 16, y amigo de Carlos, Charlie Duke. Uno de los pocos caminantes lunares que aún sigue vivo.

Apolo 11, la verdadera historia de la llegada del hombre a la Luna – Eduardo Garcií Llama

Y por último, pero no menos importante, está el libro que sobre el Apolo 11 ha escrito nuestro admirado Eduardo García Llama. Eduardo trabaja actualmente en NASA y divulga escribiendo artículos para El Mundo, entre otros importantes medios, así como a través de su cuenta en Twitter. Según me ha adelantado Eduardo, este libro es diferente a todos los demás. Como podéis comprender, con esta frase ya ha captado toda mi atención y ha hecho que mi nivel de ansiedad aumente exponencialmente. El libro se titula “Apolo 11, la verdadera historia de la llegada del hombre a la Luna” y lo publica la editorial Crítica.

Así que estad muy atentos, haceros con estos lujazos de libros y reservad unas cuantas horas en vuestras agendas para leer y saborear estas dos maravillas literarias.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

50 años del Apolo 10: todo o nada

18 mayo 2019

Después de comprobar que el módulo lunar (conocido como LEM, en sus siglas en inglés) funcionaba perfectamente durante la misión del Apolo 9, la idea de pisar la Luna empezaba seriamente a transformarse desde un anhelo a una realidad.

La misión del Apolo 10, que probaría si el LEM también podía funcionar en órbita lunar, – sin llegar a tocar la superficie de nuestro satélite -, sería algo parecido a cuando se apuesta en el casino al rojo o al negro. Todo o nada. Si el módulo lunar actuaba según lo que se esperaba de él, la siguiente misión, la 11, tendría una oportunidad real de ser la primera en pisar la Luna. Sin embargo, si por alguna razón el LEM no ofrecía las garantías esperadas, seguramente el Programa Apolo se hubiera retrasado, poniendo en peligro el objetivo marcado por John F. Kennedy ocho años antes.

Lanzamiento del Apolo 10. 18 de mayo de 1969.

Pero volvamos a la misión. El lanzamiento se produjo el 18 de mayo de 1969 desde Cabo Cañaveral, como todas las misiones Apolo. La única diferencia es que el cohete Saturno V partió desde la rampa 39B y no desde la 39A. Fue la única misión de todo el Programa Apolo que se inició desde ese lugar.

A modo de resumen, el Apolo 10 fue una misión histórica por los siguientes motivos:

  • Se probó el LEM en órbita lunar por primera vez. A las 98h47m52s de iniciar la misión, mientras se separaba el LEM del Módulo de mando y servicio (CSM), el Comandante Stafford se despidió de su compañero John Young – que se quedaba en el CSM – con un “adiós” en español.
  • El módulo lunar se quedó a tan solo 15 kilómetros de la superficie lunar. Era una altitud de seguridad, ya que el punto más alto de la Luna no llega superar los 11 kilómetros.
  • Fue la primera vez que se usó la televisión en color desde la Luna.
  • Se fotografió el Mar de la Tranquilidad, el lugar donde estaba previsto que se posara el Apolo 11 dos meses más tarde. Este trabajo fue tan concienzudo que incluso los astronautas llegaron a bautizar a las Rimas Hypathia como la autopista US-1, pero de esto hablaremos en otro artículo.
  • La etapa de ascenso del módulo lunar no se estrelló en la superficie del satélite una vez abandonada,  como se hizo con todas las demás misiones lunares, sino que fue puesta en órbita solar, donde todavía sigue hoy en día.
  • El Apolo 10 batió el record de velocidad en la reentrada a la Tierra.  Según el libro Guinness de los Records la nave llegó a alcanzar los 39.987 km/h. Además de ser los astronautas más rápidos también fueron los humanos que han estado más lejos de la Tierra; 408.950 km. Esto fue debido al tipo de órbita que siguieron.

Charlie Brown y Snoopy en el control de misión de Houston. 20 de mayo de 1969. NASA. S69-34343.

El indicativo de llamada elegido para el módulo de mando y de servicio fue Charlie Brown y, como no podía ser de otra manera, se escogió Snoopy para el LEM. Además, el verbo husmear, en inglés, se dice snoop que es lo que haría el LEM sobre la Luna… Fisgar la superficie para seleccionar el mejor sitio de alunizaje para el Apolo 11.

De los tres astronautas que participaron en aquella misión sólo el comandante Thomas P. Stafford sigue vivo a día de hoy. Desgraciadamente John Young, piloto del módulo de mando, falleció en enero de 2018 y Eugene Cernan, piloto del módulo lunar, en enero de 2017.

El Módulo de mando Charlie Brown se exhibe en el Museo de la Ciencia de Londres. Es la única nave Apolo que se puede visitar fuera de los EE.UU.

Apolo 10. Cámara de TV en color. Imágenes del LEM y de la Tierra obtenidas por la cámara. NASA. S69-34438, S69-33993 y S69-33995.

En relación a la red de seguimiento, su configuración fue esencialmente similar a la de la misión del Apolo 8. Sin embargo, esta vez se necesitaba tener más capacidad para poder recibir las imágenes de televisión en color. Otra diferencia con el Apolo 8 fue que en el Apolo 10 hubo que seguir dos naves en órbita lunar. Las tres antenas principales (Apollo prime) de la red de seguimiento de vuelos tripulados (MSFN) seguirían al módulo lunar y las antenas de la red de espacio profundo (DSN – Apollo wing) al módulo de mando. En general, la red demostró que podía seguir y comunicarse con dos naves a distancias lunares.

El módulo de mando visto desde el módulo lunar y viceversa. Apolo 10. NASA

Con respecto a la red de comunicaciones de NASA, NASCOM, la configuración fue similar a la de misiones anteriores. Destacando que se utilizaron, otra vez, los dos satélites de comunicaciones INTELSAT, siendo el que estaba situado sobre el océano Atlántico con el que se comunicaban las estaciones españolas de Maspalomas en las Islas Canarias (CYI) y las de Madrid (Fresnedillas y Robledo). Para el caso de Canarias, el enlace con Estados Unidos lo proporcionaba la estación de la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE) situada también en Maspalomas y para el caso de la estación principal de Fresnedillas (Madrid Apollo prime) la situada en Buitrago del Lozoya a unos 80 kilómetros al norte de Madrid.

El día del lanzamiento, el periódico canario El Eco de Canarias informaba de que la estación de NASA en Maspalomas “se hallaba preparada” así como también la estación de Telefónica que permitiría enviar por el satélite”Intelsat IIF3” “las comunicaciones por voz y teletipo” a y desde EE.UU.

El Eco de Canarias (20/05/1969) – ed. especial sobre el Apolo 10 en TVE.

En la edición del día 20, se puede comprobar en la programación diaria de Televisión Española, como a las 22:10 horas iba a emitirse un programa especial sobre el Apolo 10 de 10 minutos de duración.

El ABC del día 27 de mayo publicaba una nota de la agencia Cifra, contabilizando el número de horas en las que estuvo la estación de Fresnedillas en contacto con el Apolo 10. Fueron nada más y nada menos que 105, lo que representó un 55 % del total de horas de la misión. Aunque de esas 105 horas, solo un 29 %, es decir, 56 fueron en exclusiva.

Los astronautas del Apolo 10 a su regreso de la misión. De izq. a dcha: Young, Cernan y Stafford. NASA. AP10-S69-20549.

El Apolo 10 fue una misión excelente. Buena parte de ese éxito fue debido a la tripulación escogida. Tres astronautas veteranos con muchas horas de vuelo en el espacio durante el Programa Géminis.

Solo una pieza faltaba ya para encajar en el inmenso puzle… El Apolo 11 estaba listo para pasar a la Historia.

Godspeed, Apollo 10!