Sin escapatoria

16 marzo 2010

Las bolsas de olvido no existen. Ninguna obra humana es perfecta,y, por otra parte, hay en el Mundo demasiada gente para que el olvido sea posible. Siempre quedará un hombre vivo para contar la historia.

Hannah Arendt en su libro Eichmann en Jerusalén.

Bookmark and Share