Las páginas webs de los astronautas que pisaron la Luna dejan mucho que desear

31 diciembre 2011

A raíz de mi breve encuentro en Madrid con Charlie Duke, astronauta del Apolo 16 y décimo hombre en pisar la Luna, con motivo de la inauguración de la exposición “NASA, La Aventura del Espacio” durante este mes de Diciembre de 2011, me picó la curiosidad por saber más de estos privilegiados seres humanos que tuvieron la grandísima oportunidad de viajar hasta nuestro satélite. Viaje que, definitivamente, les cambió la vida e incluso me atrevería a decir que, en algunos casos, para mal.

En este blog hemos escrito algo sobre estos 12 hombres, de los cuales 3 ya han fallecido. Recientemente publicamos un artículo con las primeras palabras que dijeron sobre la superficie de la Luna. También escribimos una reseña del libro “Lunáticos” en el que se intenta relatar la vida que siguieron los Caminantes Lunares una vez que regresaron de su increíble aventura.

Sin embargo, si buscamos en Internet las páginas webs oficiales de estos privilegiados hombres nos encontraremos con una pésima sorpresa.

La web oficial del primer hombre en pisar la Luna, Neil Armstrong, la gestiona una empresa de representación de celebridades. Se trata de una web testimonial en la que la foto principal que aparece en la cabecera ni siquiera corresponde a Armstrong sino a su compañero en el Apolo 11, Buzz Aldrin. La página tiene un formulario de contacto para hacer negocios básicamente. Parece que también gestionan la página en Facebook titulada “Neil Armstrong”. Si buscamos el dominio www.neilarmstrong.com se nos caerán las lágrimas ya que es una web dedicada a los supervivientes del huracán Katrina. En definitiva, un despropósito inmerecido para un hombre que ha pasado ya a la Historia de la Humanidad.

Buzz Aldrin, el segundo hombre sobre la Luna, es el único Moonwalker que parece que se lo ha tomado en serio. De todas las webs visitadas, la de Aldrin es sin duda la mejor. Su diseño está cuidado. Gestiona las redes sociales como Facebook y Twitter. Tiene un montón de información y una pequeña tienda on line en donde se puede comprar el típico “merchandising”. La actualiza a menudo e incluso promociona su visión de cómo tiene que ser el futuro de la exploración espacial.

El tercer ser humano en pisar la Luna y ya fallecido, Pete Conrad, posee una pequeña web conmemorativa que es gestionada por su Universal Space Lines. Básicamente consta de una galería de fotos, una pequeña biografía y un apartado con frases de la gente dedicadas al Comandante del Apolo 12.

Otro astronauta que parece que se toma en serio esto de Internet es Alan Bean, el cuarto hombre en pisar la Luna. Bean se dedica, básicamente, a pintar cuadros de motivos lunares y utiliza su página oficial para mostrarlas y venderlas. Es interesante ver también cómo prepara los motivos que va a pintar haciendo antes una maqueta real. En la web se puede contactar con él para contratarle como ponente en alguna charla. Su precio en EEUU es de casi 20.000 dólares. Si tiene que ir a otro continente es más caro.

Del quinto hombre en pisar la Luna y único ser humano que ha jugado al golf en la Luna, Alan Shepard, no existe nada oficial, que sepamos, en la web. Incluso el dominio www.alanshepard.com parece que está en venta.

Ed Mitchell, el sexto hombre sobre la Luna, tiene página web oficial. El diseño se ha quedado bastante anticuado pero tiene tienda online en donde se pueden comprar fotografías autografiadas o su libro dedicado. También se puede encontrar información y documentos sobre la naturaleza de la conciencia en lo que se refiere a la cosmología y la causalidad ya que Mitchell fundó el Instituto de Ciencias Noéticas, una vez que dejó la NASA, que patrocina investigaciones sobre este tema.

Pasamos ya a los astronautas del Apolo 15. No hay ni rastro de lo que podría ser una página oficial del Comandante, Dave Scott. Es extraño ya que Scott sigue apareciendo en actos públicos de vez en cuando.

Del Piloto del Módulo Lunar, James Irwin,y octavo hombre en pisar la Luna, encontramos algo más. La Fundación High Flight que Irwin fundó en 1972 cuando dejó la NASA, cuyo objetivo es, cito la propia web, “animar a otros a dar un salto de fe y de la experiencia del vuelo más alto posible para Dios” tiene página web oficial. Como Irwin falleció en 1991, son sus familiares directos los que se encargan de gestionar la misma. También se encargan de las páginas creadas en Facebook tanto de la propia Fundación como de la personal de James Irwin.

Del noveno hombre que pisó la Luna, John Young, tampoco existe ninguna web oficial. Y eso que Young participó en multitud de misiones, no solo del Programa Apolo, sino del Programa Geminis y del Trasbordador espacial. El dominio www.johnwyoung.com corresponde a la web de un admirador.

Llegamos al gran Charlie Duke, décimo hombre sobre la Luna como ya hemos dicho, que si posee una página web oficial. El diseño se ha quedado anticuado pero las personas encargadas de la misma suelen actualizarla con frecuencia, en especial, la sección de “Apariciones” en donde se informa sobre los actos en los que participará Duke. También suelen colgar las fotos que se hace la gente con Charlie Duke y que les son remitidas.

Respecto a los dos últimos hombres que caminaron sobre la Luna, tenemos al Comandante de la misión Apolo 17, Eugene Cernan, que tiene web oficial. Sin embargo, la web del último hombre que ha pisado nuestro satélite, como le gusta referirse a sí mismo, es gestionada por una empresa de representación al estilo de la de Neil Armstrong, aunque la de Cernan es un poco más profesional y en ella se pueden encontrar bastantes fotos y videos. También hay una sección en la que se puede contratar a Cernan para algún evento. Se desconoce cuál es su tarifa aunque imaginamos que será parecida a la de Alan Bean.

Finalmente llegamos a Harrison Schmitt. Único geólogo que ha estado en la Luna. El dominio más común http://www.harrisonschmitt.com, está en venta por lo que la web que se podría considerar como oficial es la de la “Americas Uncommon Sense”, institución política con la que colabora Schmitt y en la que podemos encontrar un apartado para contactar con un representante del astronauta con el fin de organizar las posibles apariciones del penúltimo hombre en pisar la Luna.

En resumen, como se ha podido comprobar, la presencia “oficial” en Internet de los 12 hombres que han pisado la Luna, por lo general, deja bastante que desear.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Bookmark and Share

Inauguración de la exposición “NASA, la aventura del espacio” con la presencia de Charlie Duke (Apolo 16)

16 diciembre 2011

Ayer tuve el honor de poder asistir a la inauguración, en Madrid, de la exposición titulada “NASA, la aventura del espacio gracias a una amable invitación de Carolina y Lara del CEV del MDSCC.

La exposición, de la que se está hablando bastante en los medios de comunicación, consta de 6 galerías en donde se muestran multitud de objetos de la carrera espacial, tanto reales como réplicas exactas. Centrándose, la mayor parte de las galerías, desde el punto de vista norteamericano, aunque también hay algún objeto soviético interesante.

Es muy interesante justo el momento en el que se entra en la exposición, puesto que se hace a través de una réplica del pasillo de la torre de lanzamiento que conducía a los astronautas del Programa Apolo al Módulo de Mando el cual iba instalado encima del cohete Saturno V, a más de 100 metros de altura.

Según dijeron durante la inauguración, las réplicas que se muestran en la exposición las ha realizado la misma empresa que hizo las naves para las últimas películas de la saga de la “Guerra de las Galáxias” y que, parece ser, ganó un Oscar. No recuerdo el nombre.

Los objetos que más me llamaron la atención fueron varios. Entre las réplicas están las del Rover Lunar, el módulo de mando de los Apolo, la nave Géminis y la cabina del transbordador espacial Atlantis.

Respecto a los objetos reales, destacar los trajes de astronautas que se exhiben, en especial uno de entrenamiento del astronauta John Young que ha sido cortado para que se puedan observar las capas de las que consta. El interior de un módulo lunar (usado en los entrenamientos de los astronautas que iban a posarse sobre la Luna) es también muy impactante así como una mochila del PLSS de los Apolo y uno de los paracaídas del Apolo 17.

Pero lo mejor no fue esto, que ya de por si merece la pena. Lo mejor fue que entre los invitados estaba Charlie Duke. Piloto del Módulo Lunar de la misión Apolo 16 y décimo hombre en pisar la Luna.

Ni que decir tiene que para mi resultó un momento muy emocionante, ya que no van quedando muchas oportunidades de conocer a los hombres que forman uno de los más selectos clubs del Mundo: el de los Moonwalkers o “caminantes lunares”.

Pude charlar con él antes de la inauguración, propiamente dicha, de la exposición en donde comentamos un poco lo de  la teoría de la conspiración y porqué no aparecen estrellas en las fotografías de la Luna.

El otro momento fue al finalizar la visita a la exposición, y en donde tuve más tiempo para preguntarle sobre su experiencia con el Rover Lunar y sobre la fotografía que dejó de su familia sobre la superficie de la Luna. Del Rover me dijo que botaba mucho pero que fue toda una aventura y de la fotografía me dijo que fue algo muy especial para él.

Ni se me pasó la idea de pedirle un autógrafo ya que los organizadores confirmaron lo que ya sabía y es que, debido al negocio que existe con los autógrafos de estos 12 hombres, ellos no firman normalmente autógrafos, a no ser que se les pague antes. Normalmente esto se suele hacer en las convenciones de astronautas que existen cada cierto tiempo, pero ayer no era el caso.

De cualquier manera, mereció la pena charlar un rato y estrechar la mano de una de las personas que han tenido el privilegio de pisar la Luna.

Respecto a la exposición, recomiendo encarecidamente que se visite, como no podía ser de otra manera. Está en el Pabellón XII de la Casa de Campo de Madrid. Tiene audio guía y un montón de cosas más, como por ejemplo la tienda en la que te puedes comprar camisetas, maquetas, libros, gorras, posters….

Por último quiero felicitar al Sr. Araujo, promotor y alma mater de esta exposición y a Carlos González, asesor técnico y antiguo responsable del MDSCC por su magnífico trabajo. Es de agradecer también su pasión por la historia espacial la cual nos la han puesto al alcance de la mano, como se suele decir, en esta exposición.

ANOTACIONES RELACIONADAS:
Bookmark and Share

¡Y quién si!

15 diciembre 2011
AS16-116-18718 - Charlie Duke en la Luna - Apolo 16

Charlie Duke en la Luna – Apolo 16

 La verdad… yo no me quería volver.

Charlie Duke, astronauta del Apolo 16, sobre su estancia en la Luna (@QuoRevista).


¿Puede llover dentro del Edificio de Ensamblaje de Vehículos (VAB) de Cabo Cañaveral?

9 diciembre 2011

Parece ser que existe una leyenda urbana que afirma que, debido al gigantesco tamaño y a la gran altura del Edificio de Ensamblaje de Vehículos (VAB – Vehicle Assembly Building) – situado en las instalaciones de la NASA en Cabo Cañaveral (Florida) –, pueden formarse nubes e incluso llover dentro del mismo.

No conocía esta “anécdota” hasta hace poco tiempo y me puse a indagar un poco para ver si era cierta o no.

Para poder responder a la pregunta planteada, primero hay que conocer un poco más qué es realmente el VAB y cuál ha sido su historia.

El VAB, originariamente conocido como Vertical Assembly Building, es el edificio principal del Complejo de Lanzamiento 39 situado en el Centro Espacial John F. Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida. Fue construido en un tiempo record al principio de la década de los años 60 y dentro del mismo se montaban o ensamblaban verticalmente las diferentes etapas del cohete Saturno V que llevaría al Hombre a pisar la Luna dentro del conocido Programa Apolo. Hay que recordar que el Saturno V medía 110 metros de altura, es decir, más o menos como el Faro de Moncloa situado en Madrid.

construccion-del-vab

El Edificio de Ensamblaje de Vehículos tiene una superficie de 3,2 hectáreas y posee las siguientes dimensiones: 160 metros de altura (como la Torre Picasso de Madrid), 218 metros de largo y 158 metros de ancho.

El edificio se divide en dos partes, el muelle de carga principal con sus 160 metros de altura y el muelle de carga secundario de 64 metros de altura.

Según el Press Kit de la misión Apolo 11, el VAB tiene un sistema de aire acondicionado de 10.000 toneladas de capacidad, que era suficiente para enfriar 3.000 hogares. Otras fuentes hablan de 9.000 toneladas.

Pues bien, debido a la gran magnitud de este edificio, es uno de los edificios más grandes del Mundo en cuanto a volumen, corre el rumor de que, dentro del mismo, cuando las condiciones son apropiadas y no funciona el aire acondicionado, se forman nubes en su interior pudiendo incluso llegar a llover.

Como decía anteriormente, me puse a investigar un poco el asunto consultando algunos libros y enviando algunos emails con las siguientes averiguaciones:

En la obra “Apollo: The Race to the Moon”, de Charles Murray y Catherine Bly Cox afirman, sin dar ninguna explicación más, que esta anécdota es falsa.

Rocco Petrone, Director de Operaciones de Lanzamiento en Cabo Cañaveral durante la época del Programa Apolo, afirma literalmente en el libro “Apollo, Expeditions to the Moon (NASA SP-350)“, que el cuento este de las nubes y de la lluvia es solo “folclore”.

En el capítulo 11 del libro “Moonport – A History of Apollo launch facilities and operations (NASA (SP-4202)“, dentro del apartado sobre los problemas de diseño, se dice que para prevenir la condensación dentro del edificio se diseñó un sistema de ventilación forzada usando unos ventiladores que eran capaces de renovar el aire cada hora, a parte del sistema de aire acondicionado.

saturno-v-dentro-del-vab

No contento con esto envié un email a Luis Ruiz de Gopegui y a Alberto Martos para preguntarles sobre el tema. Alberto me comentó lo de Rocco Petrone y Gopegui me contó la siguiente anécdota que me permitió compartirla con los lectores del blog:

“Yo lo he visitado y paseando por uno de los pisos más altos. Como el suelo de todos los pisos es de rejilla metálica, se ve a través de ellos y da vértigo, por eso yo me agarraba a las barandillas, que son tubos metálicos de unos 15 cm. de diámetro. Pues bien, al agarrarme noté perfectamente que había unas pequeñas gotitas de agua en la parte inferior del tubo. Al preguntar de dónde podían provenir esas gotitas me contaron, con un poco de chufla, lo de “la lluvia”.

Resumiendo: Lo de la lluvia es, en efecto, LEYENDA URBANA. Pero si no se hubieran tomado todas las precauciones que se citan en “Moonport – A History of Apollo launch facilities and operations”, es muy posible que hubiera sido cierto eso de la lluvia.

También me contaron que si por algún fallo en el sistema de circulación del aire, hay un cambio brusco de temperatura, las gotitas de las que yo hablaba, se pueden llegar a evaporar y entonces aparece una especie de neblina entre alguno de los pisos del edifico. Posiblemente, de este extraño fenómeno, nace la leyenda de la lluvia.”

En conclusión, efectivamente parece que la anécdota es una leyenda urbana, pero lo que también parece cierto es que se puede producir algo de condensación (rocío) dentro del VAB si las circunstancias son las apropiadas.

ANOTACIONES RELACIONADAS:

¡Vamos a la Luna!

4 diciembre 2011

Cuando dijeron: “¡Vamos a la Luna!”… ¡Dios! Nadie se quedó quieto diciendo “¿Qué se supone que tengo que hacer?” o “¡Mándame una directiva!” o “¿Cuál es el procedimiento para ir a la Luna?”.

– Ingeniero del Apolo (en el libro Apollo, the race to the moon).

Bookmark and Share