Figuras ocultas (película)

14 febrero 2017

00-figuras-ocultasEn 1961 no hacía aún ni 100 años desde que se hubiera abolido la esclavitud en EE.UU. – recordemos que fue en 1863 cuando el presidente estadounidense Abraham Lincoln proclamó la emancipación y hasta 1865, cuando terminó la Guerra de Secesión norteamericana, no pudo entrar en vigor -. Por otro lado, desde hacía 6 años, se estaba produciendo lo que se llamaría el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos que comenzó en 1955 con el asesinato de un joven negro llamado Emmett Till. Si eso no fuera suficiente, en 1961, empezaba a librarse otro conflicto entre los EE.UU. y la Unión Soviética por el control del espacio. Conflicto en el que empezaban ganando claramente los rusos al haber enviado antes que nadie al cosmonauta Yuri Gagarin al espacio.

Los norteamericanos, como decimos, iban bastante más retrasados, pero NASA intentaba poner toda la carne en el asador para cambiar cuanto antes esa situación. Para ello disponía de una cantidad ingente de recursos, tanto económicos como de personal. Obviamente se buscaban a los mejores ingenieros, científicos y gestores. La gran mayoría del personal, como se puede uno imaginar, eran hombres blancos. En aquella época, en aquel lugar, había poco sitio para las mujeres y menos aún para las mujeres negras. Sin embargo, a pesar del evidente machismo y segregación de esa sociedad, había un pequeño grupo de mujeres negras que trabajaban para NASA en labores técnicas, en concreto, matemáticas que calculaban y repasaban todas las operaciones necesarias que definían los parámetros de los vuelos al espacio. Hay que recordar que en aquellos tiempos los ordenadores no eran aparatos comunes ni habituales.

02-figuras-ocultasPues bien, entre esas mujeres negras, destacaron tres por su nivel de excelencia en sus respectivos campos. Tanto fue así que incluso tuvieron un papel fundamental en confirmar los cálculos para que los vuelos al espacio de los primeros astronautas norteamericanos del Programa Mercury fueran todo un éxito. Sin embargo, esa excelencia no las proporcionó facilidades inmediatas en ese ambiente machista y racista en el que vivían. A pesar de todo, pocos aceptaban su compañía ni reconocían sus esfuerzos por hacer un buen trabajo. Pero su perseverancia, inteligencia y actitud lograrían, con mucho trabajo eso si, que poco a poco cambiara esa situación. Llegando a ser reconocidas públicamente, unos años después, por NASA y por el Gobierno norteamericano como pioneras en la carrera espacial.

Pues bien, de todo esto trata la película de “Figuras ocultas”.  Una película interesante desde el punto de vista formal; guión y ritmo correcto, buenas interpretaciones en general y efectos especiales y banda sonora que apoyan la historia. En definitiva, un buen entretenimiento para pasar dos horas.

03-figuras-ocultasSin embargo, como puntos débiles, destacaríamos que, aunque es una historia que capta la atención del espectador, no consigue que empaticemos totalmente con ella, probablemente porque, en definitiva, se trata de un relato histórico muy específico de los EE.UU. Nuestra sociedad y cultura se han movido y se mueven actualmente por otros derroteros. Hay que recordar que aún hoy en día el tema del racismo en EE.UU. es delicado cuanto menos.

Podríamos afirmar que se trata de una película de moda. Ya que en los últimos años se han realizado filmes que tratan de sacar a la luz historias sobre el racismo, la esclavitud y la lucha por los derechos civiles de las personas de raza negra. Seguramente, como un ejercicio de perdón de parte de la sociedad “blanca” norteamericana hacia ellos.

Para los amantes de la Historia de la carrera espacial es un film que hay que ver y que en muchos momentos se disfrutará.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

¿Por qué el cohete utilizado en el Programa Apolo se llamaba Saturno?

8 febrero 2017
lanzamientos-del-saturno-v

Todos los lanzamientos del cohete Saturno V

El 15 de agosto de 1958, la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación del Departamento de Defensa (ARPA) aprobó, en la orden número 14-59, el anteproyecto para desarrollar un cohete pesado de varias etapas y motores. La primera etapa debería proporcionar 6,7 millones de Newtons de fuerza y fue inicialmente concebido por los diseñadores de la Agencia de Misiles Balísticos del Ejército (ABMA). Así mismo, se le denominaba como Juno V.

Pero en octubre de 1958, el Dr. Wernher von Braun, Director de la División de Operaciones de Desarrollo de ABMA, propuso que el Juno V fuera renombrado como Saturno, cosa que aprobó el ARPA oficialmente el 3 de febrero de 1959.

Wernher von Braun a los pies del Saturno V

Wernher von Braun a los pies del Saturno V

El nuevo nombre escogido por Von Braun era significativo por tres razones:

  • El planeta Saturno es uno de los objetos celestes más brillante del firmamento, por lo que parecia apropiado asociar este nombre al nuevo y poderoso cohete.
  • Saturno, además, es el siguiente planeta después de Júpiter, así que la progresión en el nombre se correspondía con la progresión de los cohetes llamados Júpiter que también había desarrollado ABMA.
  • Finalmente, Saturno es el nombre de un dios romano, por lo que la nueva denominación seguía la costumbre de los Estados Unidos de nombrar a sus cohetes con nombres de dioses mitológicos y héroes clásicos.

Para más información se pueden consultar las siguientes fuentes:
Libro: ORIGINS OF NASA NAMES (NASA SP-4402).
Libro: STAGES TO SATURN por Roger E. Bilstein.

A continuación, un video maravilloso con el lanzamiento de un Saturno V mientras suena la canción Ask the mountains de Vangelis:

ANOTACIONES RELACIONADAS:

Operación Avalancha, otra (mala) película sobre la conspiración lunar

1 febrero 2017

Operación Avalanchaoperacion-avalancha de Matt Johnson y Josh Boles (2016). Parece que se está poniendo de moda últimamente hacer películas sobre la conspiración lunar. Si hace unos meses reseñábamos, en este mismo blog, la película protagonizada por el estupendo Ron Perlman titulada Moonwalkers (2015), sobre cómo los máximos responsables de NASA, con la inestimable ayuda de la CIA, intentaban contratar a Stanley Kubrick para que filmara en un plató el supuesto montaje lunar, ahora nos llega esta otra cinta que participó en el festival de cine de Sitges del 2016.

El argumento parte de que la CIA cree que un agente soviético se ha infiltrado en NASA en 1967, es decir, el año en el que se produce el accidente del Apolo 1 y dos años antes de que termine el plazo fijado por el Presidente Kennedy para llegar a la Luna. Pues bien, unos tipos que trabajan en el departamento audiovisual de la Agencia, se enteran y proponen a la CIA ir a las instalaciones de NASA para hacerse pasar por unos documentalistas que van a grabar a todos los que trabajan allí con el fin de hacer un falso documental y detectar al supuesto espía. Sorprendentemente la CIA aprueba el plan y los pone manos a la obra. El resultado no lo vamos a desvelar pero realmente es lo de menos.

Es lo de menos porque la película, en nuestra opinión, es poca cosa. Aburrida incluso. Da la sensación de que está grabada con pocos medios, además los actores principales son también los guionistas – y uno de ellos es incluso el director -. La historia es un lío. Enrevesada. Si eso no fuera poco, la cinta tiene un ritmo muy pesado, con diálogos lentos y silencios largos entre frase y frase. Sólo hay una escena reseñable: la persecución de los coches. Lo mejor de la película. No podemos tampoco dejar de mencionar el estilo que han utilizado para contar la historia; el metraje encontrado y los 16 mm.

operacion-avalancha-01Es interesante destacar que muchas secuencias fueron grabadas en las propias instalaciones de NASA, como se puede reconocer en algunos planos, especialmente en el MOCR de Houston, lo cual hace que te preguntes por qué NASA entra al trapo de proyectos que tratan sobre la conspiración lunar. Pues bien, parece ser que el director y guionista del film mintió para conseguir el permiso de NASA. No me extrañaría que ahora se estuvieran arrepintiendo en Houston.

Para echar un poco más de leña al fuego sobre esta película, diremos que también se hace un mal uso de la documentación oficial y de las fotografías, mezclando fechas y misiones. Utilizando documentación y fotografías que aún no se habían creado por ser de misiones posteriores a 1967. Eso sí, para el espectador que no esté acostumbrado a ver los Mission Reports de NASA de aquella época, seguro que dará el pego.

La conspiración lunar sigue de moda, y el cine actual parece que quiere aprovechar el tirón. Sin embargo, lo que realmente se echa de menos son películas como Apolo 13 o series como De la Tierra a la Luna. Auténticas maravillas que siguen fielmente la historia y cuidan los detalles hasta el máximo extremo. No estamos en contra de que se hagan películas de ficción teniendo de base los hechos del Programa Apolo u otros, pero creemos que hacer películas con guiones enrevesados que no aportan nada y echan más gasolina al fuego de los conspiranoicos no es el camino a seguir.

ANOTACIONES RELACIONADAS: